Desesperante

Gino Laciar y su hermana, varados en Ezeiza: necesitan viajar para despedir a su hermano con cáncer

Eduardo Laciar vive en Marbella y transita la etapa final del cáncer y su mayor deseo es reencontrarse con sus hermanos.
miércoles, 5 de mayo de 2021 20:16
miércoles, 5 de mayo de 2021 20:16

Desesperados. Así están Gino (43) y Sonia Laciar (53). Ambos quedaron varados en el aeropuerto de Ezeiza cuando intentaron viajar a España para ver a su hermano Eduardo que tiene cáncer. El sanjuanino de 48 años vive en Marbella y transita la etapa final del cáncer de riñón y su mayor deseo es reencontrarse con sus hermanos. Sin embargo el sueño parece truncado y lanzaron un pedido de ayuda urgente para todos los que puedan tenderles una mano.  

"Estamos varados en Ezeiza desde este martes. Llevamos más de un día, no nos dejaron subir al avión, perdimos el vuelo. Tengo a mi hermano con una enfermedad terminal, son contados los días, 2 o 3 días que aguanta como puede, está al límite", señaló Gino a Diario La Provincia SJ.

Gino como Eduardo son figuras muy queridas de San Martín. Ambos marcaron la historia del Verdinegro y el cariño que se les tiene hizo que el pedido se viralizara para que el gobernador Sergio Uñac o algún ministro puedan intervenir ante las embajadas de Argentina y España y el viaje se pueda concretar. 

"Estamos muy consternados por la burocracia. Tenemos hasta una carta de invitación y carta médica del doctor que atiende a mi hermano. No nos vamos por un viaje de placer sino que vamos por el tiempo que mi hermano dure. Y nos encontramos con estas cosas. Tenemos ansiedad, nervios", confesó Gino quien destacó que su hermano tiene cáncer hace 5 años y en los momentos que está lúcido pide por él para abrazarlo.

Eduardo Laciar

Gino como Sonia y la cuñada de ellos, Silvia Romero tenían los pasajes de vuelo por Iberia que salían de Argentina a España este martes. Sin embargo no los dejaron abordar el avión y perdieron todo. Esa noche del martes para el miércoles tuvieron que dormir en la vereda porque tampoco pudieron quedar dentro del aeropuerto y la desesperación fue mayor. 

"Nos quedamos afuera porque nadie puede estar adentro, dormimos como pudimos bajo un techo y con mucho frío. El problema es la embajada nuestra con la española. Necesitan un permiso del consulado y encima recibimos un maltrato de la empresa en la que íbamos a viajar. Nos dijeron que la única solución es que hablen de Embajada a Embajada. Nos dijeron que la carta invitación no tenía importancia", lamentó.

Para viajar, los tres se hicieron el hisopado en San Juan pero éste no fue tenido en cuenta y tuvieron que pagar 6 mil pesos cada uno para someterse a ese proceso en Ezeiza. Los tres le salieron negativos pero igual no pudieron viajar. 

Ahora están esperando que los autoricen a salir de Argentina y viajar a España. Para ello una vez que reciban el visto bueno, recién ahí podrán comprar los pasajes y sacar los nuevos permisos. "Hasta ahora llevamos casi un millón de pesos perdidos, entre pasajes a Europa y todo  lo demás. No se si harán un reembolso. Pero si mañana tenemos solución del permiso, mi cuñada tiene que volver a sacar 3 pasajes", explicó.

Gino y su familia esperando en el aeropuerto

"El deseo de mi hermano es vernos, imaginate el dolor y desesperación que sentimos. Es algo muy triste que estamos viviendo. Hemos hablado con mucha gente pero la culpa no es de nadie, de las cosas que pasan por la pandemia", señaló. 

Eduardo lucha contra el cáncer hace 5 años. La última vez que estuvo en San Juan fue hace 2 años, cuando la enfermedad aun no se lo permitía y la podía llevar. Hasta hace poco tiempo fue técnico y siguió despuntando el amor al fútbol pero desde otro lugar.

"Estamos al límite, no sabemos si ya nos llaman y nos dan la peor noticia o nos va a esperar. Hay momentos que tiene lucidez y otros está perdido. Él está internado en la casa porque en el hospital puede contagiarse coronavirus. Buscamos la solución para viajar pero no estamos teniendo respuesta", finalizó Gino quien ahora está con su familia pasando las horas en un hotel y no pide que le regalen nada, ni pasaje ni estadía, solo que los autoricen a salir del país e ingresar a España.

Comentarios