Proyecto

Colocaron cámaras "trampa" con infrarrojo para detectar la "biodiversidad" en el Parque Ischigualasto

Profesionales del CONICET trabajan para detectar si la actividad humana generó cambios en la biodiversidad en el Parque Ischigualasto.
viernes, 23 de junio de 2023 23:03
viernes, 23 de junio de 2023 23:03

Detectar los movimientos de animales en el Parque de Ischigualasto para conocer la biodiversidad. Con ese objetivo profesionales del Conicet colocaron cámaras con infrarrojo, alimentadas por paneles solares, en puntos estratégicos del lugar. Esto forma parte del proyecto denominado "Efectos de la variación estacional y espacial en la disponibilidad de agua para la fauna nativa, feral y doméstica. Potencial competencia por interferencia en zonas desérticas por el uso del agua".

Éste está trabajado por los profesionales Dr. Carlos Borghi, Lic. Mauricio Perez, Ing. Elec. Leonardo Montero, Dra. Stella Giannoni. Está financiado por CONICET y se ejecuta en el CIGEOBIO, que es el instituto de doble dependencia del CONICET y FCEFN, el Instituto y Museo de Ciencias Naturales y el Departamento de Biología.

El trabajo consiste en colocar los dispositivo automático que permiten obtener fotos de las especies activas de manera continua, tanto durante el día como en la noche. Además esto permite registrar aquellos que son muy difíciles de ver. Con esta metodología se estudia la biodiversidad de la fauna asociada al agua en el Sendero de trekking Río Salado, entre otros lugares, y permite monitorear el efecto de las actividades turísticas sobre la fauna. 

"Son cámaras con sensores infrarrojos que detectan cuando pasa un animal y le saca fotos y videos para poder determinar la especie", comenzó explicando la Dra. Stella Giannoni a Diario La Provincia SJ.

El interés de los profesionales pasa siempre por "evaluar la diversidad que tiene el Parque". "Ya sabemos que la biodiversidad mundial está disminuyendo, hay mucha pérdida de especie y se asocia a perturbaciones humanas. Como el Parque recibe a muchos turistas y se hace trakking, carreras de bici, el objetivo nuestro fue siempre ver el efecto de la actividad humana sobre la fauna", señaló la profesional.

El equipo del Conicet quiere ver si la actividad humana afecta la biodiversidad del Parque. Para ello, las cámaras se colocan por mucho tiempo y están 24 horas activas apuntando a las zonas en la que van a beber los animales. Como es un desierto, los cuerpos de agua son las zonas que mantienen todo el área, son los lugares donde los animales van a comer o tomar agua. Son hábitat críticos y si no se mantienen esos cuerpos del agua, desaparecen esas especies.

"Nuestro interés son los cuerpos de agua. Hemos colocado en 5 pequeñas vertientes del Parque. Esto se coloca en las épocas de mínima cantidad de agua, que es ahora en el invierno y la comparamos con el verano", agregó la profesional destacando que se colocan 3 meses en invierno y 3 meses en verano.

Las cámaras están colocadas hace un mes y se las deja 2 meses. Tienen una tarjeta de memoria y paneles solares que les permite no apagarse. "Dentro de un mes más vamos a ir para ver cómo está la tarjeta de memoria por si sacó muchas fotos y se llenó la memoria", finalizó.

 

Comentarios

Otras Noticias