Historias

Una madre camina 7 kilómetros diarios junto a su hija en silla de rueda para llevarla al hospital

Valeria Tejada, mamá de Antonella, está muy esperanzada en conseguir una movilidad ya que esto significaría un gran alivio para la familia.
domingo, 28 de agosto de 2022 16:10
domingo, 28 de agosto de 2022 16:10

La familia oriunda de Rivadavia hace todo lo que esté a su alcance para que Antonella tenga los tratamientos adecuados para tener una mejor calidad de vida. Tal es así, que recorren alrededor de 7 kilómetros junto a la niña para llevarla hasta el Hospital Lanteri, con el objetivo de que la joven cuente con los controles que necesita para seguir adelante. Valeria y su pareja, junto a Antonella deben hacer el trayecto caminando, por calle asfaltada, para poder llevar a la niña en su silla de rueda.

Su madre hizo público su pedido de poder contar con una movilidad para que las pueda trasladar hacia el lugar donde se realiza los estudios, y desde la municipalidad de Rivadavia le confirmaron que la próxima semana ya contaría con la movilidad. Esto significará un alivio para la familia que vive en La Bebida.

“Camino tres veces a la semana ida y vuelta. Son alrededor de 7 kilómetros porque vamos por calle asfaltada para poder llevar la silla de rueda”, destacó Valeria a Diario La Provincia SJ.

La niña padece una Displasia frontonasal, con agenesia en cuerpo calloso y agenesia en globo ocular. La madre resaltó que la situación que se les presenta es que tienen que llevar a su hija a distintos especialistas y se les complica el tema de los horarios de los turnos cuando tiene que ir hasta otro centro de salud que le queda retirado.

Además, destacó que por más que desee tampoco puede viajar en colectivo. “Antonela tiene epilepsia y convulsiona cuando sube al colectivo. Al no poder ver ella tiene tan desarrollado el oído que cuando escucha todas las conversaciones, le agarran nervios, empieza a temblar y luego convulsiona”, sostuvo la mujer.

Otra de las dificultades que se le presentó en una ocasión fue llegando al hospital, en donde un chófer al verla caminando junto a su hija en silla de ruedas, intentó llevarlas. Pero, el colectivo no contaba con rampas para poder cargar la silla de rueda y fue bastante incómodo para ambas. Antonela tiene 13 años y mide alrededor de 1,50 m esto hace que sea más complicado para la mujer poder cargarla.

"Anto nació con las meninges expuestas y con labio leporino. Ya le cerraron el labio y pronto le realizarán otra intervención importante”, señaló la mamá. Y agregó que la niña se alimenta con alimentos líquidos y semisólidos, por lo que necesita de muchas calorías para llegar al peso adecuado.

Valeria junto a su familia hacen todo el esfuerzo necesario, al igual que los médicos que la atienden que ella definió como "personas excelentes, que hacen todo lo que este a su alcance y más para que Antonella siga progresando".

“Si tenemos que seguir caminando lo vamos a hacer porque es mi hija y la amo. Voy hacer todo lo que tenga que hacer para que ella este bien”, cerró.

Comentarios

Otras Noticias