Historia

Betty, la enfermera que le canta a sus pacientes dializados y les da "energía" para vivir

Beatriz Zamora es enfermera del Hospital Guillermo Rawson y usa su música para mejorar la calidad de vida de los pacientes que deben dializarse.
domingo, 10 de octubre de 2021 19:00
domingo, 10 de octubre de 2021 19:00

En los tiempos que corren, en el que el mundo se ocupa solo de sus propias realidades, Betty llega a romper con esa forma de vivir. Además de su trabajo de todos los días, encontró en la música y el stand up, el camino para desconectar a los pacientes dializados de su realidad durante las horas de tratamiento y lo hace ad honorem.

Beatriz Zamora tiene 49 años, es mamá de dos varones Emanuel de 29 años y Gastón de 30. Ambos son músicos especializados en el bajo y la batería. Betty es enfermera hace muchos años y desde 2015 lo hace en el servicio de diálisis, aunque por problemas propios de salud, ahora se desempeña en neonatología pero su lugar está con los pacientes que día por medio se dializan. 

"Yo desde chica siempre tuve una personalidad de bajo perfil e 'invisible' para todos. Cuando me tocó ser enfermera en el Rawson también lo hacía en el CIMAC, entonces la carga horaria que tenía era muy pesada hasta que mi cuerpo llegó a un límite y me dio estrés laboral", comenzó contando a Diario La Provincia SJ.

Aquellos fueron tiempos difíciles, donde la vida le mostraba realidades muy duras. Tal es así que al poco tiempo de ingresar a trabajar, se encontró con la muerte de 3 chicas jóvenes que se dializaban y eso la afectó mucho. "Por consejo de una psicóloga, empecé a destinar el poco tiempo que me quedaba para mi y hacer algo que también me gustara pero que sirviera para desconectar. Así es como hice lo que siempre soñé: estudiar canto y actuación, luego aprendí a hacer Stand Up", recordó.

Ésa fue "la mejor decisión" que tomó en su vida, según ella lo reconoce. Si bien siempre intentó "pasar desapercibida", el canto le cambió la vida y le hizo amar la vida y "encontrarle sentido a todo". "Es lo que me ayudó a recargarme de energías y poder transmitir esas ganas de vivir a los pacientes en mi trabajo", aseguró Betty.

Con el tiempo, la profesional de la salud empezó a especializarse en estos temas artísticos, dejó sus horarios en el CIMAC y entendió lo que luego le cambiaría su propia vida y que también ayudaría a cambiar la de los pacientes: "si la música y el humor me ayudó a que me abrazara a la vida, a que pudiera desconectarme y que le encontrara sentido a todo, ¿Por qué no probar montando un pequeño show a los pacientes dializados que van día por medio a concetarse a una máquina, con todo lo que eso significa?". Y así empezó todo.

Betty contó con orgullo que fueron sus compañeras del CIMAC quienes la empujaron a especializarse en lo artístico. Sobre todo fue Mirta Rueda, enfermera de la clínica y su compañera que siempre soñó con verla arriba de un escenario. "Fue la que siempre tuvo fe en ella y estuvo segura que con esto iba a llegar muy lejos. "Yo nunca lo creí pero ese apoyo me sirvió para creer en mí e ir para adelante. Luego con la Licenciada Andrea Castro y Mirta empezamos con esto del canto para pacientes dializados. En ese momento con el apoyo del equipo de enfermería del Rawson, también lo empecé a hacer ahí y desde 2015 no paro", destacó.

"Día a día veía cómo los pacientes iban al servicio, se concentraban a esa máquina que los dializaba y escuchaba sus historias. Veía como sus vidas cambiaban debido a la enfermedad, sus miedos, sus decepciones, algunos estaban solos, otros no contaban con el apoyo de la familia. Y me pregunté: "si la música a mi me salvó la vida, ¿por qué no usarla para cambiar también la de ellos?. Así empecé a hacerlo y lo mejor vino cuando me di cuenta lo que estaba logrando en ellos", contó la enfermera con emoción.

"De repente los pacientes iban al hospital con ganas de pasar esas 2 horas dializándose, cantaban conmigo, otros empezaron a ir con sus familiares. Es increíble cuando alguno de ellos terminaban el tratamiento del día y no se querían ir, querían quedarse y pasarla bien un rato más. Me di cuenta que podía lograr hacerlos volar a través de la música al menos un rato mientras duraba el tratamiento".

Esta tarea se suma a lo que Betty hace para fechas puntuales con sus shows hospitalarios como lo es Navidad, Fin de Año, Reyes, Día del Padre y de la Madre. En este sentido, ya se está preparando un pequeño show para esta semana que comienza, con motivo de celebrar el Día de la Madre con los pacientes de diálisis, en el que inclusive habrá sorteos y regalos. El próximo 14 de Octubre los pacientes dializados del CIMAC tendrán su festejo y el 15 de este mismo mes, el show se hará en el servicio de diálisis del Hospital Rawson.

Así es como Betty llena su vida concretando su vocación en la salud como enfermera, pero también siendo el ángel de estos pacientes que durante su tratamiento, los recarga de energía para seguir adelante.

Comentarios