Historias de fe

A 2 años de la llegada de la reliquia de Juan Pablo II, la fe crece en los sanjuaninos

En tiempo de dificultades políticas y económicas, los fieles sanjuaninos se acercan con más fe a la parroquia de Andacollo. Allí está la reliquia de primer grado de San Juan Pablo.
domingo, 03 de noviembre de 2019 00:00
domingo, 03 de noviembre de 2019 00:00

La fe se moviliza y fortalece. Es, ni más ni menos, que una gota de sangre de quien supo unir al mundo en la fe: Juan Pablo II. Hace dos años, llegó a San Juan una reliquia de grado 1 a la provincia y se ubicó en la Parroquia de Andacollo, en Villa Krause, Rawson. Desde aquel día, los fieles comenzaron a acercarse a la iglesia, algunos lo hicieron motivados por la inquietud de saber de qué se trataba pero la mayoría movilizados por la fe.

La reliquia está entronizada en el costado izquierdo del altar, en un cofre de madera que se convierte en centro de atracción de los fieles diariamente. A su lado está el certificado de autenticidad que garantiza su procedencia. Precisamente este "tesoro" es lo que atrae todo el tiempo a los fieles hasta el lugar y mucho más ahora, en tiempo de dificultades sociales y económicas.

"La colocamos en un relicario, lugar para guardar cosas sagradas, para que los fieles la puedan venerar. Se buscó un vidrio especial, con aumento para tener buena visibilidad. Lo que se ve es un pedacito de tela con una gota de sangre del Santo. Es una reliquia de primer grado que significa que es una parte del cuerpo de Juan Pablo II", explicó el padre Alfredo Ariza a Diario La Provincia SJ.

El párroco de Andacollo explicó que desde el Vaticano informaron que la gota de sangre fue extraída a Juan Pablo durante su etapa de enfermedad, tiempo antes de morir. Le sacaron sangre para análisis y, pensado en el futuro, la guardaron según normas establecidas por la medicina para éstos casos y con los cuidados que requería.

"Nosotros hace tiempo que queríamos tener en la parroquia, algo que perteneciera al Santo. Se lo hicimos saber a nuestro arzobispo, Jorge Lozano. Nos sugirió hacer una carta al cardenal de Cracovia, responsable de la distribución de dicho tesoro. El arzobispo en esos días viajaba a Roma y él la llevaría  La respuesta no se hizo esperar y en poco tiempo llegó. En Roma estaba estudiando un sacerdote  sanjuanino que fue el encargado de traer este pedacito de San Juan Pablo II, a nuestra parroquia. Así fue como obtuvimos esto tan esperado", expresó sobre la reliquia que llegó a la parroquia el 11 de octubre de 2017.

La parroquia cuenta además con una imagen de Juan Pablo II que fue realizada por un artista mendocino que con asombrosa naturalidad y material liviano logró un parecido notorio. Esa imagen también genera gran atracción en los fieles, no solo en los adultos sino también en los más chicos que forman la comunidad educativa del colegio parroquial que lleva su nombre.

Juan Pablo II es vicepatrono de esta comunidad. Todos los 22 de cada mes se oficia misa, para los alumnos del.colegio, y a las 20 horas es la misa con la comunidad y la veneración de la reliquia.

Para el párroco Alfredo Ariza, que la parroquia lleve el nombre de quien fue sumo pontífice es muy fuerte y emotivo. Aún recuerda el día que lo conoció cuando el Papa estaba vivo. "El 17 de diciembre de 1984, estaba en Roma y pudimos con otros seis sacerdotes de distintos continentes, concelebrar misa junto al Papa. Concluida la ceremonia, lo saludé y le comenté que era aniversario de mi ordenación. Me regaló un rosario y puso su mano en mi cabeza y me dio la bendición. Mi afecto por este santo es grande porque tuve la oportunidad de conocerlo. Es una gran emoción saber que una parte de Juan Pablo está con nosotros", finalizó, invitando a la comunidad a participar de las ceremonias y compartir la fe.

Comentarios