Historias de cuarentena

El abrazo de la Madre: llevan a la Virgen de Fátima a bendecir a los "soldados de la pandemia"

Encabezada por el sacerdote José María Solar, la imagen de la Virgen llegó al Centro de Adiestramiento René Favaloro y al centro de salud de Médano de Oro. Emoción y búsqueda de protección divina, ante una pandemia que no se va.
jueves, 23 de julio de 2020 00:00

La pandemia de coronavirus movilizó las certezas de lo que conocíamos como normalidad. En ese vaivén de emociones, quienes tuvieron que fortalecerse y armarse día a día fueron los trabajadores esenciales, sobre todo los del sector de salud. Y este transitar, la contención de una Madre viene a dar fuerzas, a conmover y a reafirmar la vocación.

Con esa premisa, desde la parroquia “Inmaculado Corazón de María de Fátima”, más conocida como el “Santuario de Fátima”, decidieron ir a su encuentro. Encabezada por el sacerdote José María Solar, una caravana de vehículos acompañó a la imagen de la Virgen hasta el Centro de Adiestramiento René Favaloro y al Centro de Salud que funciona en el CIC del Médano de Oro. Allí, con las medidas sanitarias del protocolo por COVID-19, faltó el abrazo real pero el del alma y la fe se sintió con más fuerza.

Conmovidos, tras las máscaras y los barbijos, enfermeros, médicos, odontólogos y especialistas se tomaron un momento para rezar y recibir la bendición de manos, por parte del sacerdote que les dedicó un fuerte mensaje de esperanza. Ellos, que están en el frente de batalla como “soldados de la pandemia” se lo agradecieron. También, los pacientes que estaban en el lugar.

El frío no los frenó sino que los alentó a que en esta “nueva normalidad” la Iglesia Católica en salida marque corazones. “Este año, nuestro templo cumple 10 años y nos reunimos con varias personas de la comunidad y empezamos a hacer una planificación de actividades. Lo que queremos es que los 13, que son los días que se honra a la Virgen, podamos concretar gestos especiales y alusivos. La clave de esta celebración era memoria agradecida”, detalló a Diario La Provincia SJ, el padre “Lole” Solar.

“Nos surgió llevar a nuestra Madre a los centros sanitarios; allí donde se está dando la vida. En principio, se trata de sólo llevarla, es decir no ingresar para mantener las normas sanitarias y pensamos en los hospitales Rawson y Marcial Quiroga. Pero prudencia, decidimos que no”, destacó en referencia a cuidar el distanciamiento social.

En ese momento, fue que la mirada se dirigió hacia la comunidad más cercana. “Llegamos hasta la “Rotonda” y a Médano de Oro que es la otra zona cabecera de nuestra parroquia. Pedimos los permisos y hacia allí marchamos”.

Solar describió como “extraordinario” el encuentro y la emotiva recepción. “Les dimos la bendición y rezamos un misterio del Rosario. Compartimos con ellos nuestro mensaje de agradecimiento y en función de los que ellos hacen, la bendición de manos fue el signo más fuerte”, dijo. En ese “abrazo mariano”, hubo muchas caras conocidas.

“En la Rotonda, encontramos al dentista, al psicólogo, a los que extraen sangre, los médicos y algunos enfermeros que vienen a la parroquia; son parte de la comunidad. Inclusive, los que estaban enfermos son fieles de aquí y participan en las misas”, dijo.

El padre José María Solar junto a María "en salida" en esta pandemia. 

La recepción más fuerte se dio en la zona del Médano. “Toda la comunidad es más religiosa y participan activamente en las misas. La médica del centro de salud es muy cercana; hija de una colaboradora de la parroquia y se alegró mucho. Se produjo algo muy bonito ya que la gente, respetuosamente y conociendo que tenemos que cuidarnos con el distanciamiento, quiso ser parte de este gesto. Los que estaban en la plaza y en las oficinas buscaron su lugar para participar con su oración. En la tarde, tomamos las intenciones que ellos dijeron y las ofrecimos en la misa”.

Tras ese primer acercamiento, quedaron en evidencia los sentimientos, las sensaciones y todo aquello que atraviesa la labor de los trabajadores sanitarios sanjuaninos. “Hemos notado un clima de impotencia por lo que está pasando pero también de descubrimiento del valor de lo trascendente. Detrás de cada uno de los trabajadores de la salud, hay familias. Si ellos se contagian, habrá seres queridos que van a sufrirlo. Hay un signo de buscar una especial protección. La gente está sensible y hay una apertura hacia lo divino. Y María es la figura maternal, de protección de la salud. Además, cualquier gesto que se les acerque en este tiempo se recibe muy bien. Que la Madre María se acercara fue enternecedor”, manifestó.

El gesto de bendecir las manos, elegido para dar gracias en los 10 años del templo.

Si bien la pandemia es una experiencia de vida que ha marcado al mundo, el sacerdote recuerda que esta búsqueda de fe y protección se dio de manera similar durante la Guerra de las Malvinas. Con la diferencia, por supuesto, que en ese tiempo los templos se colmaban de fieles. Hoy, el distanciamiento social lo impide. “Cuando sufre el pueblo, se acude a la Virgen y a los santuarios. Veía que la gente necesitaba la protección. En esta pandemia, pude ver que constantemente había personas que se paraban ante la imagen de la Virgen en la Gruta y rezaban un rato. Después, cuando hubo más flexibilización, ya se animaban a tocar la imagen y seguir. Cuando se abren las Iglesias, vimos mucha emoción y nos reencontramos con quienes hacían las adoraciones, con quienes participaban en las misas y de la Eucaristía. Hubo aplausos y llantos. En más de 100 días, haciendo una comparación, no era lo mismo sentir un abrazo que verlo por TV”.  

El “dar gracias” continúa

Desde la Parroquia se preparan para que el agradecimiento llegue a los trabajadores de la cultura con la participación de los artistas cercanos a Fátima como Giselle Aldeco, Los Puneños y otros.

Además, se preparan para bendecir el trabajo. “Vamos a compartir con productores del Médano. Hemos realizado otras misas antes entre los puestos. Con un gran respeto, se genera un clima muy lindo. Lo vamos a realizar en la siesta que es su nuevo horario de trabajo e involucran tanto a puesteros como a la gente que va a comprar allí”, señaló el sacerdote y se concretará el próximo 13 de agosto.

Comentarios