Lo que se llevó la cuarentena

El 2020 con la pandemia arrasó con locales emblemáticos de San Juan

Este 2020 quedará marcado en la historia por múltiples motivos, uno de estos es el cierre de emblemáticos locales gastronómicos, de indumentaria y hasta boliches que marcaron a los sanjuaninos a lo largo de los años.
jueves, 31 de diciembre de 2020 00:00
jueves, 31 de diciembre de 2020 00:00

El 2020 fue un año que quedará en la memoria de todos como un año de dolor, angustia e incluso desesperación para muchos. El coronavirus atravesó a todo el país y el mundo provocando diferentes consecuencias, entre éstas una crisis económica. En San Juan, un centenar de locales comerciales y gastronómicos cerraron, además de boliches y agencias de turismo.

El escenario que había hace un año, no es el mismo que al cierre del 2020, con reconocidas firmas que pudieron soportar todo tipo de avatares pero no la que provocó la cuarentena por el coronavirus. Locales de renombre y con historia como Café Entre Tiempos, Freud y La Pausa, por solo nombrar algunos, bajaron la persiana para siempre dejando atrás décadas de historia entre los sanjuaninos. 

Un café que sobrevivió al tiempo
Era considerado como "histórico". Llevaba 60 años abierto de manera ininterrumpida y solo cerraba de manera ocasional. Éste conservaba la tradicional barra barra larga y supo marcar su sello a lo largo de las décadas. Café Entre Tiempos, que históricamente supo ser Café Soppelsa se ubicada en la Galería Estornell. Allí el aroma a café se cruzaba con los recuerdos y las historias de quienes tradicionalmente ocupaban sus banquetas. Sobrevivió a todo desde la dureza de la dictadura hasta las crisis inflacionarias de Alfonsín y De la Rúa. Pero el golpe del coronavirus obligó a cerrar sus puertas y desde aquel 19 de marzo, previo a la declaración del aislamiento social de la pandemia, nunca más volvió a abrir sus puertas.

Quienes hoy atraviesan por el lugar miran con nostalgia la barra de curva y contracurva que nació en la década del '60 con esteban Soppelsa y que nunca fue modificada. Allí, desde fines del año 1969, atendía don Pedro Garro Cayetano cuya imagen era característica por su chaquetilla y su sonrisa.

Hoy ese lugar está cubierto de polvo, sus paredes de vidrio permiten ver para el interior. Sobre la barra no hay nada, nada de nada. En la memoria de muchos está la balanza, la tolva y la máquina de moler café. Sin embargo ya no están e incluso los carteles que perduraron durante las primeras semanas de la reapertura del comercio, que recuerdan las promociones de venta, tampoco están.

Café con historia
"Estamos más triste que nadie, es como si me faltara alguien". Con esas palabras, Alfredo Dufour reflejó el dolor que siente por el cierre del café que colocó cuando apenas tenía 42 años frente a la plaza 25 de Mayo: Freud. Hoy en el local cuelga el cartel de "dueño alquila" y refleja una realidad que es fruto de la pandemia, el cierrepor la falta de actividad.

"Es por la situación", comenzó explicando, el pasado 4 de junio, con la voz quebrada a Diario La Provincia SJ, reticente a dejar que la pena y melancolía lo aborde. "Hay que hacer otras cosas, reformular Freud. No tengo ganas de seguir, soy un hombre grande y mi socio también", agregó.

El local nació en la cuadra sobre General Acha y avenida Ignacio de la Roza hace 26 años. Por ahí pasaron figuras emblemáticas de la política pero también del espectáculo y el deporte no solo  local sino también nacional. Entre las figuras que se tomaron un café ahí o compartieron largas charlas se encuentran Mauricio Macri cuando era jefe de Gobierno Porteño, y el ex vicepresidente Carlos "Chacho" Álvarez, entre otros.

"Recuerdo que el presidente actual, Alberto Fernández, estuvo una noche ahí hace unos años. No era funcionario y conversó con todos los que estuvieron ahí", recordó con nostalgia y luego enumeró los jugadores que también pasaron como Carlos Tapia.

El café que atraía por su pastelería
Ubicado sobre calle Mendoza, entre Laprida y Rivadavia, el café La Pausa llevaba 17 años entre los sanjuaninos. Su tradicional Torta Polonesa y las diferentes masas finas y pastelería hacía de este lugar un espacio muy especial para los amantes del café. Quienes ingresaban, tenía la posibilidad de llevar las delicias o probarlas en algunas de las mesas que se encontraban en su interior.

Sin embargo, la cuarentena pegó una "bofetada" y hoy tiene sus persianas bajas con carteles de "vende". Quienes transitan por la vereda se encuentran con todos los elementos propios de un café pero exhibidos para la venta. Desde la vajilla hasta las bandejas y mostrador, todo espera por algún comprador mientras la gente mira con nostalgia.

Y si bien el local no abrirá más sus puertas, el servicio seguirá existiendo. Es que su dueño, Juan Navas (dueño del Café El Águila con su familia) seguirán vendiendo sus tortas y postres vía telefónica. Así los clientes, y aquellos que acostumbraron a comprar para eventos especiales sus exquisiteces podrán seguir con la tradición, aunque ahora adaptado a los tiempos.

Charo, la tienda que vistió para las fiestas
"Esto era mi vida". Con esas palabras, Rosario Santiago expresó lo que significaba para ella "Charo", la tienda de indumentaria para fiestas que ya no volverá a abrir más sus puertas. El local estaba ubicado en el ingreso a la galería Central y por más de dos décadas supo vestir a diferentes mujeres sanjuaninas. 

"Fue un negocio en el que me inicié hace más de 25 años con muchas prendas para dama, fiestas, pero surgieron estos inconvenientes de la pandemia y me vi obligada a cerrar", comenzó expresando Rosario a Diario La Provincia SJ.

Charo era una tienda que contaba con vestidos para fiestas largos y cortos, de diferentes diseños, pantalones y blusas que eran adquiridas por mujeres de distintas edades y estructuras corporales. Siempre se ubicó en el mismo local y supo conquistar su clientela que pasó de generación en generación. Sin embargo, primero por la cuarentena total y luego por la suspensión de las fiestas privadas y públicas, ya no puede vender y mantener los costos se hace imposible.

"Esto era mi vida. Estoy en el comercio desde hace 40 años y Charo era mi ritmo de trabajo. Lo hacía con mucho gusto pero dado esta situación, son muy altos los alquileres, las expensas", explicó la mujer que si bien estaba jubilada se seguía dedicando a esta actividad 100%.

Tizziano, el restó que reunió a familias y amigos

Tizziano era un emblemático restó ubicado en avenida Libertador y San Miguel, en Rivadavia, que durante años congregó a amigos y familias entorno a las mesas. Los tradicionales lomos con papas de diferentes variedades o las distintas pizzas con cerveza servida caracterizaron a este local que supo conquistar los paladares y fue un clásico para elegir los fines de semana.

En diciembre del 2019 el local ya venía golpeado por la situación económica que atravesaba por el país pero pudo sostenerse por unos meses hasta que la pandemia con la cuarentena lo golpeó duramente para no poder levantarse más. "Es muy triste porque por más que teníamos menús muy similares, nunca competíamos y la relación entre sus mozos y nosotros era muy buena, con amistad de años", expresó uno de los empleados de una reconocida lomoteca vecina. 

En marzo, el local cerró sus puertas para siempre y el cartel permaneció recordando esos viejos tiempos por varios meses. Ahora el espacio está siendo remodelado para darle vida a una nueva casa de comidas. 

Otros que cerraron: boliches, tiendas de ropa y emblemáticos locales gastronómicos

 

Comentarios