Cambios

La nueva cara de los salones de eventos infantiles en San Juan al reabrir tras 7 meses sin actividad

Se autorizó a que prestaran servicios como rubro gastronómico y empezaron a reinventarse. Las familias recurren a ellos para concretar celebraciones postergadas por la pandemia.
domingo, 4 de octubre de 2020 08:42
domingo, 4 de octubre de 2020 08:42

Desde que fueron autorizados a funcionar como servicio gastronómico, los propietarios de un porcentaje de los salones de eventos infantiles en San Juan encararon el proceso de reconvertirse. Es que muchos de ellos no tenían incluido precisamente el ofrecer un menú sino que eran las familias que celebraban un cumpleaños las que llevaban la comida y allí, sólo se servía. Es por ello que en el arranque de este mes, recién algunos han logrado concretar la reapertura tras 7 meses sin actividad mientras aumentan las consultas por reservas desde quienes han sido sus clientes y esperaron la flexibilización de la cuarentena por COVID-19.

"Este sábado volvemos a celebrar un cumpleaños en nuestro salón. Fue un trabajo arduo el reabrir ya que pasó mucho tiempo desde la última vez que recibimos público. Nos sentimos como si estuviéramos inaugurando", expresó Liliana Sánchez, propietaria de Fun Zone y presidenta de la Asociación de Eventos Infantiles. Detalló que "como funcionamos a modo de restó, podemos utilizar el 30% del espacio interior y el 40% del exterior. Dependiendo de la capacidad del salón, va a variar la cantidad de personas que podrán asistir". Entre las medidas sanitarias están la toma de temperatura, el registro de datos, uso permanente de alcohol en gel en las manos y de barbijo hasta el momento de consumir alimentos y bebidas.

Además, del mismo modo por el protocolo que los rige, "no hay restricciones en cuanto a la asistencia de los niños ya que los papás van con ellos a los restaurantes, actualmente". En ese sentido, otra alegría para los empresarios es que les autorizaron el uso de juegos infantiles, bajo la propuesta que oportunamente realizaron. "Se los utiliza de manera individual y junto a quien cuida a los chicos está quien desinfecta; ya que sugerimos la incorporación de la figura del agente sanitario. Se organiza a los chicos y se les explica cómo tomar distancia entre ellos, incluso señalado en el piso, y que antes y después de jugar, deberán desinfectarse las manos. Por supuesto, el juego también se limpia constantemente", explicó. Los niños pueden subir de a uno en pelotero, en camas elásticas y propuestas de aventura, con arnés. 

Sobre los adultos, "ocupan las mesas de acuerdo a la capacidad permitida y están ubicadas de tal manera que pueden conversar entre mesas o verse todos a las caras. Se vigila e insiste en que se debe cumplir el protocolo de distanciamiento social y uso de barbijos hasta que llegue el momento de comer, porque no nos arriesgaremos a una clausura", insistió.

Las familias que durante meses esperaron por celebrar cumpleaños de sus hijos son las que consultan y ya reservan. "Desde que se nos autorizó, en nuestro salón ya tenemos 4 reservas y las averiguaciones no cesan. En nuestra asociación acordamos que la base para contratar el salón por 3 horas es de $5000. De allí, todo lo extra se paga aparte. Es decir que mantenemos el valor de marzo. Sobre nuestro personal, tenemos un promedio de 5 personas afectadas entre mozos, agentes sanitarios, cocinera y quienes cuidan a los chicos", destacó Liliana.

Arranque dispar

La presidenta de la Asociación de Eventos Infantiles reconoce que para todos los empresarios del sector no está resultando sencilla la vuelta. "La cocina es todo un tema y algunos evalúan tercerizar ese servicio para poder llevar adelante la apertura. También depende de la superficie cubierta que tengan si les conviene abrir o esperar porque no todos cuentan con patio externo", señaló.

El menú que se ofrece es muy similar al que ha caracterizado a los cumpleaños, desde panchos, nuggets de pollo y papas fritas hasta pizza libre, colita de cuadril y empanadas.

Comentarios

Otras Noticias