Redes

La confesión de un diácono sanjuanino que moviliza las redes sociales

El hombre, oriundo de 25 de Mayo, publicó este martes un extenso posteo que acompañó con una foto en la que expresó lo que siente con esta "opción" que aseguró hace y sostiene.
miércoles, 14 de julio de 2021 21:16
miércoles, 14 de julio de 2021 21:16

"Soy célibe". Con esas palabras escritas una y otra vez, un joven diácono sanjuanino moviliza por estas horas a los usuarios de las redes sociales. Se trata de Miguel Alberto Chirino, que hoy acompaña a los fieles en la Parroquia de Andacollo en Chimbas.

El hombre, oriundo de 25 de Mayo, publicó este martes un extenso posteo que acompañó con una foto en la que expresó lo que siente con esta "opción" que aseguró hace y sostiene.

"Soy célibe, no me preguntes por qué no elegí otro camino, por qué los curas (o en mi caso los diáconos), no se casan. Más bien preguntame qué siento con esta opción que hago y que sostengo todos los días y a cada momento con mi pobre humanidad sostenida por la gracia de Dios", comenzó escribiendo en el posteo que llega una semana después del que publicó el padre Leonardo Pons, que se alejó de la Iglesia Católica y pasó a la Anglicana.

"Si me lo has preguntado aunque sea en tu pensamiento, te cuento que lo que siento es alegría, una felicidad profunda que me viene de Dios, que se manifiesta en cada momento y en cada hermano que al buscarme me encuentra libre y disponible para entregarle lo mejor que tengo. Siento felicidad profunda de hacer miles de intentos por reflejar con mi persona la imagen de Ese que me fascina, Jesús de Nazareth", agregó Chirino en otro de los párrafos del posteo en facebook.

En menos de un día, el posteo sumó 32 veces compartidos y decenas de comentarios aplaudiendo la decisión tomada para su vida.

Lee el posteo completo

Soy célibe, no me preguntes por qué no elegí otro camino, por qué los curas (o en mi caso los diáconos), no se casan. Más bien preguntame qué siento con esta opción que hago y que sostengo todos los días y a cada momento con mi pobre humanidad sostenida por la gracia de Dios.

Si me lo has preguntado aunque sea en tu pensamiento, te cuento que lo que siento es alegría, una felicidad profunda que me viene de Dios, que se manifiesta en cada momento y en cada hermano que al buscarme me encuentra libre y disponible para entregarle lo mejor que tengo. Siento felicidad profunda de hacer miles de intentos por reflejar con mi persona la imagen de Ese que me fascina, Jesús de Nazareth.

Tal vez te suene muy pretencioso de mi parte el querer imitarlo, y te cuento que son muchas, pero muchísimas veces las que fracaso en mis intentos, y siento frustración no lo niego. Pero si yo fracaso y me levanto, y sigo es por la fuerza que él me da y porque mucho antes que yo, Ese que me fascina, también fracasó, también cayó bajo el peso de un castigo inmerecido y se levantó, resurgió del barro más espeso, resucitó. Aunque parezca una locura, me llena de gozo y consuelo al final del día, al menos parecerme a Él en mi fracaso aunque los motivos sean diferentes.

Por mi celibato dispongo del tiempo que le quité a ser papá y marido, para entregar mi espíritu paternal, que sigue vivo en mi corazón y mi cuerpo ejerciéndolo con todos; llenando con mi pequeñez de hombre los vacíos de cualquier orfandad que me encuentre en el camino o que venga a mí y que tenga la gracia de poder ver a tiempo ¿Todavía pensás que eso no haría feliz a un hombre? Es la felicidad de sentirte útil, por encima de tus fuerzas, siendo instrumento del Amor mismo, siendo un lápiz en las manos de Dios.

Siendo célibe dispongo de tiempo para colgarme rezando, por vos, por tus necesidades, por todos… tiempo del que seguramente vos no dispongas por tu lucha y por tu esfuerzo de cada día sosteniendo a tu familia, parando la olla como solemos decir. Pero si me has conocido o has conocido a algún cura, sabés que acá estamos para sostenerte nosotros a vos con nuestra oración y con nuestra disponibilidad, aunque tengamos miles de fallas.

Soy célibe y sigo siendo hombre, sigo sintiendo lo mismo que siente cualquier hombre pero lo encauso y lo entrego por amor a Jesús, a vos, a tu familia, a cada solitario y olvidado, a cada alegre que celebra o a cada triste que necesite consuelo. Lo menos que se puede esperar de mí es que siga fascinado por el primer gran célibe de esta mitad de la historia en la que vivimos y que intente con todas mis fuerzas imitarlo, aunque sean muchas las veces que no me sale, pero también otras tantas las oportunidades de encontrarlo a Él para que me ayude a levantarme y caminar. (Diácono Miguel Alberto Chirino)

Soy cu00e9libe, no me preguntes por quu00e9 no elegu00ed otro camino, por quu00e9 los curas (o en mi caso los diu00e1conos), no se casan....

Posted by Miguel Alberto Chirino on Tuesday, July 13, 2021

 

Comentarios