Vacaciones

Refuerzan la vigilancia en las playas de La Serena por la agresión a dos turistas argentinos

Un hombre y una niña de 13 años fueron atacados a golpes en la Avenida del Mar por dos personas sólo por 'ser argentinos'. Los carabineros calificaron el hecho como aislado pero aumentaron la vigilancia en las playas.
domingo, 02 de febrero de 2014 12:00
domingo, 02 de febrero de 2014 12:00
El pasado 21 de enero, un incidente alteró la tranquilidad que había en la Avenida del Mar de La Serena. Eran cerca de las 9 de la noche cuando un turista argentino, en compañía de su sobrina de sólo 13 años, fueron agredidos a la altura de Cuatro Esquinas por un par de sujetos de 17 y 23 años. Sin causa o motivo aparente, sólo por el hecho de que las personas eran de Argentina, se ensañaron con ellos, según el diario chileno El Día.

Los turistas trasandinos no sólo recibieron insultos, sino que también fueron atacados a pedradas. De hecho, el argentino adulto recibió una piedra en pleno rostro, lo cual lo dejó con lesiones graves y obligó a su internación en el hospital San Pablo de Coquimbo. El diagnóstico fue de fractura coronaria complicada y fractura premolar superior izquierda de carácter grave. La pequeña tampoco se salvó del ataque y resultó con una contusión dorsal, afortunadamente de carácter leve. En todo caso, los agresores fueron detenidos a los pocos minutos, gracias a la intervención de motoristas de Carabineros.

La noticia causó preocupación, aunque de inmediato fue calificado como un hecho aislado, ya que en años anteriores tampoco se tienen antecedentes de agresiones de este tipo contra turistas extranjeros en la región. Especialmente en la Avenida del Mar de La Serena, donde es notoria la presencia de funcionarios policiales, tanto de Carabineros como de la PDI, que por lo demás tienen en pleno desarrollo sus planes especiales de verano. Algo que se extiende a la Avenida Costanera de Coquimbo. De hecho, los mismos turistas califican esta zona como muy segura y el hecho de que vuelvan cada año es reflejo de aquello.

El jefe de la IV Zona de Carabineros, general Jorge Fernández, consignó en primer lugar que "nosotros tenemos el deber de prevenir y proteger a quien pueda ser víctima de agresiones u objeto de cualquier acción que ponga en riesgo su integridad física dentro del territorio chileno. Y es algo que, como siempre, cumpliremos a cabalidad, no importa lo que suceda. Pero no hay que ser carabinero para hacer de tal principio un deber. Somos mejores que la violencia”.

Por ello se reforzó el plan estival para proteger tanto a los turistas como a los propios habitantes de la zona. Se resaltó que el trabajo de Carabineros durante el verano se enfoca principalmente en los sectores y lugares de gran afluencia de personas como las playas, el centro y establecimientos comerciales, a través de controles de tránsito y patrullajes preventivos "para lo que se cuenta con un contingente que incluye 180 nuevos uniformados”, según destacó hace algunos días la capitán de la Subcomisaria Temporal Litoral, Gioconda Arriagada. 

Comentarios