Día del chofer

Alberto Ríos, el chofer que marcó la historia tras devolver casi $2 millones: "pensé en el hombre que se lo olvidó"

Alberto se encontró un maletín con moneda extranjera en uno de los asientos cuando manejaba la línea 28 de Chimbas a Concepción.
sábado, 9 de enero de 2021 17:00
sábado, 9 de enero de 2021 17:00

Una distracción, un maletín olvidado en un asiento con moneda extranjera y un chofer de colectivo honesto. Alberto Ríos fue esa persona que le devolvió la sonrisa a un hombre que cometió un olvido increíble. Chofer de colectivo de la línea 28, de la empresa Albardón SRL, devolvió casi 2 millones de pesos.

El hecho sucedió el 21 de agosto de 2009 pero hoy lo trajo a la memoria con melancolía en el Día del Chofer de Colectivos. “Lo recuerdo como si hubiese sido ayer”, comenzó expresando a Diario La Provincia SJ.

Aquel día, Alberto circulaba de Chimbas a Concepción, cuando un hombre subió al micro y se sentó en el tercer asiento. El colectivo iba con pocos pasajeros y todos ubicados más bien en el fondo de la unidad. Luego de transitar un tramo, el pasajero se bajó y se olvidó el maletín. 

"Cuando llegué al paradero de la unidad encontré el maletín. Siempre que encuentro algo lo abro para ver si hay algún documento o un teléfono para llamar a la gente”, explicó Ríos sobre aquella situación. Precisamente cuando lo abrió, le entraron los nervios y la "adrenalina" le "subió por el cuerpo".

"La verdad que pasé unos minutos muy preocupantes (...) nunca me imaginé encontrar tanta plata”, recordó destacando que todos eran dólares y euros que por aquel entonces llegaban a una cotización de 1.800.000 pesos. Si bien todo estuvo en sus manos, nunca se le cruzó por la cabeza dejárselos.

“Pensé en la persona que se lo olvidó”, confesó y por eso decidió llamar a la empresa para informar lo que había encontrado y le dijeron que esperara a que el olvidadizo reclamara el maletín. Cuando llegó el momento tomó la decisión de iniciar el recorrido y ahí lo volvió a ver.

“Me lo encontré en la avenida Rioja y Rivadavia. Él no sabia en qué colectivo andaba, me paró y me dijo que se había olvidado un maletín. Apenas lo ví, lo reconocí. Ese hombre tiritaba entero y se lo devolví. Me dio un abrazo y me apretó fuerte. Me dio las gracias, no quiso ni revisarlo y sacó 300 pasos de su billetera y me lo hecho en el bolsillo de la comisa. Yo no se lo quería recibir”, aseguró recordando que por ese hecho, llegaron a su casa los canales de televisión nacional como Telefe, El Trece y El Nueve.

Alberto se define como un tipo amable y asegura que tiene "un millón de amigos como dice la canción”. Actualmente es dueño de un negocio en la calle Hipólito Irigoyen antes de Balcarce, en Santa Lucia, que inició luego de retirarse después de 15 años de servicio.

“Siempre me gustó trabajar como chofer (...) Tuve auto trabajando de remis hasta que pude entrar a trabajar en los colectivos”, explicó el hombre que tuvo que retirarse cuando se le declaró una flebitis, que es una infección generada por la obstrucción de coágulos en las venas.

“El médico me dijo que si seguía trabajando me iban a cortar la pierna”, destacó señalando que “eso es consecuencia de los calores que pasa uno arriba de los colectivos sobre todo en verano (...) hoy en día hay móviles con aires acondicionado pero hace un tiempo no teníamos tantas comodidades como ahora y que uno viaja con la sube. Antes había que trabajar con el boleto y con el monedero. Hacíamos turnos hasta de nueve horas”. 

Sobre su labor como chofer expresa que siempre le encantó y lo disfrutó a pesar de que tuvo que dejar por problemas de salud. “Si uno hace las cosas bien, la gente lo reconoce. Eso es más importante que la plata. El dinero que uno no se gana no tiene sabor”, finalizó Alberto saludando a los choferes en su día: “lleguen a destino, disfruten las horas que trabajan porque es una forma de cuidar al pasajero y no descuiden a la familia que siempre espera que volvamos”.  

Comentarios