Innovación

Pablo Varela, el sanjuanino que creó una alternativa innovadora al yeso

Se trata de una 'férula' similar a una órtesis que cumple con las mismas funciones del yeso a la hora de inmovilizar una mano por fractura, pero más cómodo y sin las implicaciones que el yeso causa.
sábado, 01 de septiembre de 2018 09:00
sábado, 01 de septiembre de 2018 09:00

Su ocurrencia nació por su pasión y por eso que lo "levanta todos los días de la cama" y que a última hora no lo deja ir a dormir. Pablo Varela, materializador de ideas desde pequeño, pensó en producir algo que novedoso para la sociedad y que signifique una mejora y avance para ella.

Lo que creó es una férula o parecido a una especie de prótesis que reemplaza al yeso en el proceso de fractura en una persona, pero con las comodidades y ventajas que el yeso no permite. Lo realiza a través de una impresora en 3D y es a medida de cada ser humano, desde niños hasta personas adultas. 

"Aprendí a modelar e imprimir en impresoras 3D, a través de foros y cursos que realicé. La idea nació desde la necesidad de crear algo que sea innovador, de materializarlo y de cambiar las cosas a través de la impresión 3D. Se trata de una férula impresa en 3D que soluciona todas las falencias y necesidades de la persona, cuando usa un yeso normal", explicó el emprendedor a Diario La Provincia. 

Pablo, quien admite no poder hacer modelos orgánicos como un humano o un animal, si puede modelar nuevas formas a través de piezas mecánicas. Fue acreedor de Capital Semilla en 2016, con lo que pudo comenzar su emprendimiento adquiriendo una impresora y un escáner 3D. Hoy fabricó cuatro impresoras más, producto de sus propios diseños e ingenio. 

"Es un proyecto que me apasiona porque necesita que entregue todo de mí. Cada mano es especial y única, aunque se parezcan con otras, lo que significa que no puedo producir en serie sino a medida de cada persona. Es una férula liviana, higiénica, con ventanas que no ocasiona molestias al usarlo, como por ejemplo el yeso a la hora de bañarse", detalló Pablo.

Además de cumplir la misma función que el yeso, y su tratamiento ser idéntico, la férula es invisible a rayos X. Es decir, al momento de que el paciente necesite realizarse un estudio o placa, el mismo podrá hacerlo sin mayores aplicaciones de radiación, ya que no interviene formando una barrera como el yeso.

"Cuando se realiza, como es un modelo especial para cada paciente, lo que se hace es escanear la mano. El paciente debe mantenerla quieta y el escáner comienza su proceso girando a 360 grados, dura tan sólo 1 minuto. Si la lectura del escáner fue buena, el médico procede a inmovilizar con medio yeso hasta el día siguiente, cuando la férula ya está fabricada", dijo Pablo Varela. 

Férula creada para un niño de 3 años 

El proceso de fabricación dura aproximadamente 13 horas y si bien la mano se encuentra inflamada al momento de hacerlo, se puede escanear la mano sana y luego se fabrica en proceso "de espejo". 

"Recuerdo cuando era pequeño y mi padre me compraba juguetes, yo los rompía para crear otros nuevos y él no me decía nada, porque sabía que eso me hacía feliz. Mi necesidad por materializar mis ideas es muy grande, trabajo y vivo para ello", concluyó Pablo, un apasionado por la innovación. 

 

 

 

 

 

Galería de fotos

Comentarios