Conmovedor

La historia del bebé que vivió ocho horas e hizo inmensamente feliz a sus padres

La historia sucedió en el 2012 pero conmueve al mundo hasta el día de la fecha. Una madre sabía que el bebé que esperaba tenía anencefalia y por eso vivió todo el embarazo transmitiéndole la mayor alegría al bebé. Cuando Facebook vio las fotos que la madre publicó intervino para eliminar el sitio.
miércoles, 20 de noviembre de 2013 10:20
miércoles, 20 de noviembre de 2013 10:20
La ilusión del embarazo colmaba de felicidad a la mujer que esperaba ansiosa a su pequeño, pero la historia dio un giro inesperado cuando luego de unas pruebas a las 16 semanas de gestación los especialistas les informaron a los futuros padres de que su pequeño sufría de anencefalia, un mal congénito que le impediría sobrevivir luego del parto. 

La familia tuvo tiempo para hacerse a la idea de que por lo menos compartirían el tiempo de gestación con su pequeño y el día de su nacimiento sería todo un acontecimiento en el que tendrían además la oportunidad de despedirse de él, por eso mismo es que se contactaron con una organización sin fines de lucro denominada "Now I Lay Me Down To Sleep” para que un fotógrafo profesional asistiera al nacimiento del niño y registrara en imágenes ese día tan especial, para nunca olvidarlo y vivirlo de la manera más íntima y amorosa posible.

El bebé nació el pasado 15 de febrero de 2012 en Memphis Tenesse, fue nombrado como Grayson James Walker y vivió solamente 8 horas luego de su nacimiento. El pequeño padecía de un mal congénito que no da espectativas de vida, la anencefalia es una patología congénita que afecta la configuración encefálica del individuo y los huesos del cráneo que rodean la cabeza, por lo que el tiempo que vivió luego del parto fue todo un regalo de vida que sus padres supieron aprovechar para tener momentos más que especiales con su hijo, ya que tuvieron la oportunidad de besarlo, abrazarlo y hasta darle su primer baño juntos en la habitación del hospital. 

Toda la noticia es conmovedora y refleja un perpetuo amor de estos padres con su bebé, por lo que es dificil entender el motivo por el cuál tiempo después Heather fue víctima de la censura cuando al subir las imágenes de su pequeño ya fallecido a Facebook para compartirlas con sus familias y amigos, el álbum entero de fotografías fue eliminado sin aviso ni explicación y posteriormente su cuenta personal en la red social fue cerrada y aliminada. La mujer explica: 

"Al poco tiempo Facebook borró las fotos debido al contenido. Ellos permiten a la gente postear fotos casi desnudos, profanidades y muchas otras cosas, pero no estoy permitida de compartir una imagen de la bella creación de Dios”. 

Las políticas de esta comunidad virtual indican que se deben respetar ciertos estándares comunitarios, por eso se puede remover información que se considere ofensiva dentro de las categorías de desnudez y pornografía, violencia gráfica, incitación al odio, autoflagelación, violencia, bullying y odio, violación a la intimidad, propiedad intelectual, material no deseado o estafa, por eso es que los padres no entienden dentro de cuál de esas categorías pueden ubicarse las fotos del menor de sus hijos, algo que los entristeció profundamente ya que tenían la intención de que la mayor cantidad de gente posible sepa que su niño pasó por este mundo. 

El 20 de mayo, Facebook emitió un comunicado señalando que tras investigar el caso, "concluimos que la foto no viola nuestros lineamientos y fue removida por error".

Tras justificar su actuar en que las fotos fueron denunciadas por otros usuarios, Facebook expresó sus condolencias a la familia Walker "y nos disculpamos sinceramente por cualquier inconveniente".

En palabras de su padre: 

"Mi hijo vivió casi ocho horas e hizo en ese corto tiempo lo que nunca podría haber hecho yo en cien vidas. Ello es asombroso”. 
 
Fuente: Tandil Diario 

Comentarios

Otras Noticias