Salud

Preocupación en San Juan por un caso de Síndrome Urémico Hemolítico

No se registraba la enfermedad hace 2 años. Un menor tuvo que ser internado por consumir fiambre casero.
miércoles, 22 de septiembre de 2021 14:48
miércoles, 22 de septiembre de 2021 14:48

Un niño de 5 años tuvo que ser internado al ser diagnosticado con Síndrome Urémico Hemolítico, una enfermedad que hace dos años no se registraba en San Juan. La causa fue el consumo de un fiambre casero, en mal estado de conservacióny/o elaboración y el menor está delicado.

"Es el primer caso después de 2 años y la verdad es que no tener casos fue un logro sanitario que nos ha costado muchísimo. En el 2019 fuimos una provincia sin casos de Síndrome Urémico Hemolítico, junto con Catamarca. Esto fue muy importante y también logramos bajar los casos de Botulismo y no hay en la actualidad", expresó en radio Sarmiento, Roque Elizondo, responsable de Medicina Sanitaria.

Sobre el SUH "tuvo impacto en años anteriores pero obtuvimos buenos resultados con nuestras campañas de cuidado alimentario".

Remarcó que es necesario cumplir con las normas sanitarias en la elaboración de alimentos, de tipo casero. "Además, generamos permanentemente cursos de Manipulación de Alimentos y con la virtualidad, estamos llegando con fuerte presencia a los distintos departamentos y localidades más alejadas de la ciudad. La gente aprende lo fundamental que establece el Código Alimentario Argentino para elaborar e inscribir un producto".

Se refirió a la situación de los elaboradores de queso de cabra y manifestó que "con gusto los asesoramos, les recomendamos las pautas para un trabajo seguro" También recordó que "en un local de Pocito se decomisaron 15 kilos de queso, sin fecha de elaboración ni condiciones adecuadas de conservación. También hemos recibido denuncias de venta callejera de salames y bondiolas. En un carrito, los cuelgan al aire libre y ahora se vienen los días de calor, con lo que aumentan los riesgos de contaminación y descomposición del producto".

¿Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico?

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad grave, caracterizada por daño agudo de los riñones, asociado a alteraciones en las células de la sangre: trombocitopenia (reducción de plaquetas, necesarias para formar los coágulos) y anemia (causada por ruptura anormal de glóbulos rojos).

Pueden asociarse vómitos, irritabilidad y, en algunos casos, convulsiones (como parte de un compromiso neurológico de grado variable). Siempre requiere hospitalización y puede llevar a la muerte.

Este cuadro es precedido por síntomas digestivos que se presentan durante la semana previa (diarrea o diarrea con sangre).

¿Cuál es la bacteria causante de la enfermedad?

Escherichia coli es el nombre dado a una gran familia de bacterias. Aunque la mayoría son inofensivas, algunos tipos de ellas pueden enfermarnos, como la E. coli productora de toxina Shiga. Ésta puede causar una diarrea sanguinolenta que, usualmente, se cura sola, pero que puede complicarse y desarrollar insuficiencia renal aguda en niños (Síndrome Urémico Hemolítico -o SUH-) y trastornos de coagulación en adultos (Púrpura Trombocitopénica Trombótica -o PTT-). La complicación de la enfermedad afecta particularmente a niños, ancianos y aquéllos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido.

¿Cuáles son los síntomas que presenta el SUH?

Se presenta a continuación de un cuadro de diarrea (generalmente con sangre), y puede acompañarse de fiebre, vómitos y dolor abdominal. Si el niño tiene disminución de la cantidad de orina y decaimiento, debe consultarse inmediatamente al centro de salud u hospital.

El período de incubación de la enfermedad es de 3 a 9 días.

¿Cómo se transmite STEC, la bacteria causante de SUH?

Se transmite a través de los alimentos, el agua y de persona a persona por el contacto con las manos.

También puede transmitirse por el contacto directo con animales y su materia fecal, y a través de aguas recreacionales.

¿En qué momento se produce la transmisión?

El tiempo transcurrido desde que la bacteria ingresa al organismo hasta que se producen los primeros síntomas puede variar entre 2 y 10 días, pero en general es de tres o cuatro días.

Si un niño o niña contrae la enfermedad, los profesionales de la salud formularán preguntas a sus padres o cuidadores sobre los alimentos que comieron y sobre las actividades que realizaron durante esos días, con el fin de conocer cuál fue la causa y prevenir nuevos casos.

Si existen restos de alimentos consumidos en ese período que se sospeche fueron la fuente de la infección, deben ser guardados y remitidos a las autoridades sanitarias para su estudio.

  

 

Comentarios