Economía

Difícil situación en las concesionarias: sin precio y con aumento progresivo

Algunas marcas aún no los definieron y no están facturando. Otras se cubren y los suben hasta un 20 %.
sábado, 01 de septiembre de 2018 12:24
sábado, 01 de septiembre de 2018 12:24

Los concesionarios de autos la están pasando mal desde hace un tiempo. Incluso en el primer semestre (con cifras de patentamientos que indicaban que este año se podía batir el récord de venta de automóviles en la Argentina) se quejaban por la muy baja rentabilidad del negocio, debido a la fuerte carga impositiva y porque el nivel de ventas se sostenía a fuerza de grandes descuentos y promociones. Luego de la primera gran devaluación, cuando el dólar pasó de 20 a 30 pesos en un mes, los precios aumentaron y las ventas se desplomaron. Y ya el problema no fue sólo la rentabilidad, porque se sumó el excesivo stock de unidades con que se quedaron los concesionarios, lo que representa para ellos un enorme costo financiero. Imagínense lo que pasa hoy, después de que en una sola semana el peso se devaluó otro 25%.

Las marcas de autos entraron en pánico, algunas dejaron de facturar y otras se cubrieron y aumentaron ayer todos los precios, hasta en un 20%. Pero en última instancia, a pesar de este cimbronazo, quienes decidirán si este fin de semana le facturan algún auto a un cliente (y a qué precio) serán los concesionarios. Porque aunque no sepan cuánto van a pagar por la reposición del auto que vendan hoy, como tienen tanto stock quizá hasta puedan venderlo con el precio de agosto. Porque si no lo venden, los concesionarios pierden aproximadamente un 7 % por mes del valor de ese auto que tienen en el depósito sin facturar.

Antes de esta semana negra para el peso argentino, Dante Álvarez, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA), ya era lapidario y mostraba las cuatro causas de este mal momento:

1. “La presión impositiva agobiante de parte de provincias que, por maquillar sus propios descalabros fiscales, han incrementado la tasa de Ingresos Brutos y las percepciones de los mismos. El caso más grave es el de la Provincia de Buenos Aires, donde hoy estamos obligados a tributar sobre el monto total de la operación y no sobre nuestro margen comisional como lo indica el Código Civil y Comercial de la Nación, y que ya ha puesto en serio riesgo la supervivencia de los concesionarios bonaerenses”.

2. “Los ambiciosos objetivos de ventas de las fábricas que han dado lugar a un festival de promociones y descuentos, erosionando el ingreso real, y han llevado a tener hoy el stock más alto de la historia, con un gran costo financiero por la tenencia de las unidades. Los concesionarios tenemos la necesidad imperiosa de monetizar ese stock de forma urgente porque los pocos márgenes de ganancias de las demás operaciones son absorbidos por el costo financiero”

3. “La falta generalizada de financiación, prácticamente inexistente en el mercado, claramente otra de las causas de la baja que el mercado ha experimentado, que ha pasado de un semestre récord a un mes de julio que cayó fuerte y un agosto que acentúa esa tendencia”

4. “La importancia de seguir trabajando junto a A.D.E.F.A., AFAC, SMATA y las autoridades gubernamentales, para generar las políticas que viabilicen aún más el mercado interno, porque sin mercado interno no hay inversiones, y sin inversiones no hay industria”

¿Qué pasará con los precios de los autos a partir de ahora? Bueno, los que se venden en dólares mantendrán su precio en dólares, con lo cual habrá que desembolsar los pesos que correspondan al tipo de cambio del día de la facturación del auto. Las marcas Premium, como Mercedes-Benz, Audi o BMW, por supuesto venderán menos, pero no serán las más perjudicadas, porque el cliente de esas marcas, generalmente, atesora dólares y pertenece a la clase social menos afectada por estos vaivenes. Este tiempo será muy duro, sin embargo, para los importadores de marcas generalistas, incluyendo a todas las nuevas marcas chinas que llegaron recientemente al país. Son todos modelos extrazona (se importan de países con los que la Argentina no tiene un acuerdo comercial, como sucede con Brasil o México), pagan un 35 % de arancel (los que vienen de Brasil o México no) y se venden en dólares. Les costará mucho competir, quedarán muy desfasados en precio respecto de modelos de prestaciones similares o superiores, pero fabricados en la Argentina, Brasil o México. Un solo ejemplo: un SUV de lujo como el Toyota SW4, fabricado en la Argentina, se vende hoy (con el aumento del 4,5 % que la marca anunció para septiembre) a 1.216.800 pesos. Un Haval H6, también un SUV de calidad, pero de un tamaño algo más chico, proveniente de China, supera el millón y medio de pesos. Difícil competir contra Toyota, ¿no?

Con las marcas nacionales el panorama es diferente. Los aumentos varían, y algunas probablemente hagan retoques durante septiembre. Chevrolet, por ejemplo, aumentó todos sus modelos un 20 %. Pero con la baja del dólar de ayer (porque una cosa era el dólar a 41 pesos del jueves y otra a 38 como al final cerró ayer), y si se mantiene así durante septiembre, lo más probable es que acentúen los descuentos y promociones para no quedar desfasados con la competencia. Pero por las dudas se cubrieron. El Chevrolet Cruze, fabricado en la Argentina, en su versión de entrada de gama, pasó de costar 550 mil a 660 mil pesos. El auto más barato de Chevrolet, ell Onix Joy, pasó de 353 mil a 424 mil pesos.

Algunas marcas, como Fiat, Ford o Volkswagen aún no dieron a conocer la lista de precios de septiembre. Seguramente lo harán el lunes (en estos casos el precio del fin de semana dependerá del concesionario, según lo que dijimos antes). Extraoficialmente, se dice que VW aumentaría un 13 %, pero hay que tener en cuenta que esta marca suele retocar los precios una o dos veces al mes, incluso ya había aumentado un 8 % en agosto. De Ford no se sabe nada, y Fiat estaría incrementando sus precios en septiembre un 6 %.

En el caso del Grupo PSA, las marcas Peugeot y Citroën aumentaron los precios el viernes (según la empresa, de manera preventiva) un 12% respecto a los precios de comienzos del mes de agosto. Y ahora están analizando qué hacer los primeros días de septiembre. En el caso de la marca premium DS no se corrigieron los precios porque están en dólares. Al respecto, Gabriel Cordo Miranda (Country Manager de Peugeot, Citroën y DS Argentina) declaró que “La industria automotriz argentina, más allá de cuál sea el nivel de integración local de sus productos, siempre va a tener un componente de moneda extranjera con un costo alto.

Es decir, hay mucha proporción de costos en nuestros procesos que son en moneda extranjera, y por ende, dependen del tipo de cambio. A la vez, esta es una industria que está permanentemente invirtiendo en nuevos proyectos, en adaptaciones de la producción, o en desarrollos de nuevos productos. Y en la medida que el tipo de cambio se altera, los costos aumentan, y si uno no lo corrige con un aumento de precios, lo que va a pasar es que disminuya la capacidad de inversión. Y eso es hipotecar el futuro, y es malo para todos”.

Por el lado de Renault, el aumento que estipuló para septiembre es de alrededor del 10 % (este aumento, para todas las marcas, rige a partir del fin de semana, pero no se sabe si se mantendrá así o será reformulado durante el mes). Su modelo más vendido, el Sandero, pasó de 328 mil a 361 mil pesos.

Toyota, por su parte, cuyos principales modelos se fabrican en la Argentina o en Brasil, y tiene los dos más vendidos del país en este momento, el Etios (brasileño) y la pickup Hilux (argentina), decidió aumentar los precios en septiembre sólo un 4,5 %. El Toyota Etios se vende, a partir de hoy, desde los 374 mil pesos. Y la marca ya tiene actualizados los precios de toda su gama de modelos en su página web.

Fuente: Clarín 

Comentarios