Gira

En Kenya, Francisco aseguró que el nombre de Dios "nunca se debe utilizar para justificar la violencia"

El Papa felicitó por el hecho de que 'la sociedad de Kenya se ha visto bendita durante mucho tiempo por una sólida vida familiar'. 'La salud de toda sociedad depende siempre de la salud de las familias', señaló.
jueves, 26 de noviembre de 2015 08:04
jueves, 26 de noviembre de 2015 08:04
Cerca de 500.000 kenyatas fueron testigos hoy de la misa que el papa Francisco ofició en Nairobi, la capital de Kenya, en su segunda jornada de visita a África. El titular de la Iglesia dio un fuerte discurso contra la violencia de género: denunció "la arrogancia de los hombres que desprecian a las mujeres". También pidió defender la familia y proteger "al inocente que aún no ha nacido".

"Estamos llamados a resistir a las prácticas que favorecen la arrogancia de los hombres, que hieren o desprecian a las mujeres, que no cuidan de los ancianos y amenazan la vida del inocente que aún no ha nacido", declaró el santo padre en la misa celebrada en el campus de la universidad de Nairobi.

En un país traumatizado por episodios de violencia étnica en los últimos años, el papa llamó también a los jóvenes a "rechazar todo lo que conduce al prejuicio y a la discriminación, porque esas cosas ya sabemos que no son de Dios".

El Papa felicitó por el hecho de que "la sociedad de Kenya se ha visto bendita durante mucho tiempo por una sólida vida familiar", palpable en "el profundo respeto a la sabiduría de las personas mayores".

"La salud de toda sociedad depende siempre de la salud de las familias. La fe en la palabra de Dios nos llama a apoyar a las familias en su misión en el interior de la sociedad, a acoger a los niños como una bendición para nuestro mundo", prosiguió en su homilía, pronunciada en italiano y traducida al inglés.

Terrorismo
Francisco también condenó el terrorismo. Subrayó que el nombre de Dios "nunca se debe utilizar para justificar odio y violencia". "Muy a menudo la gente joven se radicaliza en el nombre de la religión mostrando su desacuerdo y temor", dijo el pontífice a los representantes de cristianos no católicos, musulmanes y religiones tradicionales africanas reunidos en la capital de Kenya ante su visita.

El pontífice hizo referencia entonces a los atentados de la milicia islamista somalí de Al Shaabab, que en los últimos dos años ha matado a 230 personas en los atentados a un centro comercial de Nairobi en 2013 y en un campus universitario en el este del país, así como en Mandera, en el norte.

"El diálogo ecuménico e interreligioso no es un lujo. No es algo extra u opcional, sino esencial, algo que nuestro mundo, herido por el conflicto y la división, necesita cada vez más", dijo el pontífice argentino.

Comentarios