Historias

"Muertos en vida, sólo pedimos justicia": un año sin Melisa Castro, la joven mamá que murió atropellada

Su familia no tiene novedades de la causa por homicidio culposo ni tampoco conocen al conductor que la embistió en Angaco. "Sólo nuestra nieta nos mantiene en pie", señaló su papá Marcelo Castro.
domingo, 4 de abril de 2021 11:46
domingo, 4 de abril de 2021 11:46

Más de un año pasó desde que la familia Castro recibió la noticia que jamás esperó. En la madrugada del 2 de marzo de 2020, un violento siniestro vial terminó con la vida de Melisa Castro (23), una joven mamá llena de proyectos. Iba de la mano de su novio caminando por la banquina de calle El Bosque, cerca de Zapata, en el departamento Angaco. Allí el conductor de una camioneta F-100 la arrancó de la mano del joven. El impacto le costó la vida y Melisa murió en el lugar. 

Tras el siniestro, el novio de Melisa y el conductor de la camioneta, de apellido Nievas, la subieron al vehículo y la llevaron al hospital, aunque ya nada pudo hacerse. El hombre fue imputado por Homicidio Culposo, tras declarar que metros antes del siniestro se abrió para no atropellar a un perro pero al cerrarse, en la maniobra atropelló a Melisa. No se dio cuenta que era una persona hasta que por el espejo retrovisor vio al novio de la chica agarrándose la cabeza.

Para los Castro, el tiempo se detuvo en el dolor ya que a la muerte de Melisa se sumó que la pequeña hija de la joven, por una cuestión legal, se mudó a vivir con su papá. Desde siempre, había estado con ellos. 

"La causa no ha avanzado nada. Sabemos que declararon los testigos, se valoró la prueba pero todavía no tenemos ninguna noticia desde la Justicia. Nuestro abogado Melián nos dijo que teníamos que esperar", señaló Marcelo Castro, papá de Melisa, a Diario La Provincia SJ. 

Además, expresó que "el conductor nunca se comunicó con nosotros y no sabemos nada de él. Se borró de las redes y no lo conocemos ni por foto. No sabemos quién es en mi familia". En su tragedia familiar, trataron también de acompañar a la hija de Melisa, que ahora tiene 5 años. "Fue terrible ver a mi nieta sin su mamá. Nos sentíamos tan vulnerables y sin saber qué hacer. por una cuestión legal, el padre de mi nieta se hizo cargo totalmente de ella y ahora, viven juntos. Fue terrible porque desde la panza de Melisa había estado con nosotros. Nos quedamos sin nuestra hija y sin nuestra nieta".

Afortunadamente, mantienen una buena relación con el papá de la menor y "el tiempo fue acomodando y amoldando todo. Hoy por hoy, ella nos visita y se queda con nosotros. Está mejor, le ha cambiado la carita y nos hace bien a nosotros. Va a jardín y nos organizamos con el papá para llevarla a la escuela porque él trabaja y está estudiando. Hemos podido, después de tantas cosas, tener una armonía", remarcó.

Más allá de eso, el dolor del duelo pesa mucho y Marcelo asegura que este año "ha sido terrible. Se cumplió el aniversario y fue un golpe muy duro. Nos cayó nuevamente la ficha de lo que había pasado. Es como volverlo a vivir. Nos ha ayudado la familia, los amigos y mucha gente conocida. Nosotros pertenecemos al arte marcial del karate y tenemos mucha gente amiga que ha estado incondicionalmente. Un profesor de San Luis, Juan Carlos Frankel fue una persona que nos sostuvo y acompañó. El mismo día del accidente se vino para San Juan y ha estado pendiente siempre de nosotros. Después con la pandemia, todo se hizo más difícil".

En ese contexto, Castro afirma que "lo que más anhelamos es que mi nieta se críe como mi hija, llena de amor y respeto, muy cuidada y sana física y mentalmente. Y en la causa, nuestra esperanza es que haya Justicia y esto no siga pasando porque hay vidas que se pierden en los siniestros viales como si nada. Que haya un cambio de leyes para que esto no siga pasando. Las condenas son una burla. Sabemos que la persona que atropelló a mi hija, a las dos semanas del hecho, andaba en una moto enduro y sigue siendo un peligro. Dejó a una nena sin la madre y pedimos justicia y condenas ejemplares. Nosotros ya estamos muertos en vida después de lo que pasó. Me siento así porque nunca volveré a ser feliz por completo otra vez".

Lo que planteó la defensa del conductor

Filomena Noriega, letrada que representa a Emanuel Nievas, buscó su sobreseimiento y afirmó que la víctima también tuvo culpabilidad en el hecho, por no respetar normas establecidas de circulación en la vía pública.

"Consideramos que hubo culpa por parte de la víctima ya que que la chica iba caminando en un lugar oscuro sin chaleco refractario, y aunque era peatón también debía llevarlo. Policía científica que fue a las 3 de la mañana, después del accidente, notificó al juzgado que no pudo hacer la pericia por la oscuridad, por lo que esperaron hasta las 7 de la mañana. Además, caminaba en el mismo sentido de circulación de los autos, cuando la Ley de Tránsito señala que el peatón debe caminar a contrasentido", había afirmado la letrada a Diario La Provincia SJ. 

"Además quedaron firmes los resultados de los análisis que le realizaron, los cuales arrojaron tanto los que se le hicieron por sangre, como por pipeta, que tenía 0% de alcohol en sangre como así también cualquier otro tipo de estupefacientes, al momento de conducir. Por eso vamos a solicitar que se le conceda falta de mérito o sobreseimiento", señaló. 

Comentarios

Otras Noticias