Historia

Una "vieja casona" que invita a viajar al pasado, el lugar donde se vendió la boleta ganadora del Quini6

La Confitería Garcés, funciona desde hace 91 años en el corazón de Jáchal. Su fundador fue un inmigrante español que primero echó suerte en Pocito.
lunes, 02 de septiembre de 2019 12:01
lunes, 02 de septiembre de 2019 12:01

El lugar huele a historia, sus anchas paredes de adobe y los viejos mosaicos reflejan los años de gloria del principio del siglo pasado. Sin embargo, pese al paso de los años, su riqueza histórica aún se conserva y es admiración de todos los turistas que llegan a ese lugar. La confitería Garcés, ubicada en calle Juan de Echegaray, en el corazón de Jáchal, lleva 91 años de vida y este domingo recibió una gran sorpresa: allí se vendió el boleto ganador del Quini6.

Es que un afortunado jugó una boleta con los números 01, 03, 04, 15, 24 y 39 y se alzó casi 30 millones de pesos. Con esto, el dueño de la confitería recibirá un premio estímulo de $324.402,36. Se trata de José Luis Garcés quien es el dueño de la histórica confitería que heredó de su abuelo Salvador.

Según relató el reportero gráfico Roberto Ruiz, Salvador "el Gordo" Garcés llegó hasta Jáchal desde Valencia (España), y pasando primero por Pocito, aproximadamente en 1900, cuando todavía era un niño. En 1928 inauguró el local, que fue una especie de polirrubro, porque funcionó como confitería, local bailable e incluso como un importante hotel. 

"Sobre las baldosas rojas y negras ya gastadas del local pasaron muchas generaciones de visitantes, también lo transitaron poetas escritores, artistas como Buenaventura Luna, Benito Virgilio Luna, políticos hasta presidentes como don Arturo Illia, Raúl Alfonsín. Hoy se conserva tal cual, en la confitería hasta habían billares, utilizando la imaginación todavía se puede escuchar el golpeteo de las bolas de villar, del cubilete de dados de generala y las ruidosas discusiones de chacareros y comerciantes con tonadas criollas, españolas, árabes, italianos turcos y judíos que al medio día asistían a pasar el rato charlando sobre politica y negocios", recordó Ruiz.

En el patio de la vieja casona, que aún existe, funcionaba los fines de semana una tanguería que reunía a los vecinos jachalleros. Antes en el edificio justo al frente funcionaba el Banco Nación y en diagonal la Iglesia.

Fotos: Roberto Ruiz

Galería de fotos

Comentarios