Semana Santa

La Pascua de los internos del Penal de Chimbas: emotivo reencuentro y nuevo comienzo en la fe

Tras un año sin poder realizar actividades presenciales, la Pastoral Carcelaria se reencontró con quienes están privados de la libertad. Mensajes movilizadores son la base de un nuevo comienzo desde la religión.
domingo, 4 de abril de 2021 10:00
domingo, 4 de abril de 2021 10:00

La pandemia de coronavirus dejó a los internos del Penal de Chimbas sin la asistencia espiritual presencial de los integrantes de la Pastoral Carcelaria, un comprometido movimiento de la fe católica que los llama a renovar su vida espiritual. En contacto a través de cartas que un sacerdote podía llevar a la cárcel, el vínculo se mantuvo pero el reencuentro se dio en misas y en el Vía Crucis, en esta Semana Santa. Tan fuerte como impactante para ambas partes, fue el signo de un nuevo camino.

Es que estas Pascuas marcan un verdadero comienzo para ellos ya que la Pastoral obtuvo la autorización para retomar sus actividades con visitas durante los días en los que los internos no ven a sus familiares. Aseguran que el acompañamiento en la fe ha logrado que muchos vean su vida desde otro enfoque, pese al encierro y a las condenas por cumplir.

Celeste Fuentes, desde la Pastoral, detalló a Diario La Provincia SJ lo impactados que quedaron por el compromiso y los gestos de los internos al recibirlos. "Uno va con una expectativa y se encuentra con agradables sorpresas: a ellos les interesaba más saber cómo estábamos nosotros; cómo nos habíamos sentido en este tiempo, que contarnos de buenas a primeras sus pesares. Se interesan en el otro y ven más allá de sí mismos. Hubo lágrimas, sonrisas, querer charlar. Lo que primero preguntaron es: ¿cómo estás? Tienen mucha necesidad de hablar pero primero estabas vos; saber qué habíamos hecho este tiempo. Después de saber de nosotros, que los fuimos a visitar, hablan de cómo se sienten ellos".

Destacó que en ellos, "abunda el interés de hacer la catequesis y recibir los sacramentos de Bautismo, Comunión y Confirmación. Desde la tristeza, desde la pobreza que tenemos por nuestros pecados, ellos sienten que Dios les da una oportunidad. Muchas personas han tenido una falta de amor que por lo general es difícil que comprendan que, de verdad, hay un Dios que te ama a pesar de lo que hicieron. Además, Dios les propone cambiar de camino y recorrerlo juntos. Eso le logra desde la experiencia y cómo se van encontrando con Dios. Se vivieron momentos muy fuertes con el Via Crucis y la Misa. Se encontraron con ellos mismos y con Dios".

Gracias a las autoridades del Servicio Penitenciario Provincial y cumpliendo con el protocolo de usar barbijos y alcohol en gel, además de mantener la distancia social, los internos pudieron vivir una movilizante Semana Santa. "Las autoridades nos acompañaron y rezaron con nosotros. Se dio una unión muy bonita que se dio con los internos. Fue un rezar juntos", manifestó la joven.

En la espera, en pizarras, los internos habían escrito frases bíblicas relacionadas a la Pasión de Jesús. "Eso habla de que, más allá de que nosotros vayamos, ellos están en la búsqueda de un encuentro con Dios. De verdad quieren lograrlo y han vivido la Semana Santa de manera muy profunda. Llegamos y ya nos estaban esperando para rezar el Vía Crucis; tenían todo listo".

El día anterior, el Jueves Santo, se celebraron dos misas a cargo de los sacerdotes Eduardo Gutiérrez Bonduel y Martín Reta y camino a ello, al pasar por los pabellones, Celeste cuenta que "nos saludaban y nos gritaban: "mañana nos vemos; aquí toca una estación y tenemos todo para rezar".

Un momento de encuentro y fortaleza

La Cruz de San Damián encabezó el Vía Crucis por un motivo especial. "Jesús se muestra resucitado y vivo, por lo que proponíamos contemplar el Vía Crucis desde esa mirada y el texto que meditamos y rezamos es el que propuso el Papa Francisco, el año pasado, y que fue hecho por personas presas, por penitenciarios, familias y víctimas y también docentes que trabajan en cárceles. Entonces, tras leer cada estación, había una reflexión y testimonio fuertísimo de las personas que lo escribieron.  Fue inevitable emocionarse y que cayeran las lágrimas", detalló. Tras ello, se finalizaba con una canción y una reflexión de los sacerdotes y se caminaba a la próxima estación. 

En el sector de Mujeres, las internas habían pintado imágenes de las estaciones y se las habían entregado a las agentes penitenciarias para que las cuidaran hasta el momento de usarlas. "Fue un gesto de querer cuidar y dar valor a lo que hicieron y al momento que iban a vivir. Fue algo muy bonito", destacó.

El regreso de la catequesis

Tras tener la autorización, los integrantes de la Pastoral Carcelaria ya se organizaron en grupos de dos o tres para regresar al Penal. Incluso, en pandemia, y a través de difundir su trabajo en redes sociales, han sumado nuevos miembros. En distintos pabellones cumplirán con su servicio de fe.

"Quienes ya nos conocen y quienes no, porque hay personas nuevas, nos dijeron que nos esperan. En ellos se nota la fe, el hambre y la búsqueda de encuentro y reconciliación con Dios, el hermano y uno mismo. Damos gracias por volver y en pandemia no hemos dejado de orar por ellos y encontrarnos con las familias. Hay una gran disponibilidad y corazón en los integrantes de la Pastoral; hay una gran entrega: acompañamos desde la escucha y el consuelo", agregó Celeste.

Quienes quieran conocer la labor de la Pastoral o sumarse, pueden comunicarse al 264- 6490029 al Facebook Pastoral Carcelaria Católica San Juan

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias