Emprendimiento

El luthier sanjuanino que espera trascender las fronteras con sus instrumentos

Fabricador innato, desde chico Gabriel se creaba sus propios juguetes y sus propias maquetas, en las que probaba sus habilidades, jugando hasta dónde podía llegar.
sábado, 08 de septiembre de 2018 09:00
sábado, 08 de septiembre de 2018 09:00

Desde chico la música estuvo en su familia, y en su propia composición. Gabriel Lanzi es diseñador industrial y un luthier detallista de San Juan. Con un padre y una hermana músicos, sintió que también debía pertenecer al mismo arte, pero lo hizo de una manera diferente, dándole forma a los instrumentos.

"Comencé trabajando como luthier en una mezcla de condiciones que se fueron dando desde la tesis de la facultad hasta ahora. Todo comenzó cuando iba a la facultad con mis amigos a escuchar bandas, en aquel momento me pasó algo que nunca me había pasado antes, sentí la necesidad de estar arriba del escenario, de tocar", comenzó relatando para Diario La Provincia, Gabriel Lanzi.

En aquel entonces, Gabriel se fabricó su propio bajo. "Los bajos que habían en aquel momento, y a los que yo podía acceder económicamente, no me gustaban y tampoco eran de buena calidad. Como estudiante de diseño industrial decidí fabricarme el mío, ahí comenzó todo".

Fabricador innato, desde chico Gabriel se creaba sus propios juguetes y sus propias maquetas, en las que probaba sus habilidades, jugando hasta dónde podía llegar.

"También me gustan mucho los autos, al crear mi primer bajo mezclé conceptos de los autos antiguos "Hot Rod" a los que se los convierten en autos de carrera a través del motor. A mi bajo lo creé así, me basé en el de Paul McCartney con características más nuevas y le pinté unas llamas", recordó el joven.

Y así rindió su tesis ya con el futuro título de "luthier sanjuanino", en la que fabricó un bajo y una guitarra y tocaron con su padre. "Mi inspiración comienza con el pedido de los clientes, a lo que me piden de otros modelos, los interpreto y les doy identidad. La inspiración sería modelos legendarios y clásicos".

Gabriel llegó a fabricarle bajos a artistas de renombre en Argentina, y a otros internacionales, interpretando sus deseos y poniéndole la firma de su propio lenguaje. "Una de mis primeras guitarras fue para el sanjuanino Willy Herrera que es de otro planeta por como toca. A nivel nacional, el más conocido fue el bajista de Los Pericos, lo usa un montón, es su bajo de cabecera, cada vez que los ves tocar, está usando mi bajo", contó orgulloso.

A nivel internacional un conocido bajista argentino que desarrolla su arte en New York, llamado Andrés Rotmistrovsky quien vino especialmente a San Juan a buscar el su encargo. "Mi gran objetivo es ampliar las fronteras, que mis instrumentos lleguen a todo el mundo. Porque en países del "primer mundo" valoran mucho más el trabajo original. Uno no tiene que competir con las marcas industrializadas", concluyó Gabriel.

De renombre por el mundo 

Gabriel tuvo cierta repercusión con sus trabajos en otros países. "Publicaron algunos de mis trabajos en blogs de guitarras. También me han pedido presupuestos varias veces, personas de muchos países", contó.

Y agregó que "también me invitaron a participar en todas las ediciones de la Holy Grail Guitar Show. Es un evento donde exponen los luthiers y constructores más exclusivos del mundo. Es en Berlín. Que me hayan invitado ya es un honor", aunque finalmente no pudo concretarlo. 

 

 

 

 

 

 

 

Galería de fotos

Comentarios