Historias

Puebla Cerámica, una explosión creativa en San Juan para conectar con la tierra y la identidad

Camino a convertirse en un multiespacio artístico, Karla Mena es el alma y motor de un taller en el que se aprende el magnético arte de crear en cerámica.
domingo, 29 de octubre de 2023 15:16
domingo, 29 de octubre de 2023 15:16

Modelar, crear y reconocerse. Ese es el proceso que aprenden y disfrutan quienes toman talleres en "Puebla Cerámica de autor", el epicentro artístico que se amplió en Rivadavia y próximamente sumará un nuevo desafío.

Allí, sanjuaninas y sanjuaninos de todas las edades y profesiones van a conectarse con algo tan simple como modelar una pieza y, a la vez, tan complejo como "impregnarle" identidad y sentido. Todo es posible gracias a la enseñanza personalizada de una referente, la Lic. Karla Mena que, con dos ayudantes, guía en una expresión artística fascinante. 

Educa y propone, por ejemplo, valorar y aplicar en sus creaciones la iconografía precolombina tanto de San Juan como de Argentina. A ella se suman otras piezas trabajadas con engobe y esmalte cristal y diversas series de objetos, resultado de una creatividad infinita.

Además, el "clima de taller" que se genera está pleno de complicidad, sonrisas, charlas y el infaltable mate y "cositas ricas" para compartir. “En este momento, estamos trabajando una serie navideña enfocada en las familias de inmigrantes. Hemos hecho pesebres muy austeros que se contraponen a la versión norteamericana que nos invade en esa época”, resaltó en una cálida charla con Diario La Provincia SJ.

En cada clase se aprende una técnica y Karla da una enseñanza peronalizada. Fotos: Maximiliano Huyema- Diario La Provincia SJ.

En ello consideró que el arte no tiene requisitos excluyentes. "Cualquier persona puede hacer cerámica. No requiere un don sino paciencia y constancia además de ganas de aprender. La cerámica es bastante dúctil y además, generó mucho interés antes y después de la pandemia, sobre todo. Hubo un entusiasmo por aprender ya que, por un lado, te trae al “aquí y ahora”, de conexión con el cuerpo y con la tierra. Trabajar en ella baja los niveles de ansiedad. Por otro lado, es lo opuesto a lo que nos atraviesa que es la alienación del hombre, que se da cuando nos rodeamos de objetos en los que no nos reconocemos. En la cerámica, desde el barro se hace un objeto y una vez terminado, se lleva a la casa y se cocina o se come en él. Es algo propio y uno se encuentra en la pieza. Mis alumnas me dicen que la comida sabe distinta y más rica, por ejemplo, en los platos que crearon”.

Actualmente, tiene entre 50 a 55 alumnas por semana y entre ellas, hay de todas las profesiones y dedicaciones: desde amas de casa, docentes y médicas hasta abogadas y psicólogas. “Trabajan en algo que las relaja y se llevan una pieza que crean. Pueden hacer lo que quieran: desde cerámica utilitaria hasta piezas escultóricas”, detalló.

Un mundo de cerámica

“Lo que hacemos, además de dar clases, es crear y vender vajilla utilitaria. Tenemos distintos tipos de estilos pero el que nos caracteriza es el que se denomina “engobe y bruñido”. Es una técnica muy latinoamericana y proviene de la época en la que no se conocía el esmalte, algo netamente europeo. Con esa técnica se impermeabilizaban las piezas y mi idea era rescatarla. Por supuesto, la esmaltamos de blanco por dentro porque es para uso comercial. Con ello queda antiséptica y no porosa”, contó.

Los objetos únicos son creados por Karla como piezas artísticas: trabajó y trabaja en murales y esculturas que llegaron a distintos espacios en San Juan.

Puebla crece

En poco tiempo más, se ampliará el taller ya que se convertirá en un pensado multiespacio artístico.

“Pasamos a tener un taller enorme y espacioso para habilitar todos los turnos para los alumnos. Además, pueden empezar en cualquier momento del año a tomar clases, ya que la guía es personalizada. Los talleres tienen la duración que el alumno quiera ya que aprende sucesivas técnicas cada día. También depende de sus preferencias, si le gusta más modelar o pintar. Cada uno desarrolla su proyecto, a su tiempo, pero en el mes de clases seguramente te llevás una pieza a tu casa”, detalló.

Gracias a esa ampliación, Karla puede sumar 12 alumnos por turno que trabajan cómodamente. Asisten una vez por semana por dos horas, dentro del horario que elijan. El proceso en el taller marca que en dos clases, la pieza está modelada y lista para ser horneada. "En ello, en el horno se produce la magia. Una es la pieza que ingresa y otra es la que sale. ¡No se puede creer! Los colores cambian... es una maravilla. Además, previo a ello cada uno le da el sentido que quiere", contó.

Relata que alumnos han escrito en sus piezas frases que les dijeron sus padres en fuentes o cuencos. "Tenerlas allí es volver a recordar; un ritual por así decirlo. Cada alumno viene con su experiencia y expectativa. La idea es tratar de contener y acompañar a casa uno", afirmó.

Sobre el próximo paso al multiespacio, Karla destacó que "es un sueño y a todos los sueños hay que ponerle un poco de sudor y de lágrimas para realizarlos. Estoy muy, muy contenta con este logro y proyecto de vida que elegí. En la próxima inauguración, dejaremos habilitado el segundo piso con un salón para variedad de talleres artísticos: dibujo, pintura, teatro, workshop, entre otros. El año próximo esperamos tenerlo".

Quién es Karla Mena

La talentosa artista estudió Licenciatura en Artes Visuales y tras recibirse en el 2000 y transitar por otras expresiones artísticas, se dedicó a pleno a la cerámica.

Tiene una amplia trayectoria en la cerámica y sus obras son conocidas en todo San Juan. En 2002 realizó su primera exposición de obras apadrinada por un referente: el recordado ceramista y maestro Pepe Vilanova.

Luego en el 2008, decidió abrir su propio lugar para venta de trabajos. Si bien está en el mismo sitio donde funciona ahora “Puebla Cerámica”, tenía otro nombre y no daba clases.

Fue en el 2015 que comenzó con los talleres para alumnos de todas las edades y no paró. En el 2017, tras la muerte de su papá, decidió renombrar a su espacio “Puebla”. “Es el apellido de mi abuela paterna. Su foto es la imagen de nuestro espacio. Mi papá la reinvindicaba y era muy cercano a ella. La reconocía una matriarca con gran capacidad de trabajo y fue muy importante en nuestra vida. En ese volver a las raíces, quise reivindicar su nombre”, sentenció.

El dato

Puebla Cerámica está en Ignacio de la Roza 193 (Oeste), en Rivadavia. Para consultas e inscripciones a los talleres, se pueden comunicar al 264- 4753489. También tienen un activo perfil en Instagram: Puebla Cerámica.

Galería de fotos

Comentarios