Primera División

San Lorenzo y Rosario Central empataron 1 a 1 en un emotivo partido

El conjunto local mereció la victoria, pero el arquero de San Lorenzo, Sebastián Torrico, fue la gran figura de la cancha y evitó la derrota, en un partido por la sexta fecha del torneo.
domingo, 07 de septiembre de 2014 17:56
domingo, 07 de septiembre de 2014 17:56
En un primer tiempo regular del equipo de Edgardo Bauza, el defensor Lucas Avecedo abrió el marcador, de cabeza, a los 30 minutos y Juan Ignacio Cavallaro consiguió la definitiva igualdad a los 44, con un derechazo rasante.

Con el empate, San Lorenzo abandonó transitoriamente el último puesto con cuatro unidades, una por encima de Quilmes que recibirá mañana a Arsenal de Sarandí. Central, por su parte, quedó con 10 puntos, tras acumular el segundo partido sin ganar en Rosario.

 

El local marchó al descanso mascando la bronca del agónico empate de Cavallaro, que capitalizó quizás la única aproximación de San Lorenzo al área grande de Mauricio Caranta cuando recibió una cesión de Leandro Romagnoli y lanzó un tiro que doblegó la resistencia del arquero.

 

Fue una acción que entregó un resultado parcial absolutamente fuera de contexto, luego de una primera parte en la que Central ejerció un claro dominio territorial y manejó el partido a voluntad ante un adversario desmotivado.

El equipo de Bauza no pudo cambiar la imagen deslucida que fue una constante en el actual torneo luego de su consagración en la Copa Libertadores y mostró alarmantes errores individuales, colectivos y de concentración en el Gigante.

 

Central, con la dinámica de sus jóvenes, generó que el partido se jugará en los últimos 30 metros de la cancha y encontró la apertura a la media hora.

 

Jonás Aguirre inició una segunda jugada tras un tiro de esquina y lanzó un centro contra el área que conectó Acevedo habilitado, aunque Walter Acuña, que quiso participar de la acción, y Sebastián Abreu -muy cerca de ella- estaban claramente adelantados.

 Con la ventaja parcial y las facilidades brindadas por el rival, el partido se presentaba con un escenario ideal para asegurar la victoria pero el empate del ex Unión antes del descanso le volvió a dar vida al conjunto de Boedo.

El arquero Sebastián Torrico fue llamado a intervenir dos veces, y de manera magistral, para sostener la igualdad en los 10 primeros minutos de la segunda etapa. Primero ante una volea de Abreu dentro del área y después frente a un tiro de Pablo Becker.

 Central mantuvo la supremacía en el juego pero se expuso a los contragolpes liderados por un hidalgo Leandro Romagnoli, capaz de jugar solo y eludir a cuanto rival se pusiera delante para elaborar una acción de peligro.

De esa manera, San Lorenzo logró salir del asedio en el tramo final del partido y hasta se esperanzó con ganarlo en alguna réplica, revitalizado por los cambios y ya con el local menos intenso al momento de la presión sobre el campo adversario.

 El ingresado Nicolás Blandi, en su primera intervención, tuvo la chance del segundo a los 38 pero Caranta se lo negó y Torrico hizo lo propio frente a un disparo de aire de Rafael Delgado, a los 41, en lo que fue la última ocasión de peligro del partido.

Comentarios