Historias

Néstor, el colectivero sanjuanino que se conectó fuerte con la solidaridad gracias a su pasajera más especial

En mayo, viralizó las fotos de Apola, la perra viajera. El animal fue atropellado y él quiso adoptarlo pero lamentablemente murió. Asegura que haberla conocido lo marcó.
sábado, 05 de octubre de 2019 07:59
sábado, 05 de octubre de 2019 07:59

Una pasajera particular sorprendió a Néstor López, chofer de la línea 26 A de la empresa El Triunfo, en mayo de este año. Se trató de Apola, una perra que fue furor en las redes sociales por su voluntad de viajar en colectivo y completar diferentes recorridos, incluso subiendo en la Terminal. Él fue quien más datos aportó sobre el animal y se preocupó, conmovido por la experiencia. 

"Es un perro increíble. Muy "humanizado" y educado. A mi colectivo amagaba subirse; después lo hizo pero una cuadra y se bajaba. Hasta que se subió e hizo el recorrido completo", contó Néstor a Diario La Provincia SJ en ese momento. "Fue insólito; llego a un semáforo y se subió asustado como si lo persiguieran otros perros. Pensé que venía con alguien pero nadie subió junto a él. Se echó sobre dos asientos y se durmió. Cuando llegamos al paradero que está cerca de Don Bosco pensé que se iba a bajar pero no. Empecé a comentar con otros choferes y con mi familia que llevaba un pasajero sin boleto y que no podía pagar", señaló entre risas.

Apola conmovió con su buen comportamiento al viajar y buscaba cariño entre los pasajeros.

"Es muy tranquilo y cuando vi su foto sentado en una butaca mirando por la ventanilla, parecía casi una persona. Estas cosas nos sacan una sonrisa; en una actividad como la nuestra en la que lidiamos con el tránsito y tenemos tantas cosas en la cabeza, realmente nos saca de la rutina y para bien", agregó destacando que ya tenía una "vianda" preparada para ella a la espera de encontrarla en alguna parada.

Néstor supo después que la perra se llamaba Apola y tenía dueños que aparentemente la buscaban pero que no se reencontraron con ella. La noticia más triste llegó cuando se supo que había sido atropellada en Ruta 20, en 9 de Julio, después de bajar de un colectivo e intentar cruzar. En ese momento, estuvo al pendiente de su estado de salud y señaló que si no aparecían los dueños mientras estaba en la veterinaria iba a adoptarla.

Lamentablemente eso no pudo ser ya que las graves heridas internas le provocaron la muerte. Sin embargo, ese episodio lo conectó a Néstor con la solidaridad en una doble vía: con los proteccionistas y con las campañas para ayudar a quienes más lo necesitan a a través de El Club del Bondi.

A cinco meses del hecho, señaló que "desde lo de Apola, no viví aún nada similar pero cada vez que un pasajero me pide si puede subir con su mascota pequeña, yo no tengo problema. La tengo muy presente". 

Tanto lo sensibilizó lo vivido que siempre está atento a ver si hay perros vagando solos por donde pasa en su colectivo y se comunica con el grupo callejeritos Sanjuaninos. "Les envío información por si se trata de perros perdidos para ver la posibilidad de reencuentro con sus dueños o para que los asistan, en caso que sea necesario. Siempre estoy al pendiente y ayudo en lo que más puedo", destacó.

A la par, los gestos solidarios con Apola lo sensibilizaron y es parte activa en varias propuestas. "Estoy comprometido con campañas solidarias hacia quienes más nos necesitan, sobre todo en los departamentos más alejados. Cada vez que nos enteramos de algún caso con los chicos colectiveros de "El Club del Bondi", nos ponemos en acción. Juntamos ropa, alimentos no perecederos, calzados y útiles escolares y les llevamos todo. Es muy emocionante".

Y sentenció, "lo que no puedo dejar de decir es que, hasta el día de hoy la historia de Apola me marca mucho porque día a día, en mi trabajo, se cruzan muchos animales y me hace recordarla y pensar si están bien, si están perdidos o son callejeritos que merecen un hogar. Fue hermoso lo que viví y estoy feliz de haberla vivido y poder contarla". 

Comentarios