Cultura

Ricardo Bustos, un maestro del hiper-realismo que se lanza como educador

El artista plástico y cirujano buscará transmitir su conocimiento a quienes quieran aprender sobre escultura figurativa.
sábado, 20 de febrero de 2021 15:50
sábado, 20 de febrero de 2021 15:50

Tiene ojo clínico y arte en sus manos. Cuando deja su bata de cirujano plástico y toma la espátula de artista, hace maravillas. Ricardo Bustos trabaja con el realismo, con el arte figurativo, y sorprende con lo parecida que son sus obras con los personajes que toma como modelos.

En su haber figuran esculturas del papa Francisco, el padre Fonzolato, de San Expedito, el padre Ricardo Báez Laspiur, Néstor Kirchner, Raúl Alfonsín, Sarmiento, Eva Perón, Eloy Camus y hasta John Lennon y Buenaventura Luna, entre otros tantos. 

Su conocimiento en anatomía humana lo hace trabajar con precisión y detalles que ahora pretende transmitir a un número determinados de artistas que quieran seguir sus pasos. Es que abrirá un taller de escultura figurativa en su propia casa y para ello elaboró un estricto protocolo para poder realizar la actividad educativa. 

Los talleres los tiene planificados para marzo de este año y tiene pensado que la actividad se realice con un máximo de 6 personas por turno, con barbijo, alcohol y buena distancia social, con la posibilidad de dar aulas en su jardín a cielo abierto. "Hay que enseñar primero la materia. Una cosa es acariciar el barro y otra cosa es golpear la piedra”, comenzó expresando el hombre de 74 años de edad a Diario La Provincia SJ.

El artista destacó que a este curso "pueden acceder todos", el "arancel se discute". "Creo que hay mucha gente que le encantaría aprender a esculpir y en San Juan no hay escuela de arte figurativo hiper realista”, explicó Bustos y agregó: “alguien en mis genes fue escultor, yo no soy inventor de esto, alguien me lo dio y yo también quiero darlo”.

Ricardo Bustos, es un hombre que ha estudiado mucho, aunque no precisamente hizo academia en arte. Sin embargo, su carrera como artista cursa por fuera de la enseñanza institucionalizada, recurre a lo que la medicina le ha brindado para poder enseñar escultura. “Yo no fui a estudiarlo porque no tuve tiempo, me dediqué mucho a la medicina”, reconoció y destacó: “voy a hacer lo que hago con la medicina. Si vos sabes de anatomía vas a entender lo que estoy haciendo”.

Además expuso un concepto fundamental de su método de escultura, que proviene de la medicina, “todo tiene lo que se llama anatomía de superficie, así puedo determinar qué musculo se movió para lograr el movimiento”.

Pero ¿cómo saber cuando una obra está terminada?. “La obra está terminada cuando la miro y me gusta, cuando la miro y veo que conseguí aquello que pretendía”, explicó el escultor, dejando en claro que incluso la perfección esta sujeta a la subjetividad del artista.  

Ricardo Bustos recorrió el mundo no solo por esculpir el cuerpo humano como cirujano plástico, sino también por sus esculturas hiper realistas en madera, piedra y barro. De tantos lugares que ha conocido, ha elegido San Juan para vivir, el lugar en que nació. “Yo di una vuelta al mundo y siempre estuvo a mi lado la escultura”, contó el artista que volvió en el 2006 después de vivir 40 años en Brasil.

El arte y la medicina no se excluyen mutuamente en su vida, hay un punto en el que ambas confluyen y que quizá se encuentra plasmada en su obra "El espejo", que se ubica en un rincón de su casa y simula ser una mujer frente a un espejo, pero en realidad son 2 esculturas enfrentadas.

“Es una obra muy linda y muy interesante. Todas las pacientes que yo operé vinieron por el espejo, por la imagen corporal, por el defecto que quieren corregir. Éste es un monumento a la cirugía plástica”, explicó y agregó: “podría poner un espejo de verdad y se terminaría el asunto; aunque sean 2 figuras iguales yo veo 2 personajes, la que mira y la que es mirada. Nadie va a un cirujano plástico sin mirarse primero en el espejo. Ahí está la habilidad del cirujano plástico para satisfacer esa expectativa, es muy jodido”. 


 

Comentarios