Historia en pandemia

Control de Bermejo: la lucha silenciosa de los policías para proteger a San Juan del coronavirus

Los efectivos del control de Bermejo trabajan 48 horas por 24 horas de descanso. En cada jornada laboral extreman las medidas de protección para evitar los contagios. Este fin de semana vivieron una jornada atípica.
lunes, 3 de agosto de 2020 00:00
lunes, 3 de agosto de 2020 00:00

Extreman los cuidados pero saben que están expuestos. Usan barbijos, guantes y alcohol en gel permanentemente y si bien no entran en contacto físico con nadie de los que ingresan a la provincia, están expuestos a contagiarse de coronavirus. Eso lo saben los efectivos que trabajan en los 3 controles policiales de los corredores seguros para ingresar a San Juan. 

Sin embargo, este domingo se vivió una jornada atípica en el control policial de Bermejo, sobre Ruta Nacional 141, a 100 kilómetros de la Ciudad de San Juan. La dinámica que traían de un sábado tranquilo se alteró cuando el test rápido de chequeo de coronavirus dio positivo en un efectivo de las fuerzas provinciales que allí trabaja. A partir de este hecho, todos los que terminaban su turno esa mañana pasaron a aislamiento hasta que estuviera el resultado del PCR. Finalmente aquel test fue un falso positivo y se comprobó que el policia en cuestión no tenía covid-19.

Trabajar en un control policial no es fácil pero quienes están allí saben que se prepararon para enfrentar cualquier situación "poniendo el pecho" a todo, incluso al coronavirus. 

Este sábado, le tocó cubrir el control de Bermejo al subcomisario Horacio Cabello (49), jefe de Servicios Especiales, de Adicionales de la Policía de San Juan. Ese día fue "tranquilo" con la circulación vehicular y no hubo mayor afluencia al que se vive cualquier fin de semana. 

"Estamos siendo rotados, en los 3 pasos controlados. Hay una guardia por cada control con todos los subcomisarios de un grupo grande, de acuerdo a una orden de servicio del D3. Ya me tocó estar en el control de San Carlos y éste es el segundo turno que me toca. Como estamos en pandemia, en sí estamos muy tranquilo. Los días de semana son días movidos porque hay mucha afluencia vehicular, de camiones", explicó a Diario La Provincia SJ, el subcomisario que lleva 22 años de servicio.

Pese a ser un día "tranquilo", la cantidad de camiones que pasan por la ruta y se detienen en el control es constante. Mientras el subcomisario habla, los efectivos que trabajan en el puesto salen a la ruta con las tablets a tomar los datos de los conductores que pasan por el control. Allí les piden colaboración a los transportistas que vienen a descargar a la provincia o circulan en Tránsito y estos responden de diferentes maneras.

"El hisopado tan seguido a los camioneros y gente que se dedica a trabajos de provincia a provincia termina siendo para ellos agobiante. Si bien está el test rápido, se tienen que hacer un hisopado que dura una cierta cantidad de días", relató Cabello.

Por ese motivo, y la presión mezclada con cansancio que generan los viajes de larga distancia, algunos transportistas cuestionan a los efectivos su autoridad para tomar ciertas medidas. Otros no aceptan el hecho de que sean obligados a pasar por el test rápido  o hisopado, o tener que fajar las puertas para que el que no hace escala en San Juan no detenga ni cambie su rumbo. Sin embargo la mayoría acepta las condiciones y protocolos vigentes y colaboran con los efectivos policiales.

"Le hacemos ver que este es nuestro trabajo, que tenemos que colaborar entre todo y sobre todo paciencia. Sabemos que ellos están cansados, vienen cansados porque manifiestan que en otras provincias pasa lo mismo, le fajan las puertas. Pero tratamos de hacer entender que es nuestra labor y un bien para todos. Para cuidar y cuidar a la población le obligamos a mantener el protocolo", explicó el cabo Daniel Martínez (39), quien lleva 13 años trabajando en las fuerzas provinciales.

El control es el paso obligado de quienes transitan rumbo a La Rioja o para hacer turismo interno en Valle Fértil. Actualmente hay un proyecto para trasladar el control hacia el límite con Chepes y si bien no hay fecha puntual, porque implica una inversión en infraestructura, se espera que sea inminente. 

Daniel Martínez cumple funciones en el control de Bermejo desde hace 6 años de manera ininterrumpida. Es uno de los pocos que "va quedando" en el lugar, de todos los que alguna vez estuvieron trabajando allá. La dinámica en aquel lugar la conoce a la perfección y ha visto cómo ha cambiado todo a lo largo de estos años, pero muy especialmente con la llegada de la pandemia.  

"Soy uno de los que va quedando, se va moviendo personal y gracias a Dios sigo acá en el control. Con la llegada de la pandemia nos ha cambiado 100% la vida y la manera de trabajar. Antes el trabajo de control era selectivo, ahora todo el mundo que ingresa a la provincia es entrevistado", contó el cabo quien vive en 25 de Mayo con su familia.

Al igual que el equipo que trabaja en el lugar, una jornada laboral es de 48 horas y cuentan con un descanso de 24 horas. Cada vez que debe dejar el puesto y volver a su hogar debe someterse a control de test rápido. Luego a los 15 días se expone al hisopado para ver si contrajo o no coronavirus. Hasta el día de la fecha nunca pasó por esta situación de contagiarse pero sí de tener en frente a una persona que dio positivo.

Se trata del caso del camionero de nacionalidad boliviana que le dio positivo el test rápido y tuvo que activar el protocolo para que sea trasladado al hospital para ser hisopado. En aquel caso, al hombre también le dio positivo el PCR y tuvo que cumplir la etapa de aislamiento en San Juan hasta que superó la enfermedad y finalmente se recuperó de la enfermedad.

"Lo que me llamó la atención es que no tenía síntoma visible. Se fue sorprendido y asustado. Eso me llamó la atención y me dio un poco de miedo. No pensé que iba a llegar la enfermedad y de repente tenía una persona con ese virus al frente mio, a un metro y medio y sin presentar síntomas. Eso me presentó miedo y asombro. Uno veía eso tan lejano y de golpe lo tenía en frente", explicó el efectivo quien confesó: "todas las veces que me toca subir me encomiendo a todos mis santos".

Si bien el equipo que trabaja en el control lo hace con "un poco de recelo", por el miedo propio de cualquier ser humano, cada uno deposita la seguridad en los métodos que aplican para cuidarse de cualquier contagio. Las medidas de protección se potenciaron con la llegada del coronavirus y con esto los cambios de hábitos y costumbres, entre estos por ejemplo, el tomar mate solo.

Tanto él como el subcomisario Horacio Cabello, y todo el equipo del control de Bermejo, estuvieron aislados por unas horas este domingo tras el test positivo de un colega del servicio GAM. Cuando finalmente la prueba PCR dio negativo en coronavirus, todos pudieron salir de este estado y reencontrarse con sus familias para volver a retomar de a poco la vida normal.

 

Comentarios