Reflexión

Lozano: "nuestra casa común está en llamas"

El arzobispo de San Juan de Cuyo y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social dedicó su reflexión a los problemas medioambientales que aquejan a nuestra región.
domingo, 01 de septiembre de 2019 09:38
domingo, 01 de septiembre de 2019 09:38

"Así se titula el mensaje que los obispos de Bolivia dieron a conocer esta semana. Allí expresan su dolor e impotencia, sentimientos compartidos por mucha gente en todo el mundo: “Nuestra Casa Común está herida de muerte pues cerca de un millón de hectáreas de nuestro bosque amazónico se consume bajo las llamas del fuego. Los daños son enormes, aunque todavía incalculables, y afectan a la salud humana, a las formas de vida de las comunidades indígenas, a la biodiversidad y a los servicios ambientales”.

El mensaje expresa también que “las consecuencias de este desastre ecológico son múltiples y trágicos porque, en poco tiempo, constataremos la pérdida de biodiversidad, la contaminación de la tierra, del aire y del agua, la peligrosa deforestación y la escasez de medios de subsistencia de sus pobladores”. Miles de habitantes (la mayoría indígenas) han perdido sus viviendas y el hábitat en el cual estuvieron sus ancestros desde siglos.

Los incendios en el territorio amazónico están sucediendo en Bolivia, Brasil y Paraguay, pero las consecuencias se sentirán en toda la Región y a nivel Planetario. La alteración abrupta de los ciclos hidrológicos podrán ser causa de intensas sequías y avance de desertificación en varios países de América del Sur.

Los obispos denuncian como “irresponsable” e “imprudente” el decreto del Gobierno de su país que en el mes de julio pasado autorizó quemas de terrenos y desmonte, pero sin articular medidas de control y mecanismos de reacción ante estas emergencias.

En este sentido son coincidentes las críticas hacia el gobierno de Brasil, y la ausencia de medias de cuidado de un bien esencial para la sobrevivencia de mundo.

El mensaje es contundente en la denuncia: “Todo ello responde a la lógica imperante, también en nuestro país, del capitalismo tecnocrático y agresivo con la hermana madre tierra y a un modelo de desarrollo consumista y depredador de la naturaleza, que se manifiesta en los grandes proyectos hidroeléctricos y de exploraciones de hidrocarburos, la ampliación de las fronteras agrícolas, la demoledora construcción de carreteras y la vieja lógica extractivista. Con ello se está atentando contra los derechos de los pueblos indígenas, consignados en la legislación boliviana, entre otros, el derecho a ser informados y consultados sobre todas estas intervenciones”.

La voracidad de las llamas solamente es comparable con el deseo insaciable de dinero. Con tal de obtener más beneficios económicos no les interesa avanzar sobre cualquier obstáculo, sean poblaciones indígenas, bosques, fuentes de agua, el clima, la casa de todos. Científicos de diversos lugares del mundo coinciden en señalar que pueden necesitarse cerca de 100 años para que el ecosistema se componga, aunque sostienen también que algunas pérdidas de biodiversidad son irrecuperables.

Justamente hoy, 1 de septiembre, nos unimos en oración convocados por el Papa Francisco y referentes de otras Religiones. Es la Jornada ecuménica de oración por el cuidado de la creación con la consigna “Proteger la Red de la Vida”. La creación entera es como una red unida por nudos; todo y todos estamos interrelacionados. Ninguna intervención en la naturaleza es inocua.

La creación entera obedece a un proyecto del amor de Dios, y cada creatura, por insignificante que parezca, es parte de ese proyecto.

La piedad judía y cristiana lo expresan con belleza en el salmo 24: “Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes”.

En esta Jornada se nos propone iniciar un “Tiempo de la Creación” desde hoy hasta el 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, Patrono de la Ecología. En torno a esa fecha comenzará en Roma el Sínodo sobre la Amazonía convocado por el Santo Padre. 

Nos hace falta crecer en la conciencia personal y social acerca del cuidado de la Casa Común. Combatir hábitos de consumo y del tratamiento de los residuos a nivel personal y familiar, es necesario, pero no suficiente. Sin políticas públicas que protejan de verdad el ambiente, sólo nos estarán tomando el pelo o generando maniobras de distracción.

Esta semana que viene estaremos de Retiro Espiritual con los sacerdotes de la Arquidiócesis de San Juan. Acompañanos con tu oración.

El próximo fin de semana se realiza la Colecta Nacional Más por Menos (+ x -). Preparemos el bolsillo y el corazón".

 

Comentarios