Salud

Aborto en una clínica sanjuanina: pidieron respeto por el objetor de conciencia y que no asista en la práctica

La abogada Mónica Lobos informó que una enfermera fue suspendida 8 días y otra 2 días por no querer asistir a un aborto en una clínica privada.
martes, 12 de octubre de 2021 11:15
martes, 12 de octubre de 2021 11:15

En la mañana de este martes, un grupo de enfermeros manifestaron en la puerta de una clínica de la provincia pidiendo por un protocolo que permita no intervenir de ninguna manera en casos de aplicación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. La iniciativa se dio después de que dos enfermeras se negaron a participar de un aborto y producto de esto habrían sido suspendidas. Si bien ya habían manifestado que eran objetoras de conciencia, una de ellas terminó siendo obligada a asistir a la médica en el quirófano contra su voluntad y pese a eso le valió luego la sanción. 

Mónica Lobos, abogada de las dos enfermeras, interviene en el caso junto al equipo legal de ATSA para hacer valer el derecho del personal de trabajo que siente que fue discriminado y no respetado en sus derechos. Según explicó la abogada, las enfermeras fueron notificadas no por ser objetoras de conciencia sino por abandono de persona ya que no quisieron ayudar a la médica en la práctica.

"Se pide que sean respetadas para poder trabajar con libertad. Estamos en evaluación de las acciones, por ahora se van a impugnar las medidas pero estamos en el análisis de las medidas", destacó Lobos en radio Sarmiento quien confirmó que la primera presentación será en el foro Laboral pero no se descarta hacer 2 presentaciones judiciales más en los foros Penal y Civil.

"El hospital dice que hay un abandono de persona e incumplimiento de las tareas pro no es así. Ellas en todo momento han estado ahí... acá están siendo usadas como abandono de persona. Los directivos deben probar que había abandono de paciente, o a la médica que requería la asistencia", señaló la abogada quien explicó que ellos cuentan con la carta médica y el registro que confirma que movilizaron a la paciente y que incluso le dieron medicamento para bajar la fiebre.

"Para mi no hay un punto gris. Las enfermeras cumplieron con su deber de asistencia al paciente pero no se respetó el derecho de consciencia para no practicar el aborto", destacó Lobos.

La asistencia que se pidió en la clínica fue de pasar elementos a la médica para su actuación y luego sostener la chata donde caería los restos del aborto químico practicado. "Colocar la chata mientras la médica coloca las pastillas, es una participación directa en el hecho. Ante eso está la objeción de consciencia... la pregunta es inversa, si su actividad no fuera requerida por qué son obligadas a hacerlas", subrayó señalando que hay "enfermeras que hacen de camilleras y que deben dejar el piso sin asistencia para ir al quirófano. En ese caso sí sería abandono de persona".

La abogada explicó que la enfermera que ingresó contra su voluntad al quirófano al momento del aborto vivió una situación muy dura porque le tocó presenciar el final de una vida. "Se vio maltratada en sus convicciones, en un momento debió mirar para otro lado. Acá se denota la violencia que sufrió. Donde se respeta la libertad del otro pero no de ella", señaló aclarando que esta enfermera recibió una suspensión de 2 días.

"Hay 2 enfermeras que fueron maltratadas, injuriadas porque se las acusa de abandono de persona y como si fuera poco en este caso específico no se puso en ningún momento en riesgo a la paciente, por el contrario, pero sí estas 2 enfermeras vieron al límite. Todo el personal se encuentra en jaque. Los 11 enfermeros presentaron una nota pidiendo que se resguarde la objeción de conciencia", apuntó Lobos.

La abogada explicó que en el 2018 se inició el expediente en el Ministerio de Salud como objetoras de consciencia, se incorporaron y luego dieron aviso a los directores públicos y privados de la decisión que tomaron como objetores. La enfermera que intervino ese día en la práctica también se expresó objetora de consciencia pero lo hizo tiempo después cuando empezó a trabajar.

"Acá justamente es el problema. Hay una gran incoherencia en la notificación. Respetan la objeción de consciencia pero van a tener que probar donde está el abandono si está la asistencia en la práctica... hay desconcimiento del derecho. Si bien la ley habla de participación directa, para una enfermera colocar la chata es participación directa", finalizó la abogada.

Galería de fotos

Comentarios