Historias

Guardianes sanjuaninos: la misión de detectar el coronavirus en los controles de ingreso a la provincia

Son profesionales y trabajan día a día para identificar a las personas que ingresan con COVID-19 por el puesto de San Carlos. Hace pocas semanas pudieron frenar la circulación de un chileno que dio positivo.
lunes, 13 de julio de 2020 00:00
lunes, 13 de julio de 2020 00:00

Están atentos en la ruta. Miran, esperan y actúan. Bajo el intenso frío de invierno o con las siestas cálidas, los "guardianes" de la salud trabajan como centinelas para evitar que el coronavirus ingrese a la provincia. Vestidos con batas descartables, dobles guantes de latex, barbijo y máscara, su presencia llama la atención. Cuidan los detalles al máximo para evitar cualquier contagio y se preparan para actuar minuto a minuto. 

"Estamos haciendo Patria", dice una enfermera mientras ve de manera increíble cómo los colores de la bandera nacional argentina se reflejaban en el vidrio del puesto del control sanitario de San Carlos, en Sarmiento. Los cerros color celeste por el atardecer, las nubes y el cielo reflejan la bandera e invitan a la reflexión. Erica Videla (31) y Florencia Villaverde (28) son sanjuaninas, licenciadas en enfermería y conforman el equipo de 14 profesionales que trabajan día a día en ese puesto para testear a los que ingresan a la provincia por ruta 40.

Ambas tienen familias y estar ahí significa exponerse para algo que están preparadas. Cada persona que llega de otra provincia o país son potenciales contagiados con coronavirus, hasta que el test diga lo contrario. Sin embargo se enfrentan a ese momento con la certeza de que las medidas que adoptan son las correctas para protegerse y a la vez cuidar a los suyos.

"Con gran profesionalismo llegamos a esta lucha que nos toca vivir. Con mi colega tratamos de llevarla de la mejor manera como todos los chicos acá para hacerle frente a la pandemia", comienza expresando Florencia a Diario La Provincia SJ, con la voz firme y la postura derecha.

Ella trabaja en ese puesto desde el 23 de junio pasado y estar ahí le genera mucho orgullo. Sabe que es todo un desafío, para el cual hay que estar preparados y más si tienen una familia que los esperan en casa. Cada 4 horas, como el resto de sus colegas, debe cambiarse el EPP, Equipo de Protección Personal, y cuando llega alguien para testear deben estar muy conscientes de cada paso a tomar.

"A veces pasa el miedo por la mente pero bueno, es algo a lo que estamos expuestos siempre", reconoce con una sonrisa que no se ve en su boca pero sí en sus ojos que se estiran al expresarse. 

La joven obtuvo el amor a esta profesión de la mano de su mamá, quien es enfermera y es quien la motivó en este camino de la sanidad. "Trabajo con mi mamá que tiene 32 años de servicio y vivimos con mi abuela que es grande, tiene 87 años. Ambas tratamos de tener calma y cuidarnos siempre. Mi mamá todavía no se jubila y también está en la lucha contra el coronavirus", asegura al momento que mira a su compañera, Erica que acompaña sus palabras acentuando con la cabeza. 

Al igual que Florencia, para ella la salud es todo un desafío y cada vez que se protege piensa no solo en su familia sino también en los sanjuaninos que están siendo cuidados a partir de estos testeos de cualquier posible contagio.

Increíblemente los colores de la bandera se reflejan en el vidrio

"Es un desafío y es algo muy importante porque somos el filtro para evitar que se produzcan contagios en la población", señala con gran responsabilidad. Su labor no transcurre solamente en el puesto de San Carlos sino que también está encargada del sector COVID, del servicio de internado del hospital Ventura Lloveras, en Sarmiento.

En aquel nosocomio estuvo internado unas horas el chileno que dio positivo con coronavirus hace pocas semanas. Por ser asintomático fue trasladado a un hotel para terminar el proceso de la enfermedad y poder luego recibir el alta con el fin de seguir su camino en la ruta.

"Lo primero que pensé cuando dio positivo fue 'ojalá que no haya tenido contacto con alguien'. Pero yo estaba tranquila porque siempre se toman las medidas necesarias con respecto a la protección personal, más en Media Agua que es un hospital de referencia", señala la joven enfermera quien al final confiesa que como cualquier persona tiene "ese miedo que en algún momento te podes contagiar pero dentro de todo estoy tranquila porque usamos todas las medidas necesarias para protegernos".

En el control de San Carlos trabajan 14 personas por cada turno y no solo incluye enfermeros sino también administrativos y hasta kinesiólogo y asistente social. Cada uno de ellos tiene un trabajo esencial y articulado para detectar el coronavirus y actuar rápido bajo los protocolos de Salud Pública. En su labor diaria, el equipo no solo desarrolla su labor con compañerismo sino también con buen humor para trasladar ese clima a la persona que va a someterse al test y de esa forma despojarlo de sus miedos en este proceso. 

 

Comentarios