De distorsiones y mensajes

En economía, los mensajes pueden estar dirigidos a los inversores, a los ahorristas, a los empresarios o a los trabajadores, quienes, finalmente, interpretarán lo transmitido y adoptarán una conducta en consecuencia.
domingo, 01 de septiembre de 2013 09:09
domingo, 01 de septiembre de 2013 09:09

 Por Raúl Moreno: Contador Público. MBA

Cada expresión del gobierno y de sus integrantes constituye una acción de comunicación que determinará luego una reacción de los receptores de dicho mensaje. En economía, los mensajes pueden estar dirigidos a los inversores, a los ahorristas, a los empresarios o a los trabajadores, quienes, finalmente, interpretarán lo transmitido y adoptarán una conducta en consecuencia.

Las formas y los medios mediante los cuáles se divulga el mensaje son de lo más variado.

 La notificación formal del mensaje lo publica diariamente el Boletín Oficial, lo que no exime a los funcionarios de su gran responsabilidad de ser consecuentes en todos y cada uno de sus actos.El conflicto con LAN revela que, si bien el gobierno formalmente acepta la inversión extranjera y la libre competencia, informalmente sus integrantes no se cuidan de expresar sus verdaderas intenciones, incluso revelando la forma en que pretenden hacer de una verdad revelada, la más absurda mentira.

 Es así como el mensaje para ser eficaz debe ser inequívoco, de lo contrario, el receptor entiende que el verdadero mensaje es distinto al que recibió por las vías formales. En el caso LAN, los receptores terminarán entendiendo que si una empresa extranjera invierte en Argentina sus derechos serán siempre revisables.

Inevitablemente los mercados reaccionan a los mensajes aquí y en todas partes del mundo. Cómo reaccionan ante este mensaje? El intenso flujo de inversión extranjera directa que ha beneficiado las economías latinoamericanas, no ha llegado tan intensamente a la Argentina, aunque todos los inversores repitan a coro que el mercado argentino es un mercado sumamente importante e interesante para sus intereses en esta región del mundo.

 La Electrometalúrgica Andina tiene un consumo de electricidad intensivo, casi tan importante como toda la ciudad de San Juan, sin embargo los precios que debe pagar por este insumo se han ajustado de una forma mucho más vigorosa que el precio que los habitantes de San Juan deben pagar por el servicio eléctrico. En este caso testigo hay un doble mensaje, por un lado, la empresa generadora o distribuidora de energía entiende que no tendrá bajo su dominio, importantes variables para su desarrollo y, por el otro lado, la empresa productora asume que sus costos de producción se verán afectados por decisiones políticas ajenas a su management.

Tarde o temprano, los factores de la economía terminan compensando las distorsiones.El porcentaje de asalariados formales alcanzados por el Impuesto a las Ganancias había aumentado pasando de un 8% en el 2003 hasta llegar a un 31% en el 2012, todo porque la inflación desde el año 1998 a la fecha trepó un 520% aproximadamente y los parámetros aplicados para determinar la renta imponible del impuesto a las ganancias lo hicieron un 350%.El mensaje fue más que claro, el gobierno prefería financiar sus gastos con el dinero de los trabajadores.

 La reacción también fue clara, los asalariados no preferían superar un determinado nivel laboral para que sus sueldos no terminaran en manos del Estado.Personalmente no puedo concebir que a una persona no le convenga trabajar más porque las retenciones serán mayores y su motivación extrínseca no será recompensada.

Esta semana el gobierno provincial anunció que aumentará el monto de las asignaciones familiares para sus dependientes. Tarde. La gente se dió cuenta que se la castiga por trabajar, pues deben contentarse con percibir una asignación que no llega a ser la tercera parte de la que perciben los desempleados.

 Demasiadas distorsiones para una economía que necesita volver a confiar en el mensaje.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios