Tristeza

Su cuerpo no aguantó: murió "Apola", la perrita viajera de los colectivos de San Juan

La perrita murió el jueves en la noche. Su cuerpo no resistió los fuertes golpes que tenía producto de haber sido atropellada en ruta 20.
viernes, 17 de mayo de 2019 00:00
viernes, 17 de mayo de 2019 00:00

Tuvo el peor final. Ese final que entristece por lo injusto que fue. En la noche del jueves murió la perrita que cautivó a los sanjuaninos con sus viajes en colectivos. Pese a ser hembra, muchos la llamaron Apolo pensando que era el perro de un joven al que se le perdió de él. Sin embargo era perrita y lo confirmaron en la veterinaria Montilla donde permaneció sus últimas horas de vida.

La triste noticia de su desenlace lo dio a conocer el perfil de Callejeritos Sanjuaninos en facebook que seguía paso a paso cómo iba avanzando su salud. "Apola, Nacha, la perrita que viajaba en colectivo por San Juan, hoy partió en su último viaje, hacia el cielo de los perros", escribieron pasada la medianoche de este viernes. 

"Perdón por no haber comprendido a tiempo tu mensaje, por no saber escuchar lo que pedías a gritos, como tantos callejeritos que desconcertados recorren nuestra ciudad pidiendo ayuda. No, no son invisibles, es que mucha gente no los quiere ver, ni escuchar... prefieren el escobazo, el empujar o correr, en vez de darse cuenta que ustedes serían felices con tan poco", continúa el texto que emociona a todos.

Producto de la internación, de más de 24 horas, quedó una deuda en la veterinaria de 3.500 pesos correspondiente a la internación, radiografías, tratamiento y sepultura. Los que deseen colaborar, pueden acercarse por la veterinaria, en calle Mendoza Norte 1771, entre Corrientes y Benavidez, de 8:30 a 12:30 y de 17 a 21 horas. 

Su historia

Herida, con dolores en varios puntos del cuerpo e internada con el afecto que tal vez le faltó toda su vida. Así murió este jueves en la noche "Apola" la perrita que conmovió a la provincia esta semana. Apareció tirada en la vía pública, a metros de la Comisaría 31 en Las Chacritas, 9 de Julio, el pasado miércoles en la tarde tras haber sido atropellada en ruta 20.

Se hizo conocida en San Juan por subir a los colectivos y viajar como "un pasajero más". "Es un perro increíble. Muy 'humanizado' y educado. A mi colectivo amagaba subirse; después lo hizo pero una cuadra y se bajaba. Hasta que se subió e hizo el recorrido completo", contó Néstor López, chofer de la línea 26A cuando su historia se conoció a principios de esta semana.

"Fue insólito; llego a un semáforo y se subió asustado como si lo persiguieran otros perros. Pensé que venía con alguien pero nadie subió junto a él. Se echó sobre dos asientos y se durmió. Cuando llegamos al paradero que está cerca de Don Bosco pensé que se iba a bajar pero no. Empecé a comentar con otros choferes y con mi familia que llevaba un pasajero sin boleto y que no podía pagar", recordó por aquel entonces. 

Pero cuando debió retomar el trabajo, el perro no bajó y decidió llevarlo sin perderlo de vista. "Lo miraba para ver cómo reaccionaba la gente y si él gruñía o no. Sin embargo, todos lo miraban y él hasta le movía la cola a los niños que le hacían cariño. Otros que subieron en el centro le sacaban fotos e incluso cuando llegamos a la Villa San Damián, una señora me acercó alimento para que le diera. Nuevamente en el paradero, lo bajé para alimentarlo y esperé ver qué hacía. Se fue caminando hacia calle Brasil", detalló.

 

Comentarios

Otras Noticias