Redes

Desgarrador mensaje: la mamá de Priscila contó qué pasó el día de la trágica caída de la beba

La pequeña falleció el 1º de septiembre tras sufrir una fuerte caída y la joven escribió un posteo en un grupo en Facebook.
domingo, 20 de septiembre de 2020 11:21
domingo, 20 de septiembre de 2020 11:21

El 1º de septiembre se apagaba la vida de Priscila Schiany Fragapane, la beba de 1 año y 8 meses que luchó por su vida en Terapia Intensiva del Hospital de Niños, tras un complicado cuadro de salud que se desató tras una fuerte caída en su casa, el pasado 16 de agosto. Lo que primero trascendió como un posible accidente que involucraba a su papá fue, a decir de su familia, un golpe fatal que nadie pudo prever.

Su mamá Anna Fragapane se expresó en un grupo en Facebook acerca de lo que sucedió ese día en el que el dolor todo lo cambió.

"El día 16 de agosto de este año mi marido me traía una torta para festejar mi cumpleaños número 33. Él venía en la camioneta tipo Kangoo que le prestan en la empresa donde él trabaja! Yo fui a la parte de atrás, abrí y saqué la torta sin haber percibido que mi pequeña hija de 1 año y 8 meses salió detrás de mí. Yo cerré la puerta de atrás y volví a encarar para la vereda como para entrar a mi casa. Al parecer mi bebé estaba del otro lado mío, por eso no la vi. Mi marido arrancó para devolverle la camioneta a su patrón, a unas tres casas para adelante. Ni siquiera tuvo que hacer marcha atrás. Al parecer indica que mi bebé se apoyó en la parte de atrás y al arrancar y tomar velocidad la camioneta, ella perdió el equilibrio y su cabecita golpeó en la calle", detalló.

Continuó su crónica diciendo: "Mi hijo de 9 años me gritó: "mami, la Priscila se cayó" y yo le dije: "alzala", pensando que era un golpe tonto, al segundo se le escucha: "tiene sangre". Ahí se me vino el mundo abajo, solté la torta y salí al encuentro de mi hijo que traía a mi pequeña en brazos. Empecé a limpiar su sangre en el surtidor de la cocina, al pasarle la mano por segunda vez, mi hija se desvaneció en mis brazos (jamás olvidaré de ese momento)".

La desesperación hizo que la joven mamá saliera a buscar ayuda. "Ahí empezaron mis gritos a mi marido: "¡Sergio Sergio! Y él venía corriendo: "se me muere la Priscila, se muere mi hija por Dios!" Empezaron a aparecer los vecinos. Me desmayé. Mi marido partió al hospital del departamento en dónde vivo junto a una vecina. Al llegar allá fue inmediato el traslado al hospital central donde la ambulancia se quedó sin oxígeno y me vecina reanimaba a mi bebé mientras mi marido volvía a casa a buscarme a mí. En el camino hizo trasbordo con otra ambulancia".

Desde ese momento, se aferraron a lograr un milagro. "Mi bebé llegó al hospital y me dijeron que su cabeza estaba muy dañada, que la iban a operar de urgencia pero que no iba a pasar la operación. Ella salió y me dijeron que tenía que esperar 72 horas. También las pasó. Fueron 16 días en dónde se debatía entre la vida y la muerte. Su corazón latía, sus riñones, vejiga y pulmones funcionaban a la perfección pero su cabecita no despertaba. ¡Tenía muerte cerebral! Hasta que el día 1 de septiembre a las 16 hs. me dieron la peor noticia. Mi bebé había sufrió un paro respiratorio y no lo superó. Se me vino el mundo encima. Al día de hoy, sigo en pie por mi hijo mayor y mi marido porque él no tiene la culpa de nada. Yo también podría sentirme culpable por no haberla visto!. Estamos levantándonos todos los días como podemos! Sabemos que ahora tenemos un ángel que siempre será nuestra guía!"

Comentarios