Día del Canillita

Miguel, 47 años siendo canillita en la Terminal y hoy con un desafío: vender diarios y revistas en tiempos de internet

Miguel tenía apenas 18 años de edad cuando llegó a la Terminal para acompañar a su padre en la venta de diarios. Hoy tiene 65 años y un gran desafío: vender diarios y revistas compitiendo con la tecnología.
miércoles, 06 de noviembre de 2019 16:30
miércoles, 06 de noviembre de 2019 16:30

La historia de Miguel Patiño en la Terminal de Ómnibus comienza en el año 1972 cuando por aquel entonces su padre alquilaba un kiosco en dicho edificio. Miguel tenía apenas 18 años de edad y toda una vida por delante. Pocos diarios estaban en exposición para la venta y el desafío era caminar las veredas ofreciendo las noticias ante un público que comenzaba a ser aficionado por las noticias.  

Hoy tiene 65 años y 6 hijos. Llega aproximadamente a las 6:30 de la mañana todos los días para caminar cada rincón ofreciendo diarios o revistas pero esta vez se enfrente a otro desafío: la fuerte presencia de la tecnología en los lectores, que le quita presencia a los soportes papel.

Cada persona que se acerca a comprar se convierte en una ocasión de dialogo sobre temas de actualidad, de política o de la vida misma. Sin embargo, reconoce que hoy por hoy, el ser canillita es "un oficio que se enfrenta a muchas dificultades". "Ha habido una gran disminución de consumidores de diarios y revistas papel debido a las nuevas tecnologías", aseguró a Diario La Provincia SJ. 

Hoy la gente lee noticias e información desde el celular u otro dispositivo electrónico, lo que hace que se convierta en todo un desafío su venta. “Es difícil pero hay que ingeniársela. En el caso de las revistas, también dificulta porque el precio de las mismas suele ser elevado y la situación económica termina impactando”, expresó el vendedor que ahora que ve las refacciones en la terminal, sueña con tener su propio local ambientado, como alguna vez le prometieron gobiernos anteriores. 

A pasar de lo difícil que puede venir la mano con respecto al trabajo, lleva 47 años en el rubro y no se desanima, se dirige todos los días a ese edificio que le dio tantas alegrías y nostalgias, mira entusiasta como están quedando la remodelación y guarda la esperanza de volver a contar con el kiosco, como hace muchos años cuando trabajaba con su padre. 

Miguel es conocido por muchos sanjuaninos y turistas de otras provincias. “Mucha gente me quiere. Hay quienes vienen de Córdoba, Catamarca, La Rioja y me dicen ‘tantos años que tiene usted aquí, lo felicito, un hombre tan bueno, un hombre que toda la vida ha trabajado”, recordó Migue con cariño.

En esos primeros tiempos, su kiosco era una de los más concurridos, incluso la policía solía esconderse en su local para poder detener a personas con tenencia de drogas, y afirma que son muchas las cosas lindas que le ha dado este lugar. 

Patiño formó una familia y en el año 2001 tuvo que enfrentar una prueba muy dura con respeto a la salud de una de sus hijas. Tuvo que acompañar a su hija a Buenos Aires para un tratamiento esperando que la salud mejorara. El estar tanto tiempo fuera de San Juan lo llevó a no poder realizar un plan de pago con la deuda que tenía del local, por lo que las autoridades pertinentes, decidieron desalojarlo.  Pasó un tiempo sin ir a la terminal, hasta que le autorizaron volver y hoy tiene el puesto de diarios y revista dentro del edificio en uno de los andenes en el sector norte.  

Este jueves se celebra en toda la Argentina el Día del Canillita, conmemorando la muerte del dramaturgo uruguayo, Florencio Sánchez, quien creó el término "Canillita".

Comentarios