Rawson

"Tenemos bronca y tristeza": perdieron a su hijo, colocaron un cartel y alguien lo arrancó

El cartel lo habían colocado donde el auto atropelló a su hijo y lo mató en calle Ramón Franco entre 4 y 5 en Médano de Oro, Rawson. Sin embargo alguien lo sacó.
martes, 13 de julio de 2021 08:05
martes, 13 de julio de 2021 08:05

Hace apenas 10 días una familia colocó un cartel en calle Ramón Franco entre 4 y 5 en Médano de Oro, Rawson, para recordar la muerte de su pequeño hijo Alan. El niño de 12 años había muerto el 17 de junio de 2016 atropellado por un auto y producto del fuerte impacto, murió en el lugar. En su nombre colocaron un cartel para recordarlo, sin embargo alguien lo arrancó y dejó tirado.

"Estamos indignados, sacaron el cartel y lo arrastraron. La verdad que estamos muy mal porque el cartel no le molestaba a nadie y tenemos mucha bronca y rabia", comentó Erica Gouiric, la madre a Diario La Provincia SJ.

Luego el padre del niño destacó que "ese cartel era un homenaje para Alan" y por eso lo que ocurrió les generó mucha "indignación, bronca y estamos muy tristes". 

Ahora van a ver cómo pueden ponerlo de vuelta pero en algún lugar que pase más personas "o que haya más gente que pueda verlo al cartel y que trate de cuidarlo".

El cartel con su nombre y el símbolo de un ángel fue colocado con el impulso de la agrupación "Familias del Dolor y la Esperanza", y busca conscientizar de que allí murió una persona víctima de un siniestro vial.

El niño que iba a prometer la bandera

El pequeño ya es el "ángel" de la familia y su presencia trasciende en el tiempo en la palabra de sus padres y hermanos. "Todavía recuerdo ese día. Fuimos a la casa de mi mamá, él salió a comprar con el tío y a los 10 minutos vino mi cuñado para decirme que los habían atropellado. Varias veces habían ido a comprar pero ese día ya no regresó", recordó con gran tristeza Erica.

La mujer destacó que el cartel "es lindo para recordarlo" pero sobre todo "el lugar donde fue el accidente, para que no vuelva a ocurrir más". "Tenía 12 años e iba a prometer la bandera al día siguiente. Fue bastante duro y muy triste. Tengo 6 hijos más que son más chicos que él y ellos viven mirando las fotos, lo recuerdan a él porque le gustaba estudiar mucho, iba a cuarto grado y quería ser militar, le gustaba mucho eso", agregó.

El pequeño era muy alegre, le gustaba "andar por todos lados" y ayudaba mucho en el hogar. Le gustaba mucho el campo e ir a la casa de su abuela, donde jugaba. Pero todo se apagó aquel día que lo embistieron en un accidente que fue casi inexplicable cuando iba a comprar gaseosas.  

"Seguimos la causa judicial. El hombre quedó libre, nunca estuvo preso y esperamos que algún día haya justicia", finalizó Erica quien subrayó que "él nos cuida mucho, es un ángel y he sentido su presencia". 

 

Comentarios