Historia

Camillero sanjuanino con coronavirus: "es angustiante estar separado de la familia"

Ivan Montero tiene 28 años de edad y es camillero del área Covid del Hospital Rawson. El joven se contagió el día que trasladó a los dos pacientes provenientes de Caucete con el virus.
domingo, 30 de agosto de 2020 00:00
domingo, 30 de agosto de 2020 00:00

Solo en la habitación de un hotel. Su celular y el televisor son el único nexo continuo con el mundo exterior. Iván Montero tiene 28 años y atraviesa los primeros días aislado tras ser diagnosticado con coronavirus. Es uno de los siete camilleros que están en la línea del fuego, combatiendo la pandemia con esta labor en el equipo Covid del Hospital Rawson. A pesar de todos los cuidados y medidas de seguridad que adoptan, él se contagió.

Pensar en personal de salud del área Covid para muchos es referenciar a médicos y enfermeros. Sin embargo también están ellos, los camilleros que, como muchos trabajadores anónimos, se enfrentan a la enfermedad y la "pelean día a día" en la línea de combate.

"Soy agente de traslado, camillero, y estamos en primera linea con los contactos de covid", comenzó relatando a Diario La Provincia SJ.

El joven lleva 2 años en esta labor. Sus pasos los hizo siempre en el Hospital Rawson, donde conoció y se capacitó para enfrentar el desafío de la pandemia. En el hospital son 60 camilleros pero en el Triage del área Covid son 7. Cada uno hace una guardia por día y 48 horas antes de entrar al ruedo se someten a una prueba de salud para saber si tienen o no coronavirus. En esa instancia es que a él le detectaron la enfermedad.

"La vestimenta es igual para todos. A mi me tocó trasladar los dos primeros casos de Covid que venían de Caucete. Llegaron sin nexo epidemiológico y supongo que una mala maniobra al pasarlo de la burbuja a la habitación es lo que provocó el contagio. No se la carga viral que traerían pero me cuidé mucho y me contagié", lamentó el joven con una voz que dejó traslucir la preocupación y la angustia que vivió las horas posteriores.

El 18 de agosto fue la fecha clave. Aquel día a Iván le tocó hacer el traslado del paciente en la camilla desde el área de Triage de Covid hasta la Terapia, en el hospital Rawson. En aquel momento el personal de salud aún no tenía la confirmación de que ambos cauceteros eran coronavirus positivo sin embargo los cuidados los tuvieron en todo momento bajo los protocolos sanitarios.  

"Nunca nos relajamos porque siempre llegan pacientes con problemas respiratorios. Cualquier persona es sospechoso por más que no hubiera casos", aseguró.

Unos días después se sometió al control de hisopado que se hace a todo personal de salud como control para saber su estado de situación. Ahí detectaron que había contraído el virus y se dispuso inmediatamente que quedara aislado en un hotel. De esta forma desde el martes pasado cumple aislamiento estricto y sus contactos estrechos fueron hisopados y dieron negativo.

"Desde un principio teníamos miedo porque es algo que no conocemos. Más miedo da pensar en la familia. Me pasó que me contagié y vivo con mi novia. Dio la casualidad que ella no se contagió y tampoco el resto de mi familia. Estoy tranquilo por eso", agregó.

Ivan transita la enfermedad sin síntomas y aferrado a los seres queridos, por más que no los tenga cerca. A través del celular mantiene videoconferencia con sus afectos y eso lo mantiene en pie todo el tiempo. Este viernes, sus compañeros de trabajo le llevaron un grato presente que se convirtió en ese aliento para seguir adelante el tramo de la enfermedad. Cartas escritas a mano, gaseosas, alfajores y rosquitos compusieron el regalo que llegó al corazón. Es que en su lugar de trabajo se encuentra su "segunda familia".  

"Es algo angustiante, estar lejos de la familia, excluido. Gracias a Dios tengo compañeros que son excelentes, no son profesionales de la salud pero trabajan de manera comprometida. Son igual que una familia, son mi segunda familia", dijo con orgullo el joven acentuando con su tono las palabras.

El joven siente la necesidad de recordar a cada instante que el trabajo del camillero, y que hoy cumplen sus compañeros, es muy importante y también están en la línea de fuego para combatir la enfermedad. "Ellos también necesitan el apoyo de todos los sanjuaninos y están expuestos (...) éste es un virus muy difícil de detectar, de saber que mal le hace a cada persona", finalizó.

Actualmente hay 14 trabajadores de la Salud que cursan el proceso de infección de coronavirus. Algunos son sintomáticos y otros no. Pero su compromiso con el trabajo hace que piensen en volver a trabajar una vez que se recuperen.

Comentarios