Historia

La vacunadora sanjuanina que luchó por ser enfermera y hoy arranca sonrisas en el Aldo Cantoni

Tiene 50 años y en el día de su cumpleaños le propusieron integrar el equipo de vacunadores contra el covid. Asegura que estudió de grande y todo se lo debe a su familia.
domingo, 18 de julio de 2021 17:00
domingo, 18 de julio de 2021 17:00

Los integrantes de los equipos de Salud abocados a la lucha contra el coronavirus, detrás de sus uniformes, equipos protectores, horas de trabajo y amor por la profesión; guardan miles de historias y momentos de sus vidas que sin dudas los ayudaron a llegar a enfrentar este gran desafío histórico. 

Así lo siente y lo cuenta Fabiana Videla, una enfermera vacunadora que todas las tardes llega al box 6 del Estadio Aldo Cantoni para una misión clara: vacunar e inmunizar a los sanjuaninos que se sientan frente a ella y le ponen el brazo y el pecho a la pandemia. Sin embargo, lejos de sólo cumplir con su trabajo, Fabiana es reconocida ya que con sus "cuentos" y buen humor arranca sonrisas a todos. 

"El 8 de marzo, día de la mujer, fue mi cumpleaños 50 y en medio de todos los festejos y saludos recibí una llamada desde Salud Pública, ofreciéndome vacunar contra el coronavirus. No lo pensé dos veces y grite '¡Sí!, obvio que quiero', para mi eso era un regalazo", comenzó contando con emoción, a Diario La Provincia SJ. 

Sin embargo, su historia de luchas y logros comenzó algunos años antes, cuando Fabiana, siendo madre soltera de sus tres hijos y uno de ellos con discapacidad, decidió capacitarse a través del programa nacional Ellas Hacen. Así, y bajo la insistencia y acompañamiento de su padre, Juan Carlos Videla, comenzó a estudiar una cerrara universitaria, Enfermería.

"Cuando comencé el programa Ellas Hacen escuchaba que todos decían que era un plan más, que qué hacíamos o que no hacíamos nada. Muchas logramos mucho y yo hoy estoy acá. Comencé en el 2014, llevé la carrera al día y mientras estaba estudiando ya comencé a trabajar en internaciones domiciliarias, sobre todo con los niños porque los amo", agregó. 

El carisma, la simpatía y la "buena onda" asegura que siempre fueron parte de su forma de ser, pero fue que estudiando enfermería, aprendió y comprendió la importancia del significado de un concepto que había llevado usado siempre en su vida, el de empatía. Aferrada a eso, la enfermera sabe cómo entablar relaciones con los sanjuaninos que llegan a inocularse con ella, y hacerles vivir un grato momento en medio de la vacunación. 

"Yo vengo acá y antes de comenzar a vacunar miro y observo a todos los que se sientan, no les puedo ver la cara pero sus ojos me dicen todo. Unos vienen relajados pero hay otros que no, que se sienten asustados, con miedo, desconfiados y es entendible, por eso trato de ser empática. Es ahí donde se me ocurren "locuras" para decirles y se empiezan a reír", confesó. 

De la mano de su fanatismo por diferentes figuras internacionales, como el cantante Carlos Rivera, Fabiana no sólo se anima a cantarles a algunos de los pacientes, sino que además les cuenta chistes y hace divertidos comentarios que al final todos le agradecen. Así comenzó a ser reconocida entre quienes pasaron por su box y en muchos casos, los buenos comentarios hasta en redes sociales no tardaron en aparecer. 

"Para mi es muy emocionante que sólo uno de todos los que vacuné, me diga 'no sentí nada'. Yo me esfuerzo por no hacerlos sufrir y no hablo sólo del pinchazo, sino de sus sentimientos. Estamos en un momento muy duro para la sociedad, y ya venimos hace más de un año así, entonces que alguien te provoque una sonrisa para mi es muy valioso, por eso trato de ser yo ese "alguien" que hace sonreír a los demás", sostuvo Fabiana. 

En este escenario, asegura que de la mano de Dios y desde hace un tiempo, también de su madre que la guía desde el cielo, continúa dando todo de ella. También por sus hijos, su padre y por su abuela que la contagian de vitalidad y energía día a día. 

"Mi mensaje para todos es decirles que siempre sigan luchando, yo recién de grande y por mis tres hijos y mi familia, logré lo que siempre había buscado, y eso significó que también dé mucho de mi. Pero cada una de las cosas que vivimos vale la pena y tienen una razón de ser. Hoy, con Dios o en quien creamos, tenemos que seguir adelante que en algún momento se tiene que terminar", finalizó. 

 

Comentarios