Historias

"Chau Pichuu", la pareja de sanjuaninos que recorrió tres países en bici

Son arquitectos y aunque aman su provincia, disfrutan mucho de viajar y conocer nuevos lugares. Cumplieron su meta una pedaleada a la vez.
jueves, 6 de abril de 2023 13:48
jueves, 6 de abril de 2023 13:48

Malena Busso y Agustín Álvarez son dos jóvenes arquitectos sanjuaninos que se propusieron conocer el mundo y lo están logrando. Antes de la pandemia, se tomaron 300 días para viajar como mochileros por 26 países de Europa y desde entonces comparten cada uno de sus pasos en su cuenta de Instagram llamada "Chau Pichuu".

Este año volvieron a decirle sí a la aventura, pero esta vez a bordo de sus bicicletas y con la misión de hacer un recorrido por Brasil, Uruguay y Argentina. Partieron desde Curitiba hasta Buenos Aires, todo por la costa, lo que implicó pedalear un poco más de 2 mil kilómetros. 

"Cuando nos metimos en el mundo de los viajes empezamos a ver todas las maneras en las que la gente se movía. La primera que elegimos fue a dedo porque teníamos poca plata y habíamos leído que te transformaba el trayecto en una experiencia en sí, porque no sabés quién se va a parar a levantarte en la ruta. Esta vez lo hicimos en bici porque además de ser gratis y saludable, significa una comunión con la naturaleza, explotando al máximo los sentidos, desde lo visual hasta los olores de la ruta y los sonidos de los animales", contó Agustín a Diario La Provincia SJ

Fueron en total 100 días de viaje, de los cuales pedalearon alrededor de 40. "Los grandes trayectos de 100 o 200 kilómetros como puede ser de San Juan a Mendoza, cuando lo planeás es entusiasmante, pero cuando estás ahí de repente tenés una ruta recta, sin mucho para ver y no tenés otra cosa que hacer que pedalear durante tres días. Sí lo volveríamos a hacer pero en tramos más cortos". 

Tras recorrer tantos kilómetros, tienen algunas recomendaciones para quienes estén pensando en hacer un viaje. "Florianópolis, en Santa Catarina, Brasil, es un destino que tiene de todo: un paisaje muy bonito, mar abierto y mar de bahía que es más tranquilo, tiene montañas, senderos y una zona urbana", enumeró Malena. 

"Toda la costa de Rio Grande do Sul es recomendable, no desde el punto de vista turístico, pero sí por la experiencia social. La gente es muy hospitalaria y para nuestro tipo de viaje eso es remarcable. Hubo gente que nos recibió en sus casas como si fuésemos sus hijos. Nos parábamos, les tocábamos la puerta para preguntar si podíamos acampar ahí y nos terminaban invitando a bañarnos y a cenar", recordó ella. 

También se sorprendieron en su visita a Uruguay. "Nos gustó mucho Montevideo, que si bien es una capital, no tiene aires de capital. Tiene algo de colonial, es verde, con el mar cerca. Es tan tranquilo que es más parecido a San Juan que a Buenos Aires, es un pueblo grande". 

Una anécdota mundial
En cien días de viaje se crean muchísimos recuerdos, pero sin duda, esta pareja tiene uno que se quedará en sus memorias para siempre. Es que el 18 de diciembre, en una fecha tan memorable para el país, ellos ya estaban en Brasil. "Estábamos al norte, en un lugar que se llama Canasvieiras que es conocida como "la playa de los argentinos" porque hay una comunidad de argentinos viviendo ahí". 

Por ello, aseguran que dentro de todo, fue el mejor lugar para ver la gran final del mundial. "Nos levantamos a las cinco de la mañana para tomarnos el único colectivo que nos dejaba a horario para ver el partido. Nos juntamos con otros viajeros que viajan en motorhome en un lugar que se llama "Parador Quilmes". Lo vimos por la transmición en español de TyC Sport y en un bar de al lado lo estaban viendo en portugués, pero a nosotros nos llegaba como un minuto tarde. Por eso llegó un momento en el que todos veíamos las reacciones de la gente de al lado", recordó Agustín.

El panorama era bastante dramático. "Era todo en la vereda, llovía, mucha gente caminaba con banderas de Argentina. En una mesa se levantaron dos chicas y dejaron media pizza así que los cinco nos levantamos para comerla. Una pareja de argentinos nos vio hacer eso y antes nos habían escuchado que estábamos viajando así que nos empezaron a comprar pizza y cerveza mientras íbamos ganando 2 a 1. Entonces nos paramos para terminar de ver el partido en vivo, pero nos dimos cuenta de que desde el bar de al lado se paraban y se quejaban así que todo el mundo se volvió a sentar para no romper la cábala". 

Ya para la parte de los penales se olvidaron de las cábalas y todos los de la zona se amotinaron en el bar de al lado para ver los últimos minutos en vivo. "La calle estaba llena. Llovía y la gente estaba usando las sombrillas de la playa como paraguas. No alcanzábamos a ver la tele porque estábamos en la otra vereda de lo lleno que estaba. Dependíamos de la reacción de la gente, fue un drama y un sufrimiento. Cuando se pateó el último penal nos enteramos de que era el último por cómo se puso la gente. Yo no me podía enderezar, estaba llorando en el piso. Después el festejo se trasladó a la playa", confesó Agustín.   

Cómo es vivir viajando
Si bien se conocieron en el 2016, fue recién en el 2019 cuando emprendieron su primer viaje juntos como mochileros por el viejo continente. Tenían un presupuesto muy ajustado, de apenas seis euros diarios, por lo que sacar pasajes para trasladarse no era una opción. 

"Todo el tiempo estuvimos diciendo que estaría buenísimo tener una bici para poder movernos, salir de la ciudad y recorrer más. Por eso lo cambiamos este año. Ahora hablamos de para el próximo tener un auto o algún otro vehículo en el que también podamos cargar las bicis", reflexionó Male.

Como resultado de esta experiencia, Agustín escribió, editó e ilustró el libro "Chau Pichuu" que consiste en un retrato cronológico del viaje. Tiene más de 130 dibujos y mapas hechos en acuarela. Como es una publicación autogestiva, no se encuentra en librerías, pero se puede conseguir a través del Instagram Chau Pichuu.

Con respecto al futuro, no tienen planeado un viaje tan extenso, pero sí pequeños descansos en la Cataratas del Iguazú y en la Patagonia. "Nos gustaría irnos hasta San Martín de los Andes en colectivo y hacer la Ruta de los 7 Lagos en bicicleta. Lo mismo con la carretera austral en Chile". 

"En la bici tenemos mucho tiempo para reflexionar. Una vez fuimos pensando en si había una diferencia entre cicloviajero y cicloturista. El cicloturismo es una experiencia que pueden hacer muchos, porque es un circuito dentro de todo turístico. El cicloviajero implica atravesar países, moverse en la bicicleta a todos lados. Es muy distinto y no sé si es para todo el mundo", compartió la arquitecta. 

Más allá de todo, ellos ya han encontrado su lugar favorito en el mundo. "Tanto este viaje como el de Europa, nos van enseñando un montón y principalmente que nos gusta mucho San Juan. San Juan es hermosa. Los dos somos muy familieros, con familias muy grandes. Ahora nuestra aventura es acá, estamos laburando con mi papá que también es arquitecto. Tenemos ganas de establecernos en San Juan, pero siempre con un viajecito cortito en mente", senteció Malena. 

 

Comentarios