Historia

Fútbol y chocolate, la receta de la amistad en una escuelita del barrio Los Girasoles

La escuelita de Pocito se convirtió en un espacio de contención y formación para los niños de la zona. Tras recuperar un playón con mucho esfuerzo, los chicos acuden en busca de mucha diversión y buenos amigos.
domingo, 7 de julio de 2024 17:01
domingo, 7 de julio de 2024 17:01

La escuelita de futbol Club de Amigos ubicada en el barrio Los Girasoles de Pocito se convirtió en un espacio de contención y formación para los niños de la zona. Tras encontrarse con un lugar en malas condiciones, un grupo de padres trabajó en el playón para mejorarlo y desde hace un año combinan fútbol y chocolate para brindar a los chicos un lugar donde poder desarrollarse.

"Es una escuelita mixta de inclusión. Contamos con nenas, es un lugar de contención para los niños”, dijo a Diario la Provincia SJ el profe Fernando Castro, que entrena a los chicos. Al respecto agregó, “tratamos de formarlos para que el día de mañana sean buenas personas y, si les va bien en el fútbol, mucho mejor para ellos".

Hace algunos meses comenzaron a trabajar en el playón público, un espacio muy deteriorado. "Cuando llegamos, era un lugar que lamentablemente estaba en muy malas condiciones y por ahí iban chicos con otra mentalidad”, dijo y agregó, “de a poco, con un grupo de padres, fuimos. Lo primero que hicimos fue limpiar, compramos palos e hicimos el cierre, compramos tela y pudimos incluir a los chicos en la liga infantil de futsal".

Poco a poco, fueron mejorando el lugar, no solamente para poder hacer actividades deportivas sino para contener a unos 45 chicos. “Hemos hecho delimitación en el playón, hemos pintado los arcos. Desde que llegamos nosotros, tiene otra vida", afirmó.

La pasión fue uno de los principales motores que movilizó a Fernando a comenzar con este proyecto, ya que él fue jugador. Sin embargo, otra razón fue decisiva para comenzar. "Con mi mujer nos paramos en el semáforo y nos preguntamos por qué un chico tiene que estar limpiando un parabrisas, no pueden estudiar o disfrutar de sus vacaciones", señaló.

Es por ello que también, además de diversión y competencia, se vieron en la necesidad de ofrecer un chocolate para que los chicos puedan merendar. "Llegan al entrenamiento y lo primero que hacen es saludar y preguntar si va a haber merienda, lamentablemente es así. El chico va más por la merienda que por ir a disfrutar", lamentó Fernando, que contó que en nun principio podían hacerlo dos veces a la semana y por los costos de los alimentos, ahora es solo una vez y de forma rotativa.

La diversión y los nuevos amigos no pueden faltar, "cuando son nuevos los chicos, tratamos de que puedan hablar y siempre mantener el respeto entre ellos y con nosotros. Estamos rondando los 45 chicos. Hemos tenido un chico con diferente, es un chico más, hablamos con los otros chicos su historia y sin hacer diferencias", explicó.

El objetivo de la escuelita es seguir mejorando el lugar, t terminar de cerrar el playón, “hemos avanzado con ayuda del municipio, pero faltan cosas. La idea es poder brindarle algo más a los chicos por el tema de la merienda, cajas de leche, cacao, azúcar, calzado", Cerró Fernando y dejo su número a disposición por cualquier colaboración: 2645 26-9058.

 

Galería de fotos