Economía

Para las consultoras la inflación está "amesetada" en un 2%

El titular de la Unión de Consumidores Argentinos, Fernando Blanco Muiño, aseguró que también la inflación está en baja y que 'lo que está cayendo es el consumo'.
miércoles, 02 de julio de 2014 10:21
miércoles, 02 de julio de 2014 10:21
La inflación está "amesetada pero no desacelerándose", según el diagnóstico de varios economistas que replicaron los dichos de ayer del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien proyectó un camino descendente en materia de precios para el segundo semestre del año.

"La tendencia es objetivamente decreciente, lo hemos podido corroborar de enero a junio", afirmó el ministro coordinador, pese a las recientes subas en el valor de los combustibles de YPF y del boleto de colectivos del área metropolitana.

El funcionario aseveró en su habitual conferencia de prensa matinal que "tenemos una línea claramente descendente en materia de precios" y vaticinó que en ese camino continuarán en "el segundo semestre del corriente año". 

Distintos economistas consultados rechazaron la visión oficial y atribuyeron el amesetamiento de la inflación observada en el segundo trimestre a la caída en el nivel de consumo.

En los primeros cinco meses del 2014, el Índice de Precios al Consumidor Nacional Urbano (IPCNU) fue de 3,7 por ciento en enero, 3,4 por ciento en febrero, 2,6 por ciento en marzo, 1,8 por ciento en abril y 1,4 por ciento en mayo, según datos del Indec.

El economista Fausto Spotorno, del estudio Ferreres, dijo que "para nada" comparte la proyección del gobierno al evaluar que "difícilmente la inflación baje en el segundo semestre" y explicó que en julio impactará la suba en el valor de naftas y colectivos, en tanto en agosto incidirá "la tercera etapa" de la quita parcial en los subsidios al consumo de gas y agua.

El economista aclaró que "la inflación bajó del primero al segundo trimestre, pero luego se estabilizó en alrededor de 2,5 por ciento mensual en los últimos tres meses".

"Se quedó ahí, se amesetó, y en los próximos meses no la veo más baja", destacó Spotorno, quien estimó que la inflación de junio fue 2,5 por ciento "y la mitad de ese índice lo explicó Alimentos y Bebidas".

En igual línea, el economista Eduardo Levy Yeyati, de la consultora Elypsis, planteó que "la inflación más que desacelerándose, está amesetada en niveles preocupantes porque coincide con una demanda que se está contrayendo".

Según los cálculos de Elypsis, la inflación de junio se ubicó en alrededor de 2 por ciento, igual que el mes anterior, y sostuvo que le parece "alta".

"Al principio, esperábamos que cayera por debajo de 2 por ciento, pero se amesetó ahí", comentó el economista, y proyectó que "si continúa en ese guarismo en lo que resta del año, la inflación punta a punta da 34 por ciento".

Yeyati estimó que la cifra oficial de inflación "que tiene el sesgo" del plan Precios Cuidados se ubicará en el orden de 1,3 ó 1,4 por ciento.

El titular de la Unión de Consumidores Argentinos, Fernando Blanco Muiño, también refutó la explicación oficial de que la inflación está en baja, al afirmar que "lo que está cayendo es el consumo".

"La clara tendencia a la baja es en el consumo y por eso ameseta los precios", analizó Blanco Muiño, y subrayó que "la pérdida del poder de compra de los salarios es altísima, al igual que la de las jubilaciones y pensiones".

Por esa razón señaló que los aumentos de transporte y de los combustibles "impactan en los precios, tanto en la economía familiar, en el caso de los colectivos, y en la logística, en el caso del combustible".

El titular del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), Nadín Argañaraz, si bien coincide con Capitanich al afirmar que "se está viendo una desaceleración de los precios", puso especial énfasis en remarcar que ello ocurre porque "es muy lógico en línea con la dura política monetaria" del Banco Central, que es "consecuente con la recesión económica".

"Esa dura política monetaria está empezando a tener impacto en los precios, aunque de todos modos con una elevada tasa anual", añadió Argañaraz.

El economista indicó que "con una reducción al 2 por ciento mensual en el ritmo de inflación, la tasa anualizada es del 27 por ciento, lo cual tiene contraparte en la menor actividad".

Fuente: Infobae

Comentarios