Historia

Ambos fueron diagnosticados de cáncer y les enseñaron a sus hijos que siempre deben "luchar juntos"

La pareja conoció que padecía cáncer con pocos meses de diferencia uno del otro. 'Te preocupas por lo que les dirás a tus hijos', señaló la madre.
martes, 26 de marzo de 2019 12:23
martes, 26 de marzo de 2019 12:23

Deben luchar juntos sin importar lo que pase, uno apoyándose en el otro. Ése es el mensaje que día a día esta pareja le da a sus hijos. Michelle Murdock (39) y Brian (39) fueron diagnosticados de cáncer con pocos meses de diferencia uno de otro. Desde ese día no solo emprendieron el camino para vencer a la enfermedad sino que le dieron lecciones de vida a sus niños.

La historia, que conmueve al mundo, se da en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, y su caso fue difundido por la prensa internacional. La pareja, que tiene dos hijos de ocho y cinco años, conoció que tenían la enfermedad en el 2015 y desde ese año han tenido que enfrentar diferentes etapas, sometiéndose a varios tratamientos de quimioterapia, algunos muy agotadores.

Al primero que le diagnosticaron cáncer fue a Brian a quien le detectaron linfoma no Hodgkin, que es un mal que afecta a la sangre, a principios del 2015. En noviembre de ese año, los médicos detectaron que Michelle tenía cáncer de mama y por ello se sometió a una mastectomía doble. Cuando estaba llegando al final de un curso intensivo de quimioterapia, Brian recayó en septiembre de 2016.

Desde aquel entonces la lucha es incesante, es caer y levantarse; enfermarse y recuperarse. En este contexto, ambos aseguraron que luchar contra sus condiciones simultáneamente los ha convertido en una pareja aún más fuerte.

"En cierto modo, el diagnóstico de cáncer de Brian nos preparó para el mío. Cuando él estaba enfermo, le rogué a Dios que no se llevara al papá de los niños. Cuando me diagnosticaron, traté de esforzarme y poner la mente por encima de la materia. Después de que me diagnosticaron, me hicieron una mastectomía bilateral y una cirugía para eliminar la grasa de mi estómago y crear senos naturales. En mayo comencé la quimioterapia y tuve ocho rondas de eso. Fue en medio de mi radiación que Brian recayó", contó Michelle en diario The Mirror.

Por su parte Brian agregó: "Cuando te dicen que tienes cáncer, inmediatamente piensas: '¿Qué vamos a hacer?' Tu mente va a las peores cosas. En ese momento mi pronóstico era muy bueno, pero cuando le diagnosticaron a Michelle fue aterrador. Me dio una patada en el estómago. Sabía que teníamos que ser realmente fuertes para nuestros hijos. Cuando me volvieron a diagnosticar, sentí que nos habíamos vuelto viejos en esto. Estuvimos luchando contra el cáncer por más de un año en ese momento y cuando me dijeron que estaba de vuelta, no estaba molesto. Solo necesitaba pelear".

La pareja estaba abierta con sus hijos sobre sus enfermedades, pero se propuso evitar la palabra "cáncer" por temor a las connotaciones negativas. "Te preocupas por lo que les dirás a tus hijos. Les explicamos que papá y mamá estaban enfermos y que estaban tomando medicamentos para mejorar", subrayó.

Michelle dijo que los empleadores de la pareja fueron extremadamente comprensivos, lo que les ayudó en un momento económicamente difícil.

Ahora ambos transitan un camino  más recuperados. Ella estaría libre de cáncer aunque sigue con los controles mientras que él terminó su último tratamiento en octubre pasado.

"Como pareja, tener cáncer ha cambiado nuestra perspectiva. Me abrió los ojos a lo que es importante. La vida es realmente corta y solo la tienes ahora mismo", señaló Michelle a lo que Brian agregó: "Antes de enfermarme, estaba muy orientado hacia el trabajo. Ahora mi familia es mi prioridad. Todavía trabajo duro, pero si tuviera la opción de pasar el sábado en el trabajo para salir adelante o pasar el día con mis hijos, los niños ganan todo el tiempo".

 

Comentarios