Historias

La muerte de su abuelo marcó a su familia y convirtió el dolor en solidaridad para un día muy especial

Jésica Garay tiene 32 años, trabaja como peluquera, en Capital y emprendió una motivadora campaña solidaria que emocionó a varios sanjuaninos.
domingo, 26 de junio de 2022 16:00
domingo, 26 de junio de 2022 16:00

Su abuelo murió y le generó gran dolor a su padre. Ocurrió durante la pandemia y lo que fue motivo de gran tristeza, también generó algo impensado: una campaña solidaria que recién ahora pudo ver la luz.

Para el Día del Padre, Jesica Garay decidió buscar a sanjuaninos que por distintas circunstancias no pudieron regalar nada a sus seres queridos. De esta manera, ella junto a su familia llevó presentes, para que esta fecha no pasara desapercibida.

“La pandemia nos dejó una lección a todos, yo perdí a mi abuelo. Sufrí su ausencia mediante mi papá. Llegado el Día del Padre pensé en mi papá. Se me hizo una mezcla de todas las cosas en esto de estar pensando, poder regalar una alegría, más allá de lo material es poder ayudar a alguien”, destacó Jésica Garay a Diario La Provincia SJ.

Para ello buscó a personas que verdaderamente necesitaran el obsequio. Hizo una exhaustiva búsqueda y consiguió llegar con tres historias conmovedoras. Si bien, en principio la publicación estaba destinada a dos personas, por la gran convocatoria debió sumar uno más. 

“Hemos regalado gorritos de invierno, guantes, pasamontañas y mochilas. Una de las familias me contactó y me contaron que ellos se estaban haciendo cargo de un hombre en situación de calle. Le regalamos también a un señor de zona alejada que trabaja en la cosecha, tiene 3 hijos que deben caminar alrededor de 3 kilómetros para ir a la escuela. Eran personas que realmente lo necesitaban. Por último, el caso de una señora que tenía problemas económicos”, resaltó la joven.

La repercusión que logró fue enorme, recibió varias historias movilizantes y múltiples consultas.

“Cuando nos tocó con la familia de zonas alejadas fue muy emotivo. Ver a los niños con la emoción de recibir algo para poder regalárselo a su papá fue algo muy fuerte. Eran tres nenes, el más chiquito llevaba un dibujo en la mano y me dijo que con eso le iba a entregar el regalo a su padre”, recordó.

Posteriormente cuando le entregaron el regalo al señor que vice solo también fue fuerte. "Él me decía que al ver que alguien le daba algo, se sentía otra vez padre, que no se sentía olvidado. Son palabras que te llenan el alma”, puntualizó.

La mujer indicó que decidió no tomar fotografías del momento para respetar a la familia, porque no era ésa la intención, sino simplemente ayudar. Coordinaron un punto de encuentro para la entrega y fue un momento que emocionante.

“Ahora lo que nosotros estábamos tratando, si todo sale bien, es trabajar un día solidario al mes en la peluquería. Poder elegir el último día del mes trabajarlo solidariamente, todo lo que se junte poder buscar una familia que necesite y darle el dinero, sea mucho o poco, pero poder colaborar con algo”, cerró Jésica.

Comentarios