Producción

Eduardo Garcés aseguró que "entre San Juan y Mendoza hay 30 mil hectáreas que se han abandonado"

El presidente de la Federación de Viñateros informó que la cantidad de hectáreas perdidas por robos, incendios y problemas climáticos ha ido en ascenso. "En mi caso, he perdido 16 hectáreas en los últimos dos años", aseguró.
miércoles, 02 de marzo de 2016 10:30
miércoles, 02 de marzo de 2016 10:30
El INV dio a conocer su nuevo pronóstico de cosecha que no es tan alentador como se esperaba. En éste informó una cosecha similar a la del 2015 para San Juan y una gran merma para Mendoza. En su segunda evaluación, estimó para San Juan entre 5.600.000 a 5.900.000 kilos de uva, una cifra similar a la alcanzada el año pasado en el que se obtuvieron 5.622.041 kilos.
 
En este escenario, Eduardo Garcés desde la Federación de Viñateros, cuestionó los informes del INV e indicó que en San Juan se viene perdiendo hectáreas desde hace años. "No se tienen en cuenta algunas cosas como la cantidad de hectáreas perdidas. Hemos sufrido falta de riego, robo y un año atípico porque tuvimos una primavera tan fría que se retrasó todo. Si a eso le sumamos la falta de labores por la falta de dinero, está complicado todo. La cosecha va a ser más chica que el año pasado en San Juan y en Mendoza va a pasar igual", indicó Garcés en Radio Light.

El presidente de la Federación sanjuanina luego dio una cifra que puede sonar alarmante en materia de producción. "Entre San Juan y Mendoza hay 30 mil hectáreas que no se han trabajado, se han abandonado, que no se han trabajado por distintos motivos", agregó y luego subrayó: "el total de las hectáreas que dicen los últimos censos del INV no existen. En mi caso, he perdido 16 hectáreas en los últimos dos años". 
 
 


Garcés denunció que los motivos de sus pérdidas se deben, especialmente a la delincuencia. "Nos robaron primero el alambrado y los palos finos del parral; después postes, cabezales y esquineros; y luego los alambres. Ahora ni parras me han dejado", lamentó Garcés quien indicó que hizo las correspondientes denuncias sin tener resultados positivos. E incluso aseguró que en 9 de Julio le quemaron una finca de 6 y otra de 22 hectáreas.

Posteriormente puso en duda la cantidad de uva que están diciendo desde el INV y el hecho de que podría faltar uva para la elaboración de vino, ya sea por falta de racimos o del grado buscado por las bodegas. En función de esto, aconsejó a los productores "que se haga un contrato con las bodegas" y pidió que el Estado intervenga en dicha rúbrica. "Le recomiendo al productor que no entregue la uva sin un contrato firmado donde se ponga un precio base y una cláusula que diga acordar cuando termine la vendimia. Si se entrega la uva sin precio ni contrato ya se sabe qué va a pasar", finalizó.

Comentarios