Historias

Día de la Publicidad: la historia del spot que marcó a los sanjuaninos hace casi 30 años

Pepe de la Colina recordó el auge de las publicidades de los 80 y 90 que marcaron a generaciones y trascendieron incluso cuando los locales ya cerraron.
sábado, 4 de diciembre de 2021 21:03
sábado, 4 de diciembre de 2021 21:03

Este sábado, como cada 4 de diciembre, en la Argentina se celebra el Día de la Publicidad. Ya sea en la radio, los diarios o la televisión, tienen la misión de captar la atención del público para hacer conocer los locales comerciales y sus promociones. Más allá de eso, al mirar hacia el pasado, también son una huella de la historia de cada ciudad y algunas perduran pese a que el negocio ya no exista.

Casa Vila anunciaba la llegada del televisor último modelo.

Probablemente, si sos sanjuanino y tenés recuerdos de los años noventa, haya una publicidad que todavía viene a tu memoria con facilidad pese a que pasaron casi 30 años. "Para que mamá hoy no prepare la comida, un teléfono tenés que recordar: 235040, y Las Leñas en tu casa estará. Ahora también los ricos lomos a domicilio", decía el conocido jingle.

El detrás de escena de una de las publicidades más recordadas

Si bien el jingle como tal se grabó en Buenos Aires, la filmación de la publicidad se realizó enteramente en San Juan, en manos de la productora de Pepe de la Colina quien en diálogo con Diario La Provincia SJ recordó cómo fueron las horas de grabación.

 

"Fue en los años 90. Nosotros le hacíamos a Rubén Muñoz [dueño de Las Leñas], publicidad no solamente en las radios, en el diario, en el Canal 8. Yo visualicé que Las Leñas no tenía su jingle, nos sentamos los dos y garabateamos algo en un papel. Él lo mandó a hacer a Buenos Aires, en una empresa que se llama Iribarren que por aquellos años era verdaderamente muy importante y hacía jingles para todo el país. Se hicieron dos jingles, uno dedicado a comer en el salón de la parrilla y el otro más dedicado a una novedad que por aquel entonces sacaban que era el asado a domicilio. El delivery estaba empezando a funcionar muy bien", explicó.

Al escuchar la pequeña canción se dieron cuenta de que iba a ser un éxito porque no se la podían sacar de la cabeza. "Cuando lo tuvimos, nos dimos cuenta de que era muy pegadizo y decidimos ponernos a trabajar para filmar la publicidad. Fue filmado en dos locaciones. La parte correspondiente  a Las Leñas obviamente en la parrilla, y la casa fue en la vivienda de  Muñoz en Libertador y Del Bono. Tuvimos una tarde noche larga, aproximadamente desde las cuatro de la tarde y hasta las once de la noche. Tenía tres chicos y eso a veces hace complejo el filmar", agregó. 

Grabaron tanto en la parrillada como en una casa.

Tuvieron que sortear varios inconvenientes pero quedaron encantados con el resultado. "La que hace de mamá era una periodista, Eduardo Castro hacía de papá, y los niños eran los hijos de Isella, un músico sanjuanino que hace ya muchos años que está en Italia. Nos pusimos a trabajar y a cada rato teníamos que calentar el asado y los lomos. Cuando uno fotografía alimentos es muy embromado porque las luces y el tiempo que va pasando hacen que ya no tenga esa cosa linda que tiene un lomo cuando lo acabás de hacer. Teníamos que rebuscárnolas para que el asado tuviera ese brillo habitual que tiene la carne cuando está recién asada. Creo que conseguimos un producto muy lindo".

El boom de las publicidades de los 80s y 90s

Pepe de la Colina cuenta con un canal de Youtube en el que comparte publicidades de hace 30 años atrás, especialmente para nostálgicos. "Las publicidades de los 80 y 90 son las que más le gustan a los seguidores de avisos publicitarios. Por lo que veo en mis seguidores, hay muchos que tienen la añoranza de esos comerciales como los de Resero, que se hacían con un gran nivel de profesionalismo en cuanto a actores y fotografía. Realmente al espectador de aquella le gustaba ir hasta el televisor cuando escuchaba la música para ver el aviso. Tenían un encanto especial". 

Las publicidades de Resero también son muy recordadas y un joven de la Colina también participó en esa producción pero desde otro lado. "Venía un equipo de Buenos Aires, a veces junto al Gringo de Lara. Trabajábamos consiguiendo las locaciones y lo que hiciera falta en la utilería como caballos o carretelas para el momento en el que llegaban los equipos técnicos con todo su personal".

Pepe pasó de las tablas a la caja boba. "Por lo general los actores de las publicidades eran quienes hacían teatro. Desde los 13 años realizaba teatro en San Juan así que no solo conocía a los de mi elenco que éramos como 15 o 20 sino también a los otros elencos. El conocer a los actores nos ayudaba a saber quién podía hacer de qué. Recuerdo esa época con muchísimo cariño porque nos preocupábamos por hacer buenos avisos para todos ya sea una tienda, o Motos Roldán, o Galver, pese a los elevados costos", aseguró. 

El recuerdo del Gringo de Lara

Jaime de Lara, más conocido como "el Gringo", quien falleciera en el 2017, fue un personaje que aportó un gran crecimiento al mundo de la publicidad en San Juan. "Fue la primera persona que hizo los supercarteles, de 10 metros por 15 que había en España y Libertador, en Central y España, los que había en la ruta cuando ibas llegando a San Juan".

Se lo consideraba un visionario con respecto al auge del turismo y el deporte aventura en la provincia. "Se consiguió un taller metalúrgico, armó los carteles y los fue vendiendo a clientes sanjuaninos. Después vinieron muchísimos más que hicieron lo mismo y que hoy han comenzado a cambiar por esos grandes televisores. Él, entre otras cosas, fue un gran publicista, lo recuerdo con mucha alegría", sentenció De la Colina. 

 

 

Comentarios