Técnica de motivación

Un gran asado para motivar y afianzar el plantel del Barcelona

Gerardo Martino, director técnico del club español convocará a los jugadores a un asado. El Tata utlizará el encuentro para animar a los jugadores de cara alos próximos encuentros que debe enfrentar.
lunes, 09 de diciembre de 2013 18:21
lunes, 09 de diciembre de 2013 18:21
El famoso asado, santo y seña de la cultura culinaria campestre argentina, será el motivo simbólico alrededor del cual Gerardo Martino convocará a sus jugadores. El Tata entiende que es momento de afianzar los lazos entre los jugadores. Entrenador intuitivo, el rosarino percibe que ha llegado la hora de fortalecer los lazos del grupo. El momento parece el indicado: ha llegado el momento de definir con autoridad los próximos compromisos para garantizar el estatus del equipo. La próxima semana resulta clave para Martino. El asado será hoy mismo en la Ciutat Esportiva, luego del primer entreno del equipo de cara a preparar el duelo de Liga de Campeones de pasado mañana ante el Celtic y también de cara choque del sábado ante el Villarreal.

Martino ha decidido convocar a toda la plantilla alrededor del asado, excusa para reforzar anímicamente un equipo que, si bien se muestra tranquilo públicamente, entiende puertas adentro que está recibiendo demasiadas críticas para lo conseguido hasta ahora. Lo que se viene no es fácil y Martino lo sabe. El equipo debe afrontar una semana dura: no hay margen de error contra el Celtic, partido en casa en el que el Barça debe sentenciar el grupo y acabar como primero de grupo para ahorrarse problemas. Y luego de los escoceses, no hay descanso: el equipo debe recibir al Villarreal, un equipo siempre incómodo que esta temporada le ha quitado, pero en El Madrigal dos puntos tanto el Real Madrid como el Atlético, perseguidores de los pupilos del Tata. Ante este panorama de máxima exigencia, el Tata quiere un grupo fuerte y para ello utilizará una reunión distendida, casi recreativa, para 'hacer' grupo.

La figura de Martino ha sido elogiada por los referentes del vestuario. "Ha entrado muy bien en el vestuario”, reconocía días atrás Xavi Hernández. Gerard Piqué tampoco ahorró adjetivos elogiosos hacia el debutante preparador del Barça. Sin embargo, Martino insistirá en estrechar aun más las relaciones, tanto entre los mismos jugadores, como entre ellos y el cuerpo técnico. Para ello, un argentino como él entiende que el asado es una opción adecuada.

"Soy un pésimo asador”, reconoció entre risas el propio Martino cuando, desde su cuenta de twitter, una de sus hijas publicó una foto del Tata en su casa, al lado de la parrilla, cortando un trozo de carne, al día siguiente de haber obtenido el título argentino como entrenador de Newell’s. En cualquier caso, no será Martino quien ase la carne para la numerosa plantilla azulgrana que se convertirá, por un día, en comensales del típico banquete de los argentinos. De hecho, su grupo de amigos del bar rosarino 'Pan y manteca', recuerdan que el Tata era uno de los más activos organizadores de asados, aunque no especifican si él se dedicaba a cocinar la carne.

A pesar de esta mala fama de 'asador¡, en Chile también le recuerdan por ser uno de los jugadores que habitualmente organizaba 'asados' para hacer piña en la plantilla. El Tata jugó en el O’Higgins chileno en el otoño de su carrera futbolística, allá por 1996. Fue su último equipo. Luego de aquella aventura colgó las botas y, en 1998, inició su aventura en los banquillos. "Era un jugador ya muy veterano y le gustaba mucho organizar asados con la plantilla. Ahí compartíamos. Lo que sí le molestaba al Tata es que en esos asados se bebiera alcohol. La indisciplina no le gustaba”, recuerda Joel Molina, uno sus compañeros.

Esta semana Martino utilizará el asado como motivo de reunión y de comunión de una plantilla que siempre se juega mucho, pero esta semana, más. Y el Tata lo sabe.
 El famoso asado, santo y seña de la cultura culinaria campestre argentina, será el motivo simbólico alrededor del cual Gerardo Martino convocará a sus jugadores. El Tata entiende que es momento de afianzar los lazos entre los jugadores. Entrenador intuitivo, el rosarino percibe que ha llegado la hora de fortalecer los lazos del grupo. El momento parece el indicado: ha llegado el momento de definir con autoridad los próximos compromisos para garantizar el estatus del equipo. La próxima semana resulta clave para Martino. El asado será hoy mismo en la Ciutat Esportiva, luego del primer entreno del equipo de cara a preparar el duelo de Liga de Campeones de pasado mañana ante el Celtic y también de cara choque del sábado ante el Villarreal.

Martino ha decidido convocar a toda la plantilla alrededor del asado, excusa para reforzar anímicamente un equipo que, si bien se muestra tranquilo públicamente, entiende puertas adentro que está recibiendo demasiadas críticas para lo conseguido hasta ahora. Lo que se viene no es fácil y Martino lo sabe. El equipo debe afrontar una semana dura: no hay margen de error contra el Celtic, partido en casa en el que el Barça debe sentenciar el grupo y acabar como primero de grupo para ahorrarse problemas. Y luego de los escoceses, no hay descanso: el equipo debe recibir al Villarreal, un equipo siempre incómodo que esta temporada le ha quitado, pero en El Madrigal dos puntos tanto el Real Madrid como el Atlético, perseguidores de los pupilos del Tata. Ante este panorama de máxima exigencia, el Tata quiere un grupo fuerte y para ello utilizará una reunión distendida, casi recreativa, para 'hacer' grupo.

La figura de Martino ha sido elogiada por los referentes del vestuario. "Ha entrado muy bien en el vestuario”, reconocía días atrás Xavi Hernández. Gerard Piqué tampoco ahorró adjetivos elogiosos hacia el debutante preparador del Barça. Sin embargo, Martino insistirá en estrechar aun más las relaciones, tanto entre los mismos jugadores, como entre ellos y el cuerpo técnico. Para ello, un argentino como él entiende que el asado es una opción adecuada.

"Soy un pésimo asador”, reconoció entre risas el propio Martino cuando, desde su cuenta de twitter, una de sus hijas publicó una foto del Tata en su casa, al lado de la parrilla, cortando un trozo de carne, al día siguiente de haber obtenido el título argentino como entrenador de Newell’s. En cualquier caso, no será Martino quien ase la carne para la numerosa plantilla azulgrana que se convertirá, por un día, en comensales del típico banquete de los argentinos. De hecho, su grupo de amigos del bar rosarino 'Pan y manteca', recuerdan que el Tata era uno de los más activos organizadores de asados, aunque no especifican si él se dedicaba a cocinar la carne.

A pesar de esta mala fama de 'asador¡, en Chile también le recuerdan por ser uno de los jugadores que habitualmente organizaba 'asados' para hacer piña en la plantilla. El Tata jugó en el O’Higgins chileno en el otoño de su carrera futbolística, allá por 1996. Fue su último equipo. Luego de aquella aventura colgó las botas y, en 1998, inició su aventura en los banquillos. "Era un jugador ya muy veterano y le gustaba mucho organizar asados con la plantilla. Ahí compartíamos. Lo que sí le molestaba al Tata es que en esos asados se bebiera alcohol. La indisciplina no le gustaba”, recuerda Joel Molina, uno sus compañeros.

Esta semana Martino utilizará el asado como motivo de reunión y de comunión de una plantilla que siempre se juega mucho, pero esta semana, más. Y el Tata lo sabe.

Diario. Sport

 

Comentarios