Proyecto Josemaría

Mujeres en Red: cuando la unión hace la fuerza para salir adelante

Son iglesianas y se unieron en un proyecto de la mano de Josemaría para impulsar las ventas de sus productos artesanales.
viernes, 14 de octubre de 2022 21:01
viernes, 14 de octubre de 2022 21:01

No se conocían entre sí, sumaron voluntades y se dieron cuenta que juntas ganan más que separadas. Mujeres en Red es una iniciativa del proyecto minero Josemaría que unió a emprendedores de diferentes puntos de Iglesia con resultado exitoso.

Este programa integral tiene como objetivo fortalecer los emprendimientos liderados por mujeres de Iglesia y ya cuenta con 48 trabajadoras que recibieron capacitación en diferentes áreas. En diciembre del 2021 se desarrolló un taller de oratoria que tenía como objetivo ampliar su posibilidad de habla y en el 2022 las capacitaciones incluyeron distintas áreas desde marketing hasta el profesionalismo de los emprendimientos.

"Todas las mujeres pusieron sus días para estudiar y están comprometidas con su propio desarrollo. Creamos lazos de confianza y la red es justamente contención, colaboración, competencia sana y complemento. Es por eso que empezaron a trabajar en red", comenzó explicando Soledad Méndez, coordinadora de Relaciones Comunitarias de Proyecto Josemaría, a Diario La Provincia SJ.

El objetivo es que los 48 emprendimientos sean sostenibles en el tiempo y que colaboren con la economía del hogar y sea un ingreso sostenible. "El principal desafío es que la red continúe unida. Siempre les decimos que Josemaría es un facilitador pero la red es de ellas, tienen que alimentarla. Nosotros podemos acompañar un tiempo pero la red debe trascender a Josemaría. Vamos a trabajar con asistencia técnica y financiera pero deben ver cómo se desarrollan internamente", subrayó. 

Este viernes, algunas de ellas participaron de la Expo San Juan Minera 2022 en el Complejo Costanera en Chimbas. Allí las mujeres mostraron sus productos y entraron a aplicar los conocimientos adquiridos sobre comercialización. Pero además expresaron que detrás de cada una de sus obras hay un trabajo realizado con esmero y mucho amor.   

Superar el cáncer con las artesanías

Hace unos meses, Lucrecia Muñoz enfrentó un duro desafío. La mujer tuvo que enfrentar el cáncer de mama y para ello se refugió en las artesanías como "cable a tierra". Con la mente puesta en superar todos los obstáculos, comenzó haciendo tejidos a crochet y a 2 agujas y hoy esos productos son elogiados por su calidad.

"El emprendimiento comenzó desde el momento que me detectaron cáncer. Tuve que viajar de Iglesia a la Ciudad para hacer radioterapia. Como estaba sola decidí seguir con mis tejidos y de ahí salió este proyecto. Fue mi cable a tierra cuando me diagnosticaron la enfermedad y pude salir adelante", expresó la artesana.

Entre todas las obras, las amigurumis de llamas tejidas fueron su conexión creativa y lo que la llevó a dejar volar su mente para producir estas cosas que los compradores definieron como "maravillosas". Además ofrece caminos de mesa y remeras tejidas que son el atractivo, sobre todo, de las adolescentes. En agosto ella ganó el tercer puesto de la mejor ruana sanjuanina. "Ha sido algo grandioso. En definitiva fue un proceso muy satisfactorio para mi como persona. Esto lo hacía como cable a tierra pero a veces no sabía cuanto salía todo y cuánto gastaba. Con el curso nos enseñaron a valorarnos y valorar nuestro trabajo", apuntó.

Dulces con historia

Rosa Aguilera es oriunda de Tudcum y decidió hacer de una tradición familiar, una empresa. Su suegra le enseñó a hacer tabletas iglesianas rellenas con dulce de leche, alcayota o dulce de manzana y ella decidió tomar la posta para crecer. 

"Esta receta viene de tradición y se cocinan en horno de barro. Cuando me convocaron me di cuenta que era un proyecto muy bueno para crecer. Cuando me invitaron a participar, acepté encantada. Me sacó de muchas cosas que uno tiene en su casa. Soy madre de 4 hijos y 2 nietos; ahora mi esposo y uno de mis hijos me ayudan", explicó.

Para profesionalizar su producto casero recibió asesoramiento con un curso de manipulación de alimentos y recibió una capacitación única con cocineros. Luego crearon la historia de la tableta iglesiana que fue adherida con un código QR al paquete portador del producto para que la gente pueda conocer su historia.

Más que un objeto

Raquel Varela es artesana de Iglesia y su propuesta se llama Más que un objeto. Se trata de tejidos de distinto tipo que van desde el hilado en lana de oveja al telar criollo y ancestral mapuche. Además realiza amigurumis con hilos de alta calidad y ojos realizados con máxima seguridad para evitar accidente con los niños pequeños.

"Gracias a la empresa Josemaría con esta propuesta que nos acercan, se ha logrado que nos conozcamos. Yo no sabía que mi vecina o amiga hacía cosas parecidas o cosas que yo necesitaba y podía adquirirlas con ella. Todo esto nos ha ayudado para que de una manera hagamos una gran red de mujeres emprendedoras y tejamos redes para colaborar mutuamente dejando de lado mezquindades y celos", explicó la artesana. 

Comentarios