Emocionado

Javier Brusotti sobre el alta y la tenencia de su hija: "Es un milagro de Dios"

El padre de Camila se encuentra feliz porque finalmente la tiene sana y salva en su hogar. 'Me dijo que me amaba mucho', destacó Javier después de que la pequeña de ocho años recibiera el alta médica.
lunes, 23 de diciembre de 2013 08:31
lunes, 23 de diciembre de 2013 08:31

La pequeña Camila Brusotti ya pasó las primeras horas fuera de la clínica Cymin y en la casa de su padre biológico Javier Brusotti. Sobre esto, el hombre aseguró que está feliz y que solo quiere justicia.

"Siento que era como salir de algo grave como lo que tuvo y ver la luz. Uno se siente con más fuerza para seguir porque la situación es otra. Si bien queda mucho por delante estamos haciendo todo para que pase lo más rápido posible", destacó Javier en Radio Sarmiento quien recibió la tenencia provisoria del juez pero no es la definitiva, sino que todo depende de cómo prosiga la causa.

"Me encantaría que viviera conmigo siempre pero hay que ver qué es lo que resuelve el juez penal y de familia. Por el momento la tenencia es provisoria pero mi idea es que viva conmigo", señaló Javier y subrayó que "hay que cuidar las emociones" en estos días porque recién recibió el alta y está muy sensible.

Con respecto a la causa que tiene como único imputado de la gran golpiza a Pedro Oris, pareja de su ex posa Alejandra Ríos, Javier señaló que no se trata sólo de la culpabilidad de Oris y Ríos sino también de muchos factores que colaboraron para que Camila terminara brutalmente golpeada sin poder evitarlo.
 
"Acá el tema es un montón de cosas como por ejemplo el 102. Nosotros llamábamos y nunca fueron. Como autocrítica, yo tuve contacto con la niña, estaba bien y cuando me negaron el contacto pasó todo esto. Yo la vi el 13 y entró el 27 internada. Tuvimos una sospecha porque una vez vino con un golpe y con las tías llamamos al 102, otro día fuimos a la policía para llenar el formulario de protección pero no había formulario. No se pudo hacer mucho más", explicó Javier.

Más allá de esos feos momentos, Brusotti subrayó que "tiene una gran alegría". "Uno piensa en los médicos y el milagro de Dios. Estoy feliz, me siento contento y aún no puedo caer que la tengo acá conmigo. Estamos muy felices... Me dijo que me amaba mucho, que me quería mucho. Fue una sensación linda de volver a tenerla en casa después de tanto tiempo más el tiempo que yo llevaba sin verla es inexplicable lo que se siente", finalizó Brusotti.


 

Comentarios