HISTORIA

Tres hermanas perdieron sus padres por Covid, sobreviven día a día y ahora buscan ayuda

Las tres jóvenes perdieron a sus padres tras haberse contagiado de Covid y quedaron sin sustento para sobrevivir. Ahora buscan que se apruebe un proyecto de ordenanza que acompañe a víctimas como ellas.
domingo, 8 de agosto de 2021 16:30
domingo, 8 de agosto de 2021 16:30

Se trata de un caso conocido incluso a nivel nacional, cuando la familia Castro se vio devastada tras la partida de los dos pilares de la familia, tras contagiarse Covid.

Pablo Daniel Castro y Carina Alejandra Resta, murieron con solo algunos días de diferencia. Mientras el padre de las hermanas falleció en el Hospital Rawson, su esposa quedó internada en el Marcial Quiroga hasta que su corazón no resistió y murió. En este contexto, las tres hijas del matrimonio quedaron solas y sin un sustento económico que las salvara.

Las chicas de 23, 22 y 13 años, hoy viven en la casa de una bisabuela que también falleció este año, por lo que la vivienda no es segura y esa es una de las preocupaciones más importante que aquejan a las chicas.

En este contexto, Georgina Castro, junto a su hermana mayor, hablaron con Diario la Provincia y contaron la realidad que viven y el proyecto de ordenanza que presentaron para recibir apoyo.

"En lo económico sobrevivimos día a día vendiendo comida, postres, bijouterie, cosméticos y atendemos un kiosco que nos da el sustento para pasar. Queremos concretar el sueño que nos dejaron nuestros padres y ponernos un local de comidas propio. Vivir de eso que nos gusta y que mi papá comenzó a soñar hace unos años comprando algunas cosas pero nos falta mucho. Soñamos con tener nuestra propia casa, lo cual fue una meta siempre con nuestra mamá", comenzó relatando Georgina.

En medio de esta realidad tan dura, las hermanas pudieron asesorarse y el pasado viernes presentaron un proyecto de ordenanza al Consejo Deliberante de Santa Lucía (lugar donde residen), con la intención de que a familias con el mismo destino que ellas, puedan tener un sustento y acompañamiento por parte del municipio.

"Este proyecto es muy similar al que se aprobó en Rivadavia y que luego le dio nacimiento al proyecto de Ley Martina presentado en el Congreso. Proponemos que el municipio nos ayude con apoyo escolar que cuesta tanto seguir cuando perdiste a tus pilares, que exista un subsidio durante un tiempo limitado, prioridad a la hora de cubrir vacantes laborales en el municipio, como así también capacitación laboral, entre otras cosas", detalló la joven.

En ese sentido las chicas destacaron que ellas intentaron solicitar ayuda con el subsidio que existe a nivel nacional para chicos en su condición pero no lo lograron al ser requisito fundamental haber estado cobrando algún plan nacional. "Mis papás siempre fueron laburantes, nunca cobraron un plan porque se rompieron el lomo para llevar esta familia hacia adelante. Injustamente no pudimos tener esa ayuda, por eso pedimos que a nosotros y a los chicos que están en la misma situación, nos den una mano".

"Somos tres hermanas que sobrevivimos día a día, vivimos solas y tratamos así de salir adelante. Mientras podamos tener trabajo, vamos a poder resistir. Mi hermana trabaja en algunos trabajos que van saliendo de vez en cuando, ella y yo estamos intentando terminar el secundario y mi hermana menor está en la escuela. Fue un golpe muy duro quedarnos sin nuestros pilares. Intentamos que la más chica no llore y salga adelante, ella es nuestro motor y fuerzas para no caer. Mis papás no hubiesen querido vernos encerradas en un cuarto mientras la vida pasa".

Respecto al proyecto de ordenanza presentado la semana pasada, según algunos allegados al Consejo Deliberante de Santa Lucía, como así también un primer sondeo que realizó este diario, la iniciativa tendría muy buena aceptación e intención de ser aprobado en lo próximo.

Comentarios