Superación

Daniela, tras sobrevivir al accidente: "es un regalo del cielo volver a ver a mis hijos"

La docente de inglés recibió la internación domiciliaria y en el calor de su casa, recordó lo que vivió y cómo sigue su recuperación.
lunes, 21 de octubre de 2019 00:00
lunes, 21 de octubre de 2019 00:00

Rodeada de amor y un poco más de tranquilidad, así vive Daniela Bilbao la internación domiciliaria, en medio del calor y los afectos de su familia. Se trata de la joven docente de inglés, que fue atropellada por un hombre de apellido Caballero a bardo de su auto quien se dio a la fuga, sobre la calle Balmaceda en Rawson y luego se entregó a la justicia.

Esta semana, los médicos coincidieron en que regresara a su hogar para una mejor recuperación. "Si bien estoy con todos los médicos y cuidados que conlleva una internación, estoy feliz de estar en casa con mis hijos. Es un regalo del cielo volver a verlos y compartir tiempo con ellos, hacían ya 60 días de no verlos pero ellos fueron los motores que me ayudaron a salir", contó la joven mamá en diálogo con Diario La Provincia SJ. 

Abrazándolos con todo su amor, Daniela relató que lo que vivió fue duro pero que sin embargo y gracias al amor de sus seres queridos, no se permitió caer y siguió su lucha. 

"Le rogué a Dios que me diera fuerzas y paciencia para esperar. No veía a mis hijos y sentía que tocaba fondo. Cuando volví a casa mi hijo mayor saltaba de felicidad pero mi hija más pequeña me miraba raro, sé que tengo que darle tiempo a ella también", aceptó con los ojos llenos de lágrimas pero agarrándole fuerte la mano. 

El siniestro ocurrió el 17 de agosto y producto del fuerte impacto su pelvis quedó prácticamente destruida. Por ello la docente tuvo que pasar por dos importantes operaciones, la primera fue de la columna y la segunda de la cadera, donde se colocaron una prótesis.

"Con la recuperación voy bien, en un principio los médicos creyeron que no iba a poder caminar, sin embargo las operaciones fueron más exitosas de lo que ellos pensaban. Los médicos vienen todos los días a casa y me ayudan a caminar, sé que de a poco lo voy a poder lograr, aunque a veces la ansiedad me gana", admitió entre risas. 

Y agregó que "el 18 de octubre mi hija cumplió dos años y pudimos celebrarlo juntas, siento que es un regalo de Dios poder estar con ella. Mi agradecimiento más grande es a la gente que rezó tanto por mí, que ayudaron económicamente a mi familia. No tengo más que un infinito gracias para todos ellos". 

Por otra parte, Daniela contó lo poco que recuerda de la noche del accidente y admitió que se encuentra con tratamiento psicológico por el hecho. 

"Todavía considero que fue un milagro porque esa noche yo intentaba sacar la sillita del auto de mi hija y no podía. Recuerdo que la nena me miraba mientras yo quería sacarla y fue ahí cuando me atropellaron. No me acuerdo de ningún ruido ni de haber visto el auto, creo que es un milagro porque sino nos hubiera agarrado a las dos y no sé que habría pasado".  

Sin embargo, frente a ese escenario admitió que prefiere enfocarse en su recuperación y pasar tiempo con sus hijos y su esposo Diego Aguirre. "Lo que más quiero hacer cuando me recupere es volver a mi trabajo, a estar con mis estudiantes. Mis niños me escriben cartas y no paro de llorar cuando las leo, me dicen que me extrañan, yo siento lo mismo por ellos. También quiero volver a zumba con mi grupo de amigas ya que es la actividad que más disfruto". 

Por último dijo que seguirá adelante para salir pronto de la silla de ruedas y volver a su vida normal. "Siempre las maestras pensamos en las vacaciones pero yo no veo la hora de volver al aula", finalizó bromeando. 

 

 

 

Comentarios