Procedimiento

Ataques de perros en San Juan: cómo se trabaja en las 90 denuncias en lo que va del año

En estadísticas de Salud Pública, es el número de casos que llegaron a los hospitales. Qué es lo que se prioriza.
sábado, 07 de septiembre de 2019 15:24
sábado, 07 de septiembre de 2019 15:24

La violenta muerte de Zahir Peñaloza, el bebé de 2 años que fue abordado por una jauría en el callejón Tello de Marquesado, es la segunda a causa de episodios que involucran a perros en la provincia. Antes, una anciana perdió la vida por las heridas sufridas por el ataque de un can. Lo cierto es que las mordeduras de perros son hechos frecuentes en nuestra provincia y en lo que va del año se denunciaron 90 casos, de acuerdo al ministerio de Salud Pública.

¿En qué consisten esas denuncias? Se trata de los casos atendidos en los centros antirrábicos que funcionan en los hospitales Marcial Quiroga y Rawson. Algunas personas llegan allí derivados de otros centros de salud, dependiendo de la complejidad, para recibir un tratamiento antirrábico. Lo que sucede es que en la mayoría de los casos, las personas no conocen al animal y por ende, no saben si puede tener rabia.

Verónica Pérez, responsable de Zoonosis de Salud Pública, señaló a Diario La Provincia SJ que "lo primero que indica un infectólogo es la vacuna y un tratamiento tanto para pacientes pediátricos como para adultos. Se llenan planillas con los detalles de cada caso y esa es la información actualizada de la que disponemos. Hasta el viernes, se trató a 90 personas, 19 de las cuales son menores de edad".

Durante 10 días se aplica no sólo ese tratamiento sino que se trata de localizar al animal y también se hace la observación de su salud. Esto se realiza tanto en lo público como en el ámbito privado, cuando esa parte se hace en veterinarias. "Puede suceder que el animal muera en el transcurso de esos días. En ese caso, su cuerpo es sometido a una autopsia en el Hospital Marcial Quiroga en la que se extrae material encefálico (cerebro). La muestra se lleva al hospital Pasteur en Buenos Aires. Si el resultado es negativo, quiere decir que no tenía rabia y no se continúa el tratamiento en el paciente mordido", detalló.

Pérez señaló que son frecuentes las mordidas a personas que transitan en motos o en bicicletas y "en ese caso a veces las personas no recuerdan al animal o lo confunden. Puede tratarse de una mascota a la que dejaron suelta o un callejerito que está algunos días allí y después se va. Acá va la responsabilidad de los adultos: los dueños deben mantener a los animales encerrados y en caso de callejeritos, comprometerse a que al menos se les coloque vacunas antirrábicas en los operativos gratuitos en municipios. Ni hablar si son animales con dueños; no hay excusas para no vacunarlos".

Sobre la primera medida a tomar cuando alguien es mordido por un perro, es fundamental lavar la zona con agua y jabón. "A veces es superficial y las personas no se hacen atender. Ante todo, hay que valorar la salud y no descuidar la herida", dijo.

En los 90 casos mencionados, no figura el de Zahir ya que está judicializado. "Si bien fue una terrible desgracia no deja de ser un llamado de atención a la responsabilidad. Los perros tienen comportamientos de defensa cuando se sienten amenazados, cuando desconocen a alguien o protegen a sus crías. Un niño no sabe si está en una situación de riesgo al avanzar sobre un perro. Ahí debe estar el adulto que sabe discernir sobre la situación. Hay que trabajar mucho en este tema que no diferencia animales callejeros de los que tienen dueños, ni mucho menos raza. Hablamos de la real tenencia responsable en la que todavía nos resta mucho por aprender", reflexionó. 

 

Comentarios

Otras Noticias