Historia

Nació con 4 meses de gestación y es una verdadera luchadora: hoy necesita un lugar para vivir

La bebé logró crecer en una incubadora y hace pocos días recibió el alta hospitalaria pero debe seguir el tratamiento en una casa que cumpla con las condiciones para su seguridad sanitaria.
miércoles, 10 de febrero de 2021 17:51
miércoles, 10 de febrero de 2021 17:51

Era una verdadera bolsita de sangre. Con esas palabras, Cecilia Márquez definió a su pequeña nietita cuando nació, Esperanza. La bebé llegó al mundo con un poco más de 4 meses de gestación y contra todo pronóstico médico logró sobrevivir. Primero lo hizo en una incubadora hasta hace poco tiempo y ahora puede crecer en los brazos de su mamá. 

La pequeña "leona" nació el pasado 6 de agosto cuando su mamá cursaba el cuarto mes de embarazo y en diciembre hubiera cumplido los 9 meses de gestación. Pero llegó antes y pese a cualquier pronóstico médico demostró su fuerza para salir adelante y hoy necesita la ayuda de todos.

"Era una bolsita de sangre. Cuando nació pesó 800 gramos y bajó a 400 gramos. El médico le dijo 'mire mamá haga la partida de nacimiento ya porque ella tiene una fuerza impresionante y no podemos darle esperanza'. Así fueron todos los días, todos los días. Nos decían que tenía abierto el corazón, que no tenía el huesito, que no tenía muchas cosas pero así la fue luchando y saliendo día a día", recuerda Cecilia a Diario La Provincia SJ.

La abuela contó que su nietita "la fue luchando día a día, tuvo todas las enfermedades, fue operada 2 veces de la vista, y ahora tiene 6 meses de vida y no se le han desarrollado los pulmones por eso tiene traqueotomía". A parte de eso ya le dieron el alta médica pero iría con internación domiciliaria y por eso necesita una pieza para ella en buenas condiciones y buen estado porque tendría que pasar varios meses con el tubo de oxígeno y los aparatos que le permiten vivir hasta que termine de desarrollar los pulmones.

Esperanza con su familia es oriunda de Pocito y tiene una hermanita de 3 años. Vive en la casa de su abuela que tiene sólo 2 habitaciones en el barrio Conjunto 7, en la zona norte del departamento. 

"Estamos muy contentos porque hoy comenzó a comer con cuchara y a tomar la leche. Y la llevamos a la ventana y se pone muy feliz. Se desarma por salir afuera porque no ha visto la luz natural nunca, no conoce más que a su mamá y a su papá", agregó subrayando: "es un verdadero milagro lo bien que está ahora. Por eso es que los médicos tienen miedo que se pegue algún virus cuando salga del hospital".  

La abuela contó que la "mejoría era tan mínima día a día" que la esperanza fue lo que mantuvo en pie a toda la familia y es por eso el nombre que le pusieron. "No tenía venitas ni nada. Ella es un milagro", destacó.

La urgencia ahora es sacarla del hospital pero como necesita tratamiento y no se puede estar trasladando, apeló a todos los que puedan darle una mano para poder vivir en una casa o habitación con todas las condiciones para salir adelante. La madre de Esperanza está inscripta en el IPV y tiene fe de que pueda llegar a salir sorteada.

Hoy la bebé pesa 5 kilos con 240 gramos y es la luz de la familia.

 

Comentarios