Sudáfrica

Una madre donó parte de su hígado contagiado con HIV a su hija y la salvó

Una madre VIH positiva en Sudáfrica tuvo que tomar una decisión muy difícil entre ver a su pequeña niña morir de una enfermedad hepática o contagiarle VIH.
jueves, 04 de octubre de 2018 13:59
jueves, 04 de octubre de 2018 13:59

Para salvar la vida de su hija, una madre VIH positiva en Sudáfrica tuvo que tomar una decisión muy difícil entre ver a su pequeña niña morir de una enfermedad hepática o infectarla con VIH donando su propio hígado. 

Más de siete millones de sudafricanos viven con el VIH, y el país tiene el programa de terapia antirretroviral más extendido del mundo. Aunque el programa permite que muchos vivan vidas largas y saludables, sus órganos todavía están fuera de los protocolos típicos. 

El hígado VIH positivo de la mujer sudafricana era la mejor esperanza para su hija, que no tenía otras opciones y tenía poco tiempo ya que su propio hígado estaba fallando rápidamente. Un año después de la innovadora operación, el equipo del Centro Médico Wits Donald Gordon informó que tanto la madre como la hija se han recuperado por completo, y que el tratamiento con PrEP pudo haber mantenido a la niña libre de VIH. 

"Hay escasez de órganos para el trasplante y, con frecuencia, las personas se encuentran en una situación en la que pueden perder la vida por no tener un trasplante disponible", dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) a Daily Mail Online.

Después de que el trasplante se completó de manera segura, los médicos al principio detectaron anticuerpos contra el VIH en el cuerpo del niño, lo que sugiere que había estado infectada. Pero ahora, un año después, los anticuerpos han empezado a desaparecer. 

"En este momento, estamos desarrollando nuevos métodos para evaluar al niño, y esperamos poder tener una respuesta definitiva a la cuestión de la seroconversión en el futuro", dijo la Dra. Caroline Tiemessen, profesora del Centro Wits para el VIH y las ITS. .

"Claramente, el niño habría muerto si el trasplante no hubiera ocurrido, y dado el estado de nuestra capacidad para manejar exitosamente la vida con la infección por VIH durante mucho tiempo, la decisión de arriesgarse a una infección se puede controlar en lugar de la muerte casi segura", señaló el médico.

Fuente: Daily Mail

Comentarios